konzapata.com

Corre Maduro, porque Putin te puede regañar

martes 04 de diciembre de 2018, 18:00h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Lo adelantamos el 26 de noviembre. Los problemas del gobierno de Maduro con Rusia. Lo dijo Reuters. Que Igor Sechin, el todo poderoso hombre de Rosneft, el amigo del presidente Vladímir Putin, había regañado a Maduro.
Putin no se come las palabras / Foto: Wikimedia
Ampliar
Putin no se come las palabras / Foto: Wikimedia

Apenas ha transcurrido poco más de una semana y Nicolás Maduro salta a Moscú. Y tal vez no lo hizo antes esperando la foto con Andrés Manuel López Obrador, en México. Y tal vez no lo hizo antes, esperando la visita de Recep Tayyip Erdogan a Caracas. Pero ya no hay tiempo. Maduro corre. Lo espera Putin. Y lo espera Sechin. Porque los problemas de Maduro con Rusia son serios:

Que Putin tiene entre manos el inventario de su propia gestión en Rusia. Que cuando en 2008 la crisis financiera mundial tocó con fuerza las puertas de Rusia, Putin pudo resistir por los ahorros en el fondo de estabilización y en las reservas internacionales.

-La deuda.

-El corte de envío de petróleo para pagar la deuda.

-El desorden y el robo en PDVSA.

-La fallida recuperación petrolera.

A esto se agrega el problema geopolítico. A Rusia no le conviene un socio débil en la región. Y Venezuela lo es. No hay garantías de recuperación con el gobierno de Maduro, al que se le encima el 10 de enero, la fecha en que termina el mandato que a regañadientes reconoce una parte de la comunidad internacional.

Venezuela era el principal comprador de armas de Rusia en Latinoamérica. Era un cliente cómodo, que pagaba. Hoy no puede enviar los volúmