konzapata.com

Se acerca el fin del periodo presidencial y la crisis aprieta a Maduro

viernes 02 de noviembre de 2018, 21:00h
Por Orlando Zamora.- Siguen las iniciativas que cercan a Nicolás Maduro a nivel internacional. Este jueves se agregaron a las restricciones operativas del Petro, las que operarán contra los que exporten oro proveniente de Venezuela hacia EE.UU., limitando así el empleo del metal como auxilio financiero para el gobierno de Maduro.
A Maduro le quedan dios meses y pico de gobierno  / Foto: WC
Ampliar
A Maduro le quedan dios meses y pico de gobierno / Foto: WC

La orden Ejecutiva emitida por el presidente Donald Trump fortalece el bloqueo de propiedades y negocios en EE.UU. de personas y empresas ligadas a cualquier conexión económica con el régimen madurista.

Por su parte el Congreso de España emitió una resolución en la que señala al presidente venezolano de dictador, solicitando además que el gobierno de Pedro Sánchez se sume a la demanda intentada por 7 naciones en el Alto Tribunal de la Haya y por la Libertad de los presos políticos.

El Grupo de Lima persiste en sus acciones, al igual que el Parlamento Europeo. El Alto Tribunal de la Haya evalúa aceptar la querella introducida por siete naciones.

Vientos de tormentas azotan el horizonte

Mientras, en el escenario local innumerables conflictos por demandas salariales se multiplican en Guayana, Zulia, Caracas, y otras regiones.

Empleados de entes públicos manifiestan contra el ya bajo salario mínimo, cuyo mayor mérito fue achatar las escalas salariales. Sectores poco dados a protestas como los empleados y jubilados del BCV manifestaron este jueves frente a la Vicepresidencia de la República.

En estos eventos se combinaron junto a los del BCV, trabajadores del Metro, pensionados del IVSS, poniendo en evidencia la indignación por la temprana pérdida del poder adquisitivo del nuevo cono monetario. Las inter coordinadoras de conflictos constituyen un ingrediente nuevo que aglutina a disimiles tendencias ideológicas.

Por otro lado, el Gobierno está cada vez más arrinconado en el terreno de su legitimidad para mantenerse ejerciendo el poder hasta el 2025. Adelantar 7 meses las elecciones correspondientes a diciembre 2018, fue una viveza con patas cortas, hoy se evidencia, visto el grave drama que sacude al país.

A la orden de día se cuentan la paralización de unidades de transporte. Desde autobuses hasta ferris, aviones. Los semáforos tampoco funcionan. Y ello se combina con colas para la compra de alimentos. Pero no hay que engañarse, tampoco hay capacidad de compra suficiente. Y persisten los problemas en plantas y refinerías de la colapsada PDVSA, lo cual se concreta en las restricciones de gasolina y gas. Paralizaciones también atribuidas a importantes fallas eléctricas.

Por otro lado, el Gobierno está cada vez más arrinconado en el terreno de su legitimidad para mantenerse ejerciendo el poder hasta el 2025. Adelantar 7 meses las elecciones correspondientes a diciembre 2018, fue una viveza con patas cortas, hoy se evidencia, visto el grave drama que sacude al país.

También es reveladora la ausencia de piso político sólido para pretender que el tan cuestionado resultado del 20 de mayo exprese en este momento una correlación de fuerzas consistente y otorgue suficiente sustento institucional para avalar la dudosa presidencia de Nicolás Maduro correspondiente al período constitucional 2019-2025.

Igual condición de carencia de fuerza política, argumental y de hasta vigencia política, impide que se le consagre a la ilegitima de origen Asamblea Nacional Constituyente, fortaleza constitucional o moral. Sólo sirvió ayer de contención temporal a las fuertes protestas de febrero-junio de 2017.

Pero en este instante político, la ANC no es ni chicha ni limonada, el régimen no haya como emplear esta herramienta, tan mal concebida en hora y lugar, que hoy luce como una simple cuota de poder de Diosdado Cabello. La extensa duración de la ANC, sin propuestas claras y sentidas por la población en estas circunstancias aciagas, la han secado por dentro. Y mientras más dure, más se seca.

Muy por el contrario, se aceleran las luchas populares en defensa de la Constitución del 1999 blindada con el referéndum del 2007.

Pero Nicolás Maduro realiza otro viaje relámpago a Cuba para conmemorar el XVIII aniversario de las misiones y los tratados bilaterales de cooperación.

Todo ha cambiado. No cuentan con el ingenio de Fidel Castro para inventar o darles oxígeno a las acciones colectivas llamadas misiones, máxime sin los dólares con los que PDVSA estableció a médicos, deportistas, técnicos cubanos en barrios y campos venezolanos.

Tampoco habrá un segundo tiempo para demagogias populistas. Ni embelleciendo parques y plazas se ocultará la aguda crisis del pais.