konzapata.com

Qué es lo que pueden y no pueden hacer los clientes bancarios desde el exterior

viernes 09 de noviembre de 2018, 16:10h
José Antonio Bautista.- La Sudeban acaba de girar una nueva circular. Y allí deja en claro que desde el exterior no se pueden hacer transferencias a otras personas ni pagar tarjetas de crédito. ¿Qué hay que hacer?
Foto: narino.info
Ampliar
Foto: narino.info

En alcance a la Circular SIB-DSB-14539 de fecha 27 de agosto del presente año, la Unidad Nacional de Inteligencia Financiera de la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban), notificó a la banca nacional una nueva Circular SIB-DSB-UNIF-17799 de fecha 2 de noviembre de 2018, la cual puede visualizarse enwww.unif.gob.ve, mediante la cual les remite el instructivo denominado “Clientes que acceden a la Banca por Internet desde el Exterior” y que tiene como objetivo explicar las condiciones y procedimientos que deben aplicar las Instituciones del Sector Bancario para que sus clientes soliciten autorización para efectuar operaciones bancarias desde el exterior a través de la banca por internet.

Como hubiéramos adelantado en KonZapata, la Sudeban y la banca nacional tenían pendiente la tarea de coordinar la implementación de las medidas dictadas en agosto de este año para controlar el movimiento de cuentas radicadas en Venezuela desde direcciones IP ubicadas en el exterior. Pues bien, la Sudeban se ha pronunciado emitiendo el mencionado instructivo y poniendo como fecha para la implementación de la referida normativa la semana comprendida desde el domingo 25 de noviembre de 2018 hasta el sábado 1 de diciembre de 2018, y las semanas sucesivas.

Qué dice la Sudeban sobre los clientes en el exterior

Para ello el instructivo hace una enumeración enunciativa señalando transacciones que no requieren de tal autorización, tales como depósitos por concepto de pago de las pensiones del Seguro Social; transferencias electrónicas recibidas, propias o de terceros; pagos de servicios públicos (luz, agua, telefonía fija, celular, impuestos nacionales o municipales, entre otros); transferencias electrónicas o pagos de tarjetas de crédito hacia el mismo titular dentro del mismo banco o en otro; adelanto de efectivo a cuenta desde la tarjeta de crédito; solicitudes de créditos o cualquier otra operación distinta a las que, según el párrafo anterior, requieren de la notificación previa por parte del cliente.

Como se ha dicho, el instructivo tiene como objetivo explicar a la Banca las condiciones y procedimientos que debe aplicar para que sus clientes soliciten autorización para efectuar operaciones bancarias desde el exterior a través de la banca por Internet, indicando las operaciones que requieren y que no requieren de autorización; los mecanismos para solicitar la autorización; el plazo máximo de autorización; los criterios para el condicionamiento; el registro que deben llevar los bancos de los clientes autorizados y de los clientes condicionados; de las transacciones efectuadas; de la información que debe ser transmitida a la Sudeban sobre tales circunstancias; y de los controles internos y procesos de monitoreo que deben implementar los bancos.

El instructivo define al cliente que notifica su situación extraterritorial a su banco como cliente autorizado; y al cliente que no lo hace como cliente condicionado.

De tal modo, el instructivo especifica que las operaciones financieras que requieren autorización de la instituciones bancarias para que sus clientes puedan efectuarlas desde el exterior a través de la banca por internet, son aquellas que comprenden transferencias electrónicas hacia terceras personas (naturales o jurídicas) o el pago de tarjeta de créditos a otros beneficiarios en el mismo banco o en otro.

Los clientes que pretendan hacer este tipo de operaciones on line desde el exterior, deberán previamente informar a la institución bancaria sobre su situación para poder efectuar dichas transacciones.

Por descarte, el resto de las operaciones bancarias no están sujetas a dicho control ni requieren de la notificación previa por parte del cliente hacia el banco para que puedan ser llevadas a cabo desde el exterior mediante el uso de la banca por internet. Para ello el instructivo hace una enumeración enunciativa señalando transacciones que no requieren de tal autorización, tales como depósitos por concepto de pago de las pensiones del Seguro Social; transferencias electrónicas recibidas, propias o de terceros; pagos de servicios públicos (luz, agua, telefonía fija, celular, impuestos nacionales o municipales, entre otros); transferencias electrónicas o pagos de tarjetas de crédito hacia el mismo titular dentro del mismo banco o en otro; adelanto de efectivo a cuenta desde la tarjeta de crédito; solicitudes de créditos o cualquier otra operación distinta a las que, según el párrafo anterior, requieren de la notificación previa por parte del cliente.

