konzapata.com

Se rompió la cadena industrial en Venezuela

martes 06 de noviembre de 2018, 15:00h
Por Redacción @konzapata.- No son índices solamente. Detrás de ellos hay una política. Hay un modelo. Hay un paquetazo de medidas. Y se cumple lo que ya pronosticaron los analistas. Los empresarios. Los dirigentes gremiales. Que el paquetazo de medidas anunciado por Nicolás Maduro no hizo más que propinarle otro golpe a la industria.
Los pronósticos de Olalquiaga se cumplen / Foto: KonZapata
Los pronósticos de Olalquiaga se cumplen / Foto: KonZapata

Nada más este lunes informamos que la industria automotriz no produjo un solo carro en septiembre. Que el sector de autopartes trabaja a un 16% de la capacidad instalada. Que la producción de vehículos terminará cayendo 99% al cierre de 2018 en comparación con 2017. ¿Son números nada más?

No son índices solamente. Detrás de ellos hay una política. Hay un modelo. Hay un paquetazo de medidas. Y se cumple lo que ya pronosticaron los analistas. Los empresarios. Los dirigentes gremiales. Que el paquetazo de medidas anunciado por Nicolás Maduro no hizo más que propinarle otro golpe a la industria. Que traería más recesión. Que avivaría la hiperinflación. Que no rescataría el salario ni el empleo. Que aumentaría los costos.

Al margen de los índices, el siguiente señalamiento de Olalquiaga es clave: Que Venezuela ya no es un país industrial pues las cadenas se rompieron.

-Ya estamos viviendo el colapso del sector industrial. El colapso no se da de un solo golpe; la industria se ha ido apagando poco a poco.

Quien así se expresa es el presidente de la Confederación Venezolana de Industriales, Conindustria, Juan Pablo Olalquiaga. Para confirmarlo, los resultados de la encuesta de coyuntura industrial del segundo trimestre del año. Nuevos números. Recogidos con dificultad. Pues cada vez es más cuesta arriba recabar la información. Porque del total de la muestra, 22% de los empresarios no respondieron las llamadas y muchos dijeron que las compañías no estaban operativas.

Ya la elaboración de la encuesta señala un número. Que del total de 3.200 empresas que conformaban el sector industrial, desaparecieron 700. “Eso evidencia el proceso de destrucción que vive Venezuela”.

Hay índices que vale la pena destacar:

La cartera de pedidos bajó en 88%.

El 77% dice que tiene pedidos asegurados para los próximos tres meses.

Pero el 83% de la pequeña y mediana industria señala que los pedidos no pasan de un mes.

¿Cuál es la conclusión de estos primeros números?

El riesgo de cerrar por falta de demanda.

Ahora veamos la capacidad utilizada:

El 45% de las empresas mantiene una capacidad utilizada está entre 0 y 20%.

La falta de demanda impacta en la producción. Esto lo señala el 49%.

Septiembre fue atípico para la producción de vehículos...

Leer más

El 35% dice que tampoco producen por la falta de materias primas.

Y un 26% lo atribuye a la incertidumbre política.

Al margen de los índices, el siguiente señalamiento de Olalquiaga es clave: Que Venezuela ya no es un país industrial pues las cadenas se rompieron. Y es que muchos de los insumos que se hacían en el país ya no se producen. “Eso es dramático. La única manera de apalancar el desarrollo de un país es que haya industrias; y en Venezuela lo que tenemos ahora es maquila”.

Como no hay producción, la encuesta de coyuntura aporta que 50% de la pyme ha perdido 40% de sus trabajadores.

El estudio apunta que los costos de producción se han incrementado 4.900% en promedio.

KonZapata