konzapata.com

El Petro tiene una historia de intrigas del poder palaciego

martes 02 de octubre de 2018, 16:02h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Nicolás Maduro lo volvió a hacer. El Petro. El Petro. Otra vez el Petro. Con bombos y platillos. Ahora es el Plan Nacional Integral de Criptoactivos. Por 10 años. El largo plazo. Porque se ve gobernando hasta allá, hasta el horizonte rojo, tal vez crepuscular. De este modo el mandatario insiste. Ya es como la cuarta vez. Y se supone que el Petro por fin venció las intrigas palaciegas. Que el Petro ya venció los escollos tecnológicos. Que el Petro ya venció las trabas bancarias internacionales.
Maduro otra vez relanza el Petro / Twitter: @NTN24ve
Ampliar
Maduro otra vez relanza el Petro / Twitter: @NTN24ve

Hay razones de poder. Y es que donde está el dinero está el poder. Y en un gobierno sin divisas, que un instrumento asome la posibilidad de crear una ventanilla de ingresos de dólares o de euros o de lo que sea, quien maneje ese instrumento, quien controle ese instrumento, pues gana en poder. Y es que donde está el dinero está el poder. Y en un gobierno sin divisas, que un instrumento asome la posibilidad de crear una ventanilla de ingresos de dólares o de euros o de lo que sea, quien maneje ese instrumento, quien controle ese instrumento, pues gana en poder.

Es que el Petro no ha sido un asunto fácil. Ni para los que lo inventaron, ni para el Gobierno, ni para los que terminaron apropiándose de la idea y del esquema. Es que esto es así. Tiene un desarrollo que comienza en la cocina de un apartamento, sigue por lo que escuchó Tareck El Aissami, y siendo el primero que lo escuchó, le gustó la idea, y fue hasta donde Maduro señalándole aquí está la solución al cerco financiero internacional. Este fin de semana quien fuera el primer superintendente de criptoactivos, Carlos Vargas recordaba que fue él quien presentó el programa ante la Asamblea Nacional Constituyente. Después de un tiempo en el cargo sería destituido y según se dijo entonces, el cambio se debió a que no logró implantar el sistema en los seis meses que le dieron de plazo. Pero lo que ha explicado una fuente en el Ministerio de Finanzas va más allá. Hay razones de poder. Y si ese controlador, si ese que lleva a cabo la tarea no es del círculo cerrado del poder, entonces el poder lo defenestrará. De modo que sí, en los caminos del Petro ha habido problemas de tecnología, de diseño, pero también de intrigas. Cómo se les iba a escapar el control del Petro a Tareck El Aissami, a Simón Zerpa, e inclusive a los asesores presidenciales, entre otros a Alfredo Serrano Mancilla. Buena la idea, dijeron. Bueno el instrumento. Pero quién controla esto. Y se convencieron de que la idea podía funcionar cuando en aquella partida se registraron –lo dice la fuente del Ministerio de Finanzas- órdenes de compra por 3.700 millones de dólares. Mejor dicho, “intenciones de compra”. Esto llevó a un emocionado Maduro a decir que el Petro había levantado 5.000 millones de dólares en la preventa. Lo cual no era cierto. Ni era la cifra ni el Petro había levantado los 5.000 millones de dólares, que ya esto de los 5.000 millones de dólares es una fijación si recordamos los 5.000 millones de dólares del crédito chino. La verdad es que hubo “intenciones” por 3.700 millones que no pudieron concretarse porque no hubo mecanismos para hacerlo. Intentaron usar el Bandes de Uruguay como puente bancario, y no fue posible. Las transferencias eran rechazadas, señala la fuente. Ahora, el fracaso no es que sea fracaso. Demostró que el esquema puede funcionar. En consecuencia, se desataron los demonios de la intriga palaciega. Y esa intriga por quién controlaba el Petro lo retrasó todo. Todavía, el 24 de agosto, el ministro de Tecnología, Hugbel Roa, le señaló a la agencia Reuters que la tecnología detrás del Petro estaba en desarrollo y que “nadie ha podido hacer uso del Petro”, y que tampoco “se ha recibido el recurso”. Esto confirma lo anterior. Pero no aclara lo que realmente pasó. Cada grupo quiso entrar con un asesor en tecnología. Que si unos uruguayos. Unos ecuatorianos. Unos venezolanos. Que si Simón Zerpa tenía a los suyos que no salieron con nada, pero el ministro no pagó consecuencias puesto que pertenece al anillo del poder. Se presentaron propuestas de asesorías que oscilaban entre 70 y 630 millones de dólares. No fueron aprobadas, en honor a la verdad. Sin embargo, todo eso entraba y formaba parte de la intriga que se desató para controlar al Petro. Y esa intriga paralizó el desarrollo tecnológico, hasta que Hugbel Roa y un equipo uruguayo se supone que avanzaron y ello es lo que ahora, se supone, es lo que Maduro relanza. "Hoy estamos poniendo en marcha el blockchain nacional del Petro (...) a partir de hoy van a entrar en funcionamiento todos los mecanismos para que cualquier venezolano pueda inscribirse y participar".