konzapata.com

Qué es un muerto más para el esbirro

martes 09 de octubre de 2018, 16:00h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- ¿Un muerto? ¿Otro? Qué significa un muerto más para el esbirro. Poco. Casi nada. No para un régimen que habla de paz y genera violencia. No para un régimen que habla de humanismo y genera una crisis humanitaria. No para un régimen que habla de democracia participativa y reprime, y mata, asesina, en la calle, a plena luz del día. ¿Qué pasó con el concejal Fernando Albán?
Néstor Reverol tiene que convencer qué pasó con Fernando Albán / Twitter: @albanfernando
Ampliar
Néstor Reverol tiene que convencer qué pasó con Fernando Albán / Twitter: @albanfernando

“Perturbadora”, ha escrito el senador de los Estados Unidos, Bob Corker, de visita en Caracas, al enterarse de la muerte del concejal Fernando Albán. El senador dijo más: que el Gobierno, en efecto, el gobierno de Nicolás Maduro, está en la obligación de que “todos entiendan cómo pudo ocurrir”. Sí. Cómo pudo ocurrir el hecho. Porque a Albán lo tenía el Gobierno. Era un preso del Gobierno. Era un preso de Nicolás Maduro. Y del general jefe del Sebin, Gustavo González López. Y del ministro Néstor Reverol. Y de la vicepresidenta Delcy Rodríguez.

El senador Corker dice perturbadora la muerte. El mundo se muestra consternado. El mundo sospecha. La oposición no se cree la historia del suicidio. No la de un dirigente político que fue detenido cuando volvía de un viaje a Nueva York, y esto de volver y regresar dice mucho del carácter y la entereza del personaje, pues volver al país entraña ya un riesgo, inclusive para el que no esté señalado de nada, de modo que la decisión de Albán de volver, lo define. Y su abogado ha dicho que se trataba de una persona de principios y fuertes convicciones religiosas, y que en las últimas horas se encontraba en disposición de hasta dar instrucciones al partido en el que militaba, Primero Justicia.

El senador Corker dice perturbadora la muerte. El mundo se muestra consternado. El mundo sospecha. La oposición no se cree la historia del suicidio.

¿Suicidio? Se trata de la primera versión que aportan los esbirros en hechos de esta naturaleza. Los detenidos de las dictaduras del Cono Sur eran lanzados desde aviones al mar, y para los esbirros seguían estando en una cárcel, y los familiares buscándolos.

Tarek William Saab, otrora defensor de derechos humanos, ex Defensor del Pueblo, y ahora fiscal General de la Asamblea Nacional Constituyente, dijo que Albán se lanzó del décimo piso de la sede del Sebin cuando iba al baño. El ministro Reverol, ex jefe de la Guardia Nacional, de esa maquinaria de represión conocida como la Guardia Nacional Bolivariana, apuntó que Albán lo hizo cuando estaba en la sala e iba a ser trasladado a los tribunales. ¿Cómo así? Dos versiones han dicho los analistas. Que no convencen. Pues Albán era de los que conocía que ser traslado a los tribunales es un paso adelante en el marco de un régimen que niega ese derecho. ¿Se iba a suicidar si iba a ser llevado a los tribunales? Sobre todo en el caso que se le involucra: el presunto intento de magnicidio contra Nicolás Maduro. Y sobre todo cuando el día anterior, en el primer traslado, el tribunal había declinado por no tener competencia para llevar la causa.

Un hecho inverosímil

La oposición no se lo cree. El Gobierno no solo tiene que explicar, sino también convencer. “El gobierno es el único responsable de la muerte de Fernando Albán. Estaba vivo, incomunicado y detenido en el SEBIN Plaza Venezuela. Inverosímil la versión oficial del suicidio”. Escribió en su cuenta de Twitter, Henry Ramos Allup, ex presidente de la Asamblea Nacional. Ya no es que sea perturbadora la situación. Es inverosímil.Néstor Reverol / Foto: Sputnik

El dirigente de Primero Justicia, el diputado y también expresidente de la AN, Julio Borges, se manifestó desde el exilio de esta manera, mucho más directo: “¡Asesinos! El cuerpo de @AlbanFernando fue lanzado sin vida desde el edificio del Sebin. Es una persecución contra @Pr1meroJusticia y contra quienes hemos decidido trabajar por la salida de la dictadura. Venezuela va a cambiar y estos criminales pagarán por el daño que han hecho”.

Fue lanzado sin vida, señala Borges. Lo cual apunta hacia la tortura. Que la tortura ya es usual entre los esbirros del régimen. Julio Borges es señalado por el gobierno de Maduro de ser uno de los autores intelectuales del tal intento de magnicidio. Y Albán venía de reunirse con Borges en Nueva York cuando el viernes fue detenido.

¿Qué pasó entre el viernes y el lunes? Después de 48 horas de desaparecido, el domingo 7 había sido trasladado a los tribunales. Esto lo reportó NTN24: “Los delitos que se le imputan es terrorismo, traición a la patria, homicidio intencional calificado en grado de frustración contra el Presidente y asociación para delinquir. El Tribunal Sexto de control declinó el caso al Tribunal Primero con competencia en terrorismo que lleva la causa de Juan Requesens”, expresó Joel García, abogado defensor.

García también confirmó que Albán está recluido en el Sebin de Plaza Venezuela y que se encuentra en buen estado de salud”. Se encontraba bien, confirmó el abogado este lunes a NTN24. Al punto de enviar mensajes a su familia e “instrucciones” al partido Primero Justicia, en el que militaba.

¿Qué ocurrió después? Borges va más allá, y hace un señalamiento concreto; que un tal “José Gregorio Gómez Lares, director de Contrainteligencia del Sebin. Es uno de los responsables del vil asesinato de @AlbanFernando”.

El abogado defensor, que lo vio el domingo, tampoco da crédito a la versión del suicidio. Estaba bien, declaró. Y se preguntó: ¿Por qué estaba en el piso 10? Y, para echar por tierra lo que dijo el fiscal Saab, apuntó, “una persona que está bajo la custodia del Sebin sabemos que para moverse a un baño está custodiado”.

Lo cierto es que hay una historia. Perturbadora. Inverosímil. Criminal. Una historia que el Gobierno está obligado no solo a aclarar. Está obligado a convencer.