konzapata.com

La Bolsa de Valores de Caracas libra una dura batalla contra la hiperinflación

lunes 29 de octubre de 2018, 20:00h
Por José Miguel Farías (@Rendivalores).- En los últimos años, las empresas que cotizan en la Bolsa de Caracas han logrado abatir desde controles de cambio, expropiaciones, intervenciones, y hasta han podido resistir, tal como se ha demostrado en este 2018, el pulso a la terrible hiperinflación que azota al país.
Los bolívares rinden en la Bolsa de Caracas / Twitter: @LuisOlavarrieta
Ampliar
Los bolívares rinden en la Bolsa de Caracas / Twitter: @LuisOlavarrieta

La Bolsa de Valores de Caracas es en términos nominales, el mercado que más se ha apreciado a nivel global. En lo que va de año, se ha revalorizado aproximadamente 35.000%, muy lejos de los mejores rendimientos que han ofrecido los diferentes mercados de renta variable en el mundo. No obstante, esto está lejos de ser una buena noticia para los inversores del país.

La subida exponencial que ha tenido la Bolsa de Valores de Caracas en los últimos años se ha debido, principalmente, a que ha justificado empíricamente ser un instrumento de inversión eficaz a la hora de luchar contra la incesante inflación que fustiga al país y porque además, le ha otorgado a un grupo de inversores la posibilidad de obtener retornos muy satisfactorios sobre su inversión.

La subida exponencial que ha tenido la Bolsa de Valores de Caracas en los últimos años se ha debido, principalmente, a que ha justificado empíricamente ser un instrumento de inversión eficaz a la hora de luchar contra la incesante inflación que fustiga al país.

Históricamente, aquel inversionista que haya invertido en depósitos a plazo en bolívares durante las últimas dos décadas, ha sufrido una considerable descapitalización. Esto se debió principalmente, a que los recursos fueron invertidos a tasas de interés que, en promedio, resultaron ser reales negativas, es decir, estuvieron por debajo de la tasa de inflación observada.

Por el contrario, la inversión en acciones de empresas venezolanas, ha ofrecido un mayor crecimiento patrimonial, incluso positivo en términos reales.

Lo mismo habría ocurrido en caso de invertir en acciones de empresas norteamericanas, aunque el desempeño habría sido inferior.

Actualmente, esta tendencia podría estar por revertirse, demostrando que el deterioro generalizado que trae consigo la hiperinflación es insostenible para cualquier instrumento de inversión, haciendo que en nuestro caso, se haga prácticamente imposible aguantarle el pulso a una hiperinflación que va camino a terminar el 2018 superando las expectativas de un 1.000.000% , según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

A pesar de esto y considerando que el escenario más probable en el corto y mediano plazo para nuestra economía es seguir inmersos en una vorágine hiperinflacionaria, la mejor estrategia sigue siendo estar siempre invertidos en activos reales, como por ejemplo, acciones de empresas que cotizan públicamente. Ya que corresponden a un tipo de activo que puede absorber dentro de sus precios distorsiones macroeconómicas como la inflación y que independientemente de alguna decisión política, no traen de forma implícita una depreciación permanente ante otros instrumentos financieros.