konzapata.com

Las luchas sociales y políticas ya están aquí y se multiplican

miércoles 10 de octubre de 2018, 15:02h
Por Orlando Zamora.- Es el despegue de importantes acciones por parte del movimiento obrero, muy activo en Guayana, tras el rescate de la dignidad del salario, burlada por la remuneración lineal de un casi salario único para antiguos y nuevos trabajadores. Es la reacción ante el esquema adoptado por los bancos y las empresas. Porque el esquema salarial genera descontento, despidos y retiros.
Solo Escarrá conoce la constitución de Maduro / Foto: PSUV
Solo Escarrá conoce la constitución de Maduro / Foto: PSUV

Adicionalmente se vienen incorporando peleas menores, pero muy sentidas y extendidas en importantes ciudades y pueblos por la falla en los servicios, agua, luz, gas y gasolina.

Nadie sospechó que en medio de la reactivación de medianos y pequeños escenarios se sumaría el crimen atroz del concejal Fernando Albán, el cual marcará de sangre al régimen por siempre.

Hay demasiadas cosas en juego para seguir impactados por el desánimo y la muerte, siempre propiciados por un Gobierno que vende sus fortalezas y las pone en duda al recurrir a tan brutal represión.

En la muerte de Fernando Albán hubo sin duda alguna, torturas y horribles. Quienes lo conocimos sabemos de la firmeza personal y consistencia política suyas, alejada de cobardías.

A partir de la movilización de sus restos, hacia su descanso final, la oposición venezolana en su conjunto es otra. Fortalecida y comprometida a regresar a la democracia pérdida.

Distintas organizaciones, obreras, gremiales, estudiantiles, partidos políticos, maestros, enfermeras, incluso integradas a empresas estatales de primer orden, convergen lenta, pero sin pausa, tras objetivos muy claros: exigir el regreso al cause constitucional, reclamar la pérdida integral de la calidad de la vida, la lucha contra la hiperinflación asfixiante, lucha contra la otra constitución, la de Nicolás maduro, que a amenaza con cercenar derechos sustanciales, y lucha contra la represión desatada.

Ha sido un detonante triste pero esperanzador a la vez, no sólo el sacudimiento emocional del partido Primero Justicia, que retoma así también la senda de luchas que despegan y se extenderán por los meses venideros, sino de otras organizaciones políticas importantes.

La lucha es contra las penurias anunciadas por el FMI, vaticinando 10.000.000% de inflación en 2019 y una caída del PIB en 2018 de -18% y -5% en 2019. Es decir, la desaparición de la cuarta parte del producto económico en apenas 48 meses.La protesta se extiende por todo el país / Foto: Lapatilla

Vienen luchas por la libertad de expresión, contra el ahogo a los medios. Por la libertad de los presos políticos, el regreso de los exilados y la vuelta a la conciliación nacional sin impunidad alguna.

Hay demasiadas cosas en juego para seguir impactados por el desánimo y la muerte, siempre propiciados por un Gobierno que vende sus fortalezas y las pone en duda al recurrir a tan brutal represión.

El país no aguanta más la desintegración de las instituciones, casi todas confiscadas por la más atrasada visión de quienes propugnan mantenerse ilegítimamente en el poder sin importante el destino final de Venezuela.

El régimen está dispuesto a todo. Concluye la poca legalidad de la gestión política de Nicolás Maduro. Ahora pretenderá prolongar el mandato por seis o siete años más, dependiendo de la propuesta de Herman Escarrá.

Maniobran para imponer una constitución desconocida, que se discute en las oficinas del constituyente Herman Escarrá. Si de aquí a la consulta, hay pueblo en la calle, esa aprobación no va.