konzapata.com

Octubre ha sido un mes en rojo para los mercados de Nueva York y China

viernes 02 de noviembre de 2018, 17:30h
Por Antulio Moya (@Rendivalores).- Este octubre se tradujo en caídas significativas en los principales índices bursátiles del mundo. El S&P 500 cayó casi 7%. Por su parte, pese a recuperarse en los últimos días del mes, el Nasdaq sufrió su mayor desplome desde noviembre de 2008.
Foto: KonZapata
Ampliar
Foto: KonZapata

La temida figura del “Oso” parece estar rondando por la cabeza de los inversionistas de Wall Street.

Luego de resultados mixtos en el último reporte trimestral de las empresas más importantes de Estados Unidos, el S&P 500 sufrió su peor mes desde septiembre de 2011, cayendo 7% y representando una pérdida 1,91 billones de dólares. De manera similar, el Nasdaq se desplomó en 9%, sufriendo su peor mes desde la crisis financiera de 2008.

El mercado bursátil chino también se vio golpeado este octubre, ya que los principales índices se desplomaron. El Shanghai Composite y el Hang Seng de Hong Kong cayeron 8% y 10% respectivamente, perdiendo gran parte de los rendimientos positivos que habían presentado durante el año.

Ante esta situación, los analistas tienen opiniones diversas: para algunos podríamos estar presenciando el inicio del fin de la época de bonanza más grande en la historia del mercado bursátil norteamericano, aunque por el contrario, otros argumentan que el mercado está atravesando una saludable corrección luego del sobrecalentamiento de la economía estadounidense debido a las mayores tasas de crecimiento que bajó los índices de desempleo.

El mercado bursátil chino también se vio golpeado este octubre, ya que los principales índices se desplomaron. El Shanghai Composite y el Hang Seng de Hong Kong cayeron 8% y 10% respectivamente, perdiendo gran parte de los rendimientos positivos que habían presentado durante el año.

Esta caída global en los índices bursátiles se produce en medio de las crecientes tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, así como también por la desaceleración de la economía global reportada a principios de mes por el Fondo Monetario Internacional, lo cual obliga a pensar que esta corrección en los mercados de capitales está lejos de acabarse.