konzapata.com

Cierran cuentas a venezolanos en el exterior por la inflación en dólares

lunes 19 de noviembre de 2018, 21:20h
Por Juan Antonio Avellaneda.- Venezuela es víctima de otro hecho económico como consecuencia del mal manejo de las políticas económicas del Gobierno de Maduro. Además del default de la deuda, de la hiperinflación descontrolada y la profundarecesión, hoy podemos decir que la población venezolana experimenta una dolarización de facto de la economía. Es decir, una dolarización no decretada o programada por el Gobierno sino asumida, impuesta, por la sociedad como vía de sobrevivencia.
Los dólares tampoco alcanzan / Foto: torange.biz
Ampliar
Los dólares tampoco alcanzan / Foto: torange.biz

Pero lo peor es que al mismo tiempo se produce una consecuencia inaudita. Y se trata de la inflación en dólares. Otra descontrolada inflación pero en dólares. Que se debe, en buena parte, a la escasez de divisas. Y es que aunque es legal transar divisas, el control de cambio sigue siendo férreo. De modo que aparece esta inflación en dólares que también se come los dólares.

Es por ello que productos que se compran en Venezuela en dólares americanos valen dos o tres veces más que en los Estados Unidos. Por ejemplo, un paquete de agua mineral de 24 unidades que en EEUU puede costar entre 4 y 5 dólares, en los automarcados de Caracas se consigue entre 15 y 20 dólares.

Por eso vemos restaurantes con el menú en dólares, servicios profesionales en dólares, productos en dólares e inclusive ya textos escolares en colegios privados en dólares. Pero dólares inflacionarios, por decirlo de alguna manera. Que van al ritmo de otra inflación. O de su propia inflación.

Diferenciemos las cosas. Cuando un país aplica la dolarización, caso Ecuador, ella viene acompañada de una serie de medidas decretadas por el Gobierno Central con el fin de evitar la escasez de la divisa y convertirla en moneda nacional, dado que el fin último de la dolarización es adoptar la inflación del país emisor de la moneda, en este caso los Estados Unidos.

En Venezuela al legalizar el uso del dólar americano manteniendo el férreo control de cambios y sin atacar las causas de la hiperinflación, se crearon los incentivos para que comerciantes y empresarios marquen los productos en dólares. Por eso vemos restaurantes con el menú en dólares, servicios profesionales en dólares, productos en dólares e inclusive ya textos escolares en colegios privados en dólares. Pero dólares inflacionarios, por decirlo de alguna manera. Que van al ritmo de otra inflación. O de su propia inflación.

Aquí se desata un problema transaccional, derivado de que no son pocas las maneras de pagar en dólares, pero siendo además escasa la moneda, por no poder cambiar libremente bolívares a dólares, se crea este fenómeno único que es una inflación en dólares en Venezuela, mientras que en Estados Unidos, país emisor de la moneda, la inflación no supera el 3%. Ya sabemos a cuánto asciende la inflación en bolívares. ¿A cuánto ascenderá en dólares? Esto hay que medirlo.

De allí que este fin de semana un análisis de la prestigiosa revista The Economist colocó a Caracas como la segunda ciudad más cara del mundo.

Este problema transaccional le está originando otro problema a los que poseen cuentas bancarias en Estados Unidos. La mayoría de los pagos en divisas ocurren a través del sistema Zelle (vía correo electrónico ), que se basa en las cuentas corrientes de bancos comerciales en Estados Unidos. Esa inflación en dólares provoca que el usuario realice más transacciones. Y el número creciente de operaciones ha levantado alarmas en el sistema operativo de Estados Unidos, por lo que ya hay bancos que limitan a 10 transacciones mensuales el máximo que puedan ejecutar los venezolanos. Otros bancoshan cerrado cuentas, lo cual se transforma en un total drama para los ahorristas venezolanos.