konzapata.com

Hermann Escarrá cree que Nicolás Maduro es un genio

jueves 08 de noviembre de 2018, 18:00h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- El constituyente Hermann Escarrá cree que Nicolás Maduro es un genio. O casi. O se le acerca. El constituyente de traje impecable, de verbo pausado y cabeza lubricada, mira en Maduro una “gran inteligencia”, una “gran capacidad” y una “gran habilidad”. El constituyente que hace la constitución de Maduro recurre a este hilo de frases para describir al Presidente que ha tenido capacidad de respuesta ante la crisis, y una de esas respuestas geniales, es el Petro. Como se lee. Y había que verlo y oírlo en un reciente programa en VTV.
Escarrá no se despeina cuando habla de Maduro / Foto: albaciudad.org
Ampliar
Escarrá no se despeina cuando habla de Maduro / Foto: albaciudad.org

El constituyente de ademanes controlados, señala que el Petro “no es una entelequia”, tampoco “una abstracción”. Porque el Petro, el Petro, tiene allá, detrás, abajo, por lo lados, y al frente y arriba, al petróleo como respaldo. Y después del petróleo, el coltán, el uranio, el plutonio, y el oro.

Se recordará que Padrino López se elogió a Maduro, en noviembre de 2017, en aquella reunión celebrada en la Academia de la Guardia Nacional, en estos términos: como el estadista, el paladín de la paz, el hombre de honor, el que llevará a Venezuela buen puerto.

El constituyente de argumentación precisa, intenta resaltar que fue a Maduro y solo a Maduro a quien se le ocurrió la idea del Petro. Una genialidad para dar respuesta a las sanciones, al bloqueo, de los Estados Unidos. Sanciones que impactan la economía, las finanzas. Sanciones que son las que originan la escasez de medicinas. Etc. “En actitud muy inteligente”, dice el constituyente constitucionalista, Maduro recurre al Petro, que es una “fórmula” para evitar el cerco del dólar, de ese dólar intervencionista, injerencista y colonizador.

El constituyente con auditorio cuando habla de leyes y constituciones y de menos auditorio cuando entra en los terrenos de la política política y la política partidista –alguna vez se oponía al chavismo- mira en Maduro el líder que encabeza la defensa del país, que la conduce.

Porque después del Petro fue Maduro, según se le oye al constituyente de mirada serena, el que “consolidó” el trabajo con Rusia, y con China, para abrir juego en lo económico y en el intercambio comercial. Es la conducción geopolítica, señala, que amplía el campo de acción más allá del Caribe. “Venezuela se abre a un ámbito más amplio”, apunta.

La verdad es que ya van dos. El constituyente de andar lento, y el general en jefe de todo el poder, Vladimir Padrino López, quienes descubren en Maduro la genialidad que otros –pregúntenle a Rafael Ramírez- no ven, aunque es evidente que algo posee Maduro, y mayor prueba es su permanencia –ya no sobrevivencia- en el poder.

Grupo experto en el análisis y en lo operacional. Factores...

Leer más

Se recordará que Padrino López elogió a Maduro, en noviembre de 2017, en aquella reunión celebrada en la Academia de la Guardia Nacional, en estos términos: como el estadista, el paladín de la paz, el hombre de honor, el que llevará Venezuela a buen puerto.

El constituyente que no se despeina, opina que la Asamblea Nacional Constituyente de Maduro es más representativa que la de Hugo Chávez de 1999.

El constituyente, autodefinido de visión conservadora y defensor de los derechos familiares, asegura que el gobierno de Maduro es de “avanzada social” y que el mandatario es un hombre de “sensibilidad humana y social”, muy preocupado por el pueblo.