Cómo deben hacerlo el banco y los clientes

Los mecanismos que según el instructivo podrán utilizar los bancos para que sus clientes notifiquen de su situación en el extranjero son: la presencia física en las agencias para notificar su salida del país y la necesidad de hacer operaciones bancarias que requieran ser autorizadas; llamadas telefónicas, para lo cual el banco deberá implementar los controles de verificación y las preguntas seguridad para constatar identidad del cliente; la plataforma web o banca por internet, caso en el cual el cliente deberá autenticarse previamente en la página web del banco y superar las preguntas de desafío, de ser el caso, y una vez autenticado contar con un aplicativo desarrollado por el banco para introducir la información requerida.

El plazo máximo de autorización que los bancos pueden conceder para que sus clientes efectúen operaciones bancarias sujetas a condicionamiento no deberá exceder de seis meses, contados a partir de la fecha de su notificación por los canales definidos. Este plazo podrá ser prolongado a solicitud del cliente por períodos iguales. En este último caso el cliente deberá efectuar una nueva notificación.

De las acciones a tomar por la Banca

Los bancos deberán impedir a sus clientes efectuar transferencias on line desde el extranjero a terceras personas (naturales o jurídicas) o el pago tarjeta de crédito a otros beneficiarios en el mismo banco o en otro, cuando detecte que la dirección IP desde la cual se esté realizando la conexión se encuentre ubicada fuera del territorio nacional y el cliente no haya realizado previamente la notificación al banco de que se encuentra residenciado o ubicado temporal o permanentemente fuera de Venezuela. En estos casos, los bancos deberán notificar oportunamente al cliente del condicionamiento aplicado (impedimento del uso de la banca por internet para efectuar transferencias o pagos de tarjetas de crédito a terceros) para que gestione su respectiva solicitud de autorización.Foto: publicdomainpictures.net

Los bancos deberán implementar un registro de clientes autorizados y otro registro de clientes condicionados, manteniendo el orden y la estructura de datos según el esquema indicado en el instructivo. Dicho registro deberá ser almacenado en forma digital y tenerse a disposición para ser enviado a la Sudeban cuando sea requerido. El registro para clientes autorizados debe contener campos que identifican al cliente en detalles como: tipo de cliente: venezolano, extranjero, pasaporte, jurídico, gobierno, comuna o consejo comunal, internacional, registro de firmas personal; así como su número de identificación según el documento válido (cédula de identidad o registro de información fiscal); nombre y apellido o denominación social de la empresa; tipo de instrumento bancario (cuenta de ahorros o corriente); código de cuenta; lugar de destino o ubicación del cliente; fecha de inicio de la autorización; y fecha de culminación de la autorización.

El registro para clientes condicionados debe contener campos similares a los antes mencionados, pero ajustando sus detalles en aspectos como: fecha del acondicionamiento; y dirección IP desde donde se intentó desde el exterior efectuar la transacción condicionada.

Las operaciones de transferencias electrónicas de los clientes autorizados deberán ser reportadas a la Sudeban a través de la estructura de datos del Archivo Electrónica AT37-Transferencias Electrónicas del Sistema de Información Integral Financiero SIF. Las operaciones de pago de tarjetas de crédito de los clientes autorizados no deberán ser reportadas a la Sudeban, pero los bancos deberán tenerlas registradas en sus sistemas informáticos y tenerlas a disposición cuando sean requeridas.

Estos reportes contienen, además de los campos ya mencionados que identifican a los clientes autorizados ocondicionados en los registros que debe llevar el banco, otros referidos al tipo de moneda con que se paga la tarjeta de crédito; monto y fecha de la operación; referencia de la transferencia; motivo de la operación; dirección IP utilizada; tipo de cliente beneficiario (receptor de la transferencia); identificación del beneficiario; número de tarjeta de crédito; y oficina donde fue abierta la cuenta bancaria.

Por último, los bancos deberán aplicar controles de monitoreo a los cliente autorizados para verificar si sus movimientos financieros guardan relación con su perfil y comportamiento bancario habitual, ya que si los bancos determinan que las operaciones que efectúan los clientes autorizados para realizar operaciones sujetas a condicionamiento están destinadas a un grupo de personas sin aparente justificación o que pudieran ser consideradas como inusuales, sospechosas y presuntamente vinculadas con la legitimación de capitales, el financiamiento al terrorismo o el financiamiento a la proliferación de armas destrucción masiva, las instituciones bancarias deberán hacer la respectiva notificación o el reporte a actividades sospechosas a la Unidad Nacional de Inteligencia Financiera de la Sudeban.

Corresponderá ahora a la Banca afinar sus mecanismos para el cumplimiento de esta normativa, la cual veremos en marcha a partir del domingo 25 de noviembre de 2018.