konzapata.com

Henrique Capriles echa por tierra la versión del suicidio de Fernando Albán

miércoles 10 de octubre de 2018, 15:34h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Fernando Albán no la temía. Por eso regresó al país. Esto dice Henrique Capriles. Fernando no podía atentar contra su vida. Imposible que lo hiciera, señala el excandidato presidencial. “Imposible que pudiera atentar contra otra vida”. Por ello, ni estaba involucrado en el presunto magnicidio ni mucho menos que se suicidara. Señala Capriles: La versión del suicidio es una aberración.
Capriles dice que es una aberración la versión del suicidio / Foto: @hcapriles
Capriles dice que es una aberración la versión del suicidio / Foto: @hcapriles

¿Por qué iba a regresar al país de estar involucrado en un delito? ¿Por qué regresar a un país donde no hay justicia? De hecho, es el propio Rafael Ramírez, el exZar de PDVSA, quien hace poco señaló que en Venezuela es imposible ganarle un juicio a Diosdado Cabello. Si no se le puede ganar a Cabello, menos al Estado, menos al Gobierno. Menos al poder.

Pero Capriles pide que “la familia tiene derecho a que haya justicia”. A pesar de que los “responsables de investigar se pagan y se dan el vuelto”. Se cubren, inventan versiones que no son. La comunidad internacional pude justicia. Y, señala Capriles, para “que el país no termine a donde lo están empujando de extremo a extremo”. Para que no se termine en la locura. Porque, apunta, hay “locos de lado y lado”. Se pregunta Capriles, “¿A qué terreno nos están llevando? ¿Qué nos matemos unos a otros?”. Entonces, cuál a va a ser la solución.

Capriles habló este martes en la noche. En su acostumbrado programa. Lo hizo acompañado por la diputada Dinorah Figuera. Lo hicieron desde el dolor. Por la muerte del compañero. Un hombre de 53 años. Padre de familia. Un luchador social. Un hombre que se crio en Catia.

Capriles habló este martes en la noche. En su acostumbrado programa. Lo hizo acompañado por la diputada Dinorah Figuera. Lo hicieron desde el dolor. Por la muerte del compañero. Un hombre de 53 años. Padre de familia. Un luchador social. Un hombre que se crio en Catia. Y es en Catia donde se conocieron Dinorah y Fernando. Y la diputada es testigo de las convicciones religiosas de Fernando Albán. Un hombre de fe. Que enseñaba el amor. Que enseñaba el amor a la vida. Fernando Albán era abogado. Y era un militante de las causas sociales. Como la olla solidaria. Un programa que desarrollaba desde la Parroquia Universitaria. El cardenal Jorge Urosa Savino lo conocía. Es por intermedio del cardenal que se conoce por fin el paradero de Fernando Albán después de ese espacio de tiempo en que no se conocía qué había pasado luego del secuestro del que había sido objeto por parte del Sebin.

Porque Fernando Albán llegó el viernes de Nueva York. Y Figuera cuenta que ya una comisión del Sebin lo esperaba. Estaba marcado. ¿Por reunirse con Julio Borges en el marco de la asamblea de la ONU? Dos veces se reunieron. ¿Acaso es un delito reunirse con el expresidente de la Asamblea Nacional? Lo esperaban y se lo llevaron. Aunque llegó a avisar, y por ello se ejerció presión. Por ello desde un primer momento se habló del secuestro. “Secuestro express” dice la diputada. Luego ya no se supo nada. Y Dinorah se movilizó con otros diputados hasta el Sebin. Y el sábado es que el cardenal hace la llamada y le informan. Pero la misma Dinorah Figuera le escribe un mensaje de WhatsApp al fiscal General de la Constituyente, Tarek William Saab y este solo responde: “Voy a averiguar”. Después, silencio. Y el silencio sorprende a Dinorah, quien trabajó con el fiscal cuando era luchador social, cuando era luchador por la causa de los derechos humanos.
Dinorah Figuera se crio con Fernando Albán en Catia / Foto: Foto: Youtube

“Yo trabajé con Tarek William Saab”, confiesa la diputada. “Me formó en la lucha por los derechos humanos”. Voy a averiguar. Eso fue lo que le dijo Saab. Nada más. Después se le vio anunciando el suicidio. El presunto suicidio. El que nadie cree. Ante lo cual la diputada manifiesta que “no es posible que ante un hecho tan abominable, la autoridad se haya pronunciado sin esperar la investigación”. Algo peor. Varios diputados no fueron recibidos en la sede del Sebin. Y, dice Figuera, “los fiscales que se supone le hicieron la autopsia no le dieron la cara a los diputados” en la Morgue de Bello Monte. La diputada, apunta: “Fernando fue secuestrado sin derecho a la defensa. De manera expresa”.

A Capriles no le convence la versión del fiscal. No esa de que cuando iba al baño, Fernando Albán se lanzó al vacío. No. Porque Capriles tiene experiencia. Estuvo preso. El régimen de Hugo Chávez lo metió preso después de los hechos del 11 de abril de 2002. El régimen empujado por el poder cubano. Y Capriles aclara que él cuando iba al baño no lo dejaban solo los custodios. Inclusive, mientras orinaba, había uno que se mantenía detrás. Sí. Mientras orinaba. Por ello es que Capriles no se traga la versión del fiscal. Porque, además, desde el lunes temprano ya corría la versión de que Fernando estaba muerto. Y es más tarde que aparece el fiscal informando del suicidio. Capriles alerta. No vayan a mostrar los videos de afuera. Desde afuera se verá a un hombre que cae al vacío, por supuesto. Que muestren los videos de adentro. “Nos quieren imponer esa versión”. La del suicidio.Tareck William Saab era un luchador por la causa de los derechos humanos / Fotos: Foto: @MinpublicoVE

Es verdad que el domingo la defensa se reúne con Fernando Albán. Y a pesar de que lo han torturado sicológicamente, está tranquilo. Está bien. Dice el abogado. Pero lo que buscan es que confiese que Julio Borges es la pieza clave del presunto magnicidio. De la historia del magnicidio. Fernando sin embargo, está en sus cabales. Resiste y puede dar instrucciones para su familia, para el partido, Primer Justicia. Es el lunes que se desatan los otros hechos.

Dice Dinorah Figuera. No se suicidó. Porque “nos ensenó en la vida cotidiana lo que es el amor. El amor por los hijos”. Por la solidaridad. Impartía asesorías legales gratis. Y en diciembre quería cerrar el ciclo de la concejalía. Darle paso a otro, y a otros. “Nos enseñó a comulgar en la fe. Era un hombre de fe. Practicante”. Figuera dice más: Nos enseñó a “amar la vida y reivindicar la vida”. En consecuencia, la diputada clama por justicia. “Soy su hermana en la amistad. Necesito ver la justicia”.

Ya no quedan dudas. Lo que hay en Venezuela es una ola represiva. Los que se decían perseguidos ahora son los verdugos. Y persiguen dirigentes políticos. Y los matan. Y persiguen enfermeras. Sindicalistas. Luchadores sociales. Persiguen a un partido, a PJ. Señala Capriles que la persecución busca meter miedo. Sembrar el miedo. Para inmovilizar a la gente. “Hay una persecución en cadena”.

Noticias relacionadas