konzapata.com

¿Cuál es la propuesta económica de Donald Trump en el debate electoral de EEUU?

jueves 11 de octubre de 2018, 19:00h
Por Leopoldo Martínez Nucete - @alnaviocom (ALN).- La propuesta de Trump es que, para mejorar las cosas en el campo económico, hace falta simplemente desregular a las empresas, restar prioridad al problema del cambio climático y la transformación energética -favoreciendo así al sector petrolero-, reducir brutalmente los impuestos a quienes acumulan riqueza para que inviertan más, y finalmente, profundizar la guerra comercial con China para recuperar el empleo industrial ante la globalización.
Trump propone reducir los impuestos a quienes acumulan riqueza / Foto: @realDonaldTrump
Trump propone reducir los impuestos a quienes acumulan riqueza / Foto: @realDonaldTrump

Estados Unidos atraviesa un periodo de crecimiento económico moderado pero sostenido de ocho años. Seis con la Administración Obama, desde que su plan económico superó la gran crisis del 2008; y ya casi dos bajo la Presidencia de Donald Trump. El país tiene ya varios años de lo que puede considerarse pleno empleo, con 4,2%, última cifra bajo la Presidencia de Barack Obama y la más reciente, de 3,8%, con Trump. El crecimiento del empleo se ha dado en estos ocho años en el sector privado, porque el sector oficial ha sufrido recortes. Y es preciso señalar que el crecimiento del empleo viene acompañado de mayor productividad en el sector empresarial, lo cual le ha permitido acumular un récord histórico de ganancias corporativas represadas en las tesorerías de las corporaciones, que ha inyectado cuantiosos recursos al mercado de capitales en tendencia alcista desde hace ocho años, debido a las bajas tasas de interés. El déficit fiscal decreció, del 8% del PIB donde lo dejó George W. Bush, a 2,8%, donde lo puso Obama.

Trump culpa a la inmigración de los problemas de la clase trabajadora americana y los déficits en los servicios públicos. Y lo hace en tono francamente xenofóbico

A pesar de ocho años de sostenido crecimiento económico, reducción del desempleo y ganancias en materia de productividad corporativa, EEUU sigue teniendo el salario mínimo más bajo de cualquier país con nivel comparable de desarrollo económico. Su oferta de seguridad social es una propuesta incompleta y la reforma sanitaria del presidente Obama, que representó un avance, en lugar de haber sido objeto de reformas para mejorar y profundizar su alcance, pende de un hilo bajo la mayoría republicana y la Administración Trump, que hace lo posible por derogarla o dejarla sin efecto práctico. Los salarios de maestros y empleados públicos son bajos, comparados con empleos equivalentes en el sector privado o las administraciones públicas de países con desarrollo equiparable a los EEUU; y las clases medias tampoco participan de la prosperidad corporativa que, junto a la clase trabajadora, han contribuido a generar. De hecho, la deuda por tarjetas de crédito y créditos al consumo, así como la de créditos educativos, es trillonaria y limita substancialmente, lo mismo que la baja remuneración, la capacidad de ahorro de la familia americana. Por otra parte, sectores geográficos impactados por la competencia comercial internacional han visto crecer el nivel de empleo, pero de menor remuneración, e incluso precarios, en contraste con lo que se devengaba en las industrias desplazadas por la globalización. Allí queda descrito un cuadro de ansiedad económica que define el comportamiento del elector estadounidense.

Siga leyendo esta información en ALnavio.com

KonZapata