konzapata.com

El juego económico del chavismo le sale caro al país y a la gente

lunes 15 de octubre de 2018, 19:05h
Por Orlando Zamora.- Los gobiernos si fracasan dejan abierta la suerte del poder a procesos eleccionarios libres. El gobierno de Nicolás Maduro ha apelado a manipulaciones económicas y políticas para mantenerse más allá, como si no bastaran los 20 años que el chavismo lleva dirigiendo mal al país.
Más crisis y más pobreza es el resultado del modelo chavista / Foto: Flickr
Ampliar
Más crisis y más pobreza es el resultado del modelo chavista / Foto: Flickr

Agotadas sus opciones de corte democrático y al persistir sin éxito con un modelo socialista al estilo cubano, lo imponen mediante manejos económicos y políticos peligrosos para el país, pues aceleran rutas negras y tenebrosas, tanto en la calidad de vida como en el disfrute pleno de la libertad en todas sus acepciones.

En lo económico no enseñan un plan coherente que regrese la libertad productiva, la libre tenencia de dólares y la fe en general.

Tienen en mente nuevas leyes para fortalecer el Estado y debilitar el poder de los ciudadanos a nombre de un poder oscuro comunal donde sólo manda la cúpula que favorece la corrupción y a los grupos de riqueza fácil.

En lo político elucubran golpes y conspiraciones constantes que desatan fuerzas represivas que además de infundir terror estancan al país sin certidumbre de progreso y lo retraen a episodios policiales tenebrosos.

Imponen medidas más que dañinas. Como adoptar una media de salario lineal, unificador de las remuneraciones públicas, que se extendió por defecto al sector privado. Ahora las empresas juegan así a pagar menos, al recorte del empleo y contribuyen aún más a la contracción de la actividad económica desatada por ineptitud del Estado.

Esta ilusión monetaria del abultado salario mínimo se desvanece más pronto que el tiempo maquinado por el Ejecutivo: un kilo de café molido cuesta ya 1.500 bolívares soberanos, bienes que eran baratos como el vinagre se consigue el botellón en 670 soberanos y el kilo de sal 120 bolívares soberanos.

El Gobierno se mantiene sin recursos, los sueldos y salarios los financiarán con fondos salidos del BCV sin respaldo en ingresos petroleros o la acción productiva. Pan hoy pero más hiperinflación para mañana.

El Gobierno se mantiene sin recursos, los sueldos y salarios los financiarán con fondos salidos del BCV sin respaldo en ingresos petroleros o la acción productiva. Pan hoy pero más hiperinflación para mañana.

Para contener el exceso de liquidez en los bancos y su colocación en créditos se eleva el encaje excedente, lo que lejos de bajar la cotización del mercado paralelo lo alborota más.

Es un juego perverso en forma de círculo vicioso que nos arrastra a una mayor frustración y dolor, materializados en hospitales sin recursos, colas, hambre y rebote de la inseguridad.

Hoy los bancos amarrados por la restricción forzosa de liquidez piden colaterales de garantía hasta en dólares, y la banca pequeña está obligada a reducir el límite de las transferencias interbancarias.

El petro queda al desnudo, porque esa inconexa medida precipita junto a la ausencia de divisas a que se dispare la cotización del dólar paralelo, por la incredulidad en la estabilización del mercado cambiario.

Es claro para todos que el petro es un enganche del Gobierno para ponerse en divisas al detal negociando pasaportes, servicios aeroportuarios, remesas o aportes a obras de extranjeros.

No encarar la sistematización y fortalecimiento de los servicios de gas, luz, aseo, transporte, telefonía, lleva a distraer o tapar con obras de ornato, pintura y arreglo de aceras el fracaso de todos los servicios que debería prestar el Estado.

Un consumidor relata que al solicitarle el servicio a Gas Comunal de PDVSA, la respuesta fue: “para serle sincero no hay gas, esperamos un camión esta semana”.

Ocurre que llenan las bombonas a medias en esta ya ex quinta economía petrolera del mundo.