konzapata.com

Varias crisis se le van a juntar a Maduro el 10 de enero de 2019

lunes 19 de noviembre de 2018, 21:40h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Meta estos elementos en un coctel. El enfriamiento económico global. La sobre oferta. Caída de la demanda. La guerra comercial. Y hasta el caso Khashogui que tensa las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita. Meta más: que no hay acuerdo automático entre Rusia y Arabia Saudita para aumentar la oferta. Que Vladimir Putin se siente cómodo con un precio que ronde los 70 dólares. Meta que Estados Unidos ha dejado abierta una ventana para que Irán venda petróleo a clientes específicos. Y que Donald Trump quiere precios más bajos y se opone a un recorte de la producción por parte de Arabia Saudita y la OPEP.
Maduro con menos producción y bajos precios petroleros / Foto: correodelorinoco.gob.ve
Ampliar
Maduro con menos producción y bajos precios petroleros / Foto: correodelorinoco.gob.ve

Todo está afectando los precios del petróleo. Que ya alcanzaron el tope de los 80 dólares por barril pero que amenazan con caer hasta niveles de los 60 y menos. De hecho, en mes y medio se han desplomado 22%, lo cual no es un porcentaje para echar a un lado. Los pronósticos de la OPEP es que la demanda bajará en 2019.

Una fuente cercana al vicepresidente del Area Económica, Tareck El Aissami, le dijo a KonZapata: Las medidas fueron incompletas. El programa no funciona. Si no hay cambio libre no hay solución. Esta es una “tragedia”.

Ese es el coctel del mundo. De los grandes productores. Y de los consumidores. El de Venezuela incluye otros ingredientes. Caída de la producción de PDVSA a 1,1 millones de barriles por día. Deuda de PDVSA. Crisis operativa en PDVSA. Demandas contra PDVSA. Fuga de personal. Robo en instalaciones. Falta de mística. Problemas con los socios y aliados.

Ese es el coctel del mundo global. Y el de PDVSA. Pero el del gobierno de Nicolás Maduro incluye a los dos y a la política económica. Al paquetazo que no solucionó la crisis de economía. Que más bien profundizó la crisis. El coctel de Maduro incluye al nuevo precio del petróleo. Que cae. Que caerá. Con lo que se le presenta otro problema. Menor producción y menores precios del petróleo. Porqie no se cumplió la promesa del presidente de PDVSA, Manuel Quevedo, de que iba a recuperar la producción. Así que la ecuación se voltea. Maduro no aprovechó los precios altos porque la producción petrolera iba en caída. Y el nuevo escenario es de producción más baja y precios más bajos. Esto es: menos ingresos, menos divisas, más crisis, más hiperinflación.

Una fuente cercana al vicepresidente del Area Económica, Tareck El Aissami, le dijo a KonZapata: Las medidas fueron incompletas. El programa no funciona. Si no hay cambio libre no hay solución. Esta es una “tragedia”.

Utilizó la palabra tragedia. La utilizó en un mensaje. La escribió en mayúsculas. Lo cual indica que no ve salida. Que no ve solución. Que está preocupado. Y es hasta ahora que el impacto de los precios más bajos de petróleo se va a comenzar a sentir. Y esto coincide con otro evento. Con el 10 de enero. La fecha del final del periodo presidencial de Nicolás Maduro. En este sentido, la comunidad internacional se está alineando: no reconocerán el nuevo periodo de Maduro. Y en ese sentido, la oposición comienza a reagruparse. Ya tiene una bandera que levantar. Una política en la cual coincidir. La comunidad internacional va a retirar más embajadores, tal como lo adelantamos este viernes.

Si el problema económico era grave, lo será mucho más en los próximos meses. Con tensión política nacional e internacional. Y cuidado si con tensión interna en el chavismo. Lo ocurrido en el Sebin es un síntoma de la descomposición del poder. Así aparecen los grupos autónomos que toman iniciativas de alta peligrosidad. De modo que el coctel para el 10 de enero tiene muchos ingredientes. El del precio del petróleo es otros más.