konzapata.com

Así es como sube la presión económica y política sobre Nicolás Maduro

miércoles 17 de octubre de 2018, 19:01h
Por Orlando Zamora.- Las noticias que brindó este martes como buenas, el Vicepresidente del Area Económica, el criminólogo Tarek El Aissami, resultan pésimas y aterradoras para la economía de las próximas semanas.
Tarek El Aissami lanza un minipaquete que irá al fracaso.  / Twitter: @NTN24ve
Ampliar
Tarek El Aissami lanza un minipaquete que irá al fracaso. / Twitter: @NTN24ve

Se une a ello el cuadro de convulsiones “mínimas” (por ahora), pero con un potencial de mayor presión. Tanto que llevó al director del diario El Nacional, Miguel Henrique Otero, a afirmar que antes de concluir 2018, el periódico abriría con un gran titular anunciando “el regreso de la democracia a Venezuela”.

Al mismo tiempo la abogada Roscio San Miguel llama la atención sobre el malestar dentro de la FANB y mide el hecho por el alto número de efectivos sometidos a procesos de investigación.

Podría entenderse que la supuesta calma chicha que reina en el país no es tal. Que crecen las posibilidades de que se integren en un mismo proceso de opinión y acción un extenso abanico de razones políticas, contagiado por las consecuencias insufribles de la arruinada economía venezolana y por los extensos factores de conflictos, los cuales pudieran expresarse todos a la vez y unificarse en una gran seguidilla de movimientos a favor de la democracia.

Qué vendrá en el terreno económico los próximos días

Pareciera que la economía bien pudiera ser la partera del alumbramiento del tiempo democrático que augura Miguel Henrique Otero. No necesariamente en diciembre, pero sí en el corto plazo, porque van a intervenir otros detonantes como el fin del período presidencial de Nicolás Maduro, la nueva constitución y el bloqueo mundial.

Las sanciones financieras han impactado. De allí la gravedad de lo informado por Tarek El Aissami en lo que puede ser otro mini paquetico de medidas como las siguientes:

Todas las transacciones del mercado cambiario nacional van a ser utilizadas con referencia en el euro o cualquier otra moneda convertible.

Incorporar al nuevo esquema de mercado cambiario a todo el sistema bancario.

Nuevo esquema para la corresponsalía bancaria del sistema público. Ya tenemos adelantado en países de Asia y Europa las operaciones comerciales.

Se eleva el encaje ordinario de 31% hasta el 40%.

El Gobierno participará con los mecanismos previstos, Maduro ofreció 2.000 millones de euros entre noviembre y diciembre.

Bandes suministrará créditos.

Penalizar el contrabando de extracción de billetes (otra vez).

Estas medidas reconocen la incapacidad del Gobierno para generar divisas y las dificultades para movilizar las pocas disponibles. Desconoce el fracaso del Dicom. Así el régimen abandona el dólar por su impotencia ante un paralelo que en semanas se cotizará en la cercanía de los 200 soberanos por dólar.

La medida es de corte político, por ello será otro estruendoso fracaso, al dejarle exclusivamente la movilización del dólar al mercado paralelo. Este se afianza como un medio importante en la sobrevivencia económica de los venezolanos.

Persisten en ignorar a la mayoritaria divisa que se transa en el país. Reemplazarla por el euro que no tiene un mercado consistente en Venezuela. No hay ni habrá flujos en esa divisa distintos a los que maneje el Ejecutivo Nacional. No hay flujo de inversionistas europeos de alguna consideración. Venezuela tiene un siglo transando en dólares, es la divisa natural del mercado internacional de hidrocarburos.

La medida es de corte político, por ello será otro estruendoso fracaso, al dejarle exclusivamente la movilización del dólar al mercado paralelo. Este se afianza como un medio importante en la sobrevivencia económica de los venezolanos.

Al incorporar a la banca en general, sin permitirle comprar ni retener divisas, el Gobierno sólo aspira atraer flujos en euros del sector privado, que no transa sino en dólares.

El nuevo esquema de corresponsalía bancaria planifica evadir las sanciones financieras, abriendo puentes con corresponsales bancarios poco dinámicos como los rusos y turcos. Tal vez pretenda nuevos nexos con la España reconvertida del Psoe y Podemos. A excepción de China con presencia bancaria mundial, no se augura para Venezuela éxito alguno al alejarse de la órbita del sistema bancario de EE.UU. Esa meta es una quimera financiera, impracticable.

El régimen precipita más hiperinflación para el último trimestre del año y los venideros: el “efecto salario mínimo” ya se disipó. Los precios estallan, salvo existencias de inventarios rezagados en sus precios de realización. Pronto, bajo el cono soberano, será más uniforme el comportamiento de la mayoría de los precios.

En este contexto, los obreros de fábricas estatales de cemento pierden ya la paciencia, los transportistas quieren multiplicar por cinco el aumento de pasajes urbanos.Miguel Henrique Otero anuncia un titular de cambio político Foto: @miguelhotero El violento aumento del encaje bancario, primero en 31%, vigente para el 22 de octubre, se ajusta en 24 horas hasta el 40%, inmoviliza el 40% de los fondos bancarios. Es un corralito forzado que amarra a la banca para contener el terrible avance del dólar paralelo al que quieren ignorar, persiguen contener la brutal inflación, imprimiendo de nuevo dinero digital, ofrecen millones de petros, zonas económicas, créditos Bandes. Todas medidas contradictorias entre sí.

La banca puede evadir el encaje excedentario, colocando más fondos, pero limita los montos de retiros bancarios, aun disponiendo de más dinero físico que en julio. Sus procesos operativos se entraban más y el dólar paralelo no se da por aludido.

El campo político no es bueno para las aspiraciones chavistas

España se aísla en la soterrada defensa de Nicolás Maduro, al incorporar el cese de las sanciones a Venezuela como un elemento adicional, en las dudosas conversaciones de un diálogo de paz. Costa Rica se convierte en el séptimo país que lleva al régimen al banquillo de los acusados en La Haya, pronto serán diez o más.

No hay forma de evitar que los numerosos conflictos laborales, crisis en los servicios más notorios, hospitales, aseo, interrupciones prolongadas y repetidas de electricidad, estallen al mismo tiempo.

Ocurren por ejemplo cosas que no se publican. Este martes se oyó una explosión bajo un vagón del Metro de Caracas que recorría las estaciones de Artigas hacia La Paz. Luego de un candelazo todo se puso negro y las personas fueron desalojadas a oscuras. El lugar era alumbrado con las luces de los celulares. Los usuarios fueron conducidos por una vía de escape, unas escaleras cercanas a una bomba de gasolina adyacente al Bloque de Armas. Hubo un joven con crisis. Alguien comentó: “qué pesadilla, cómo han descuidado absolutamente todo,lo peor es que todo se está juntando y todo está colapsando a la vez”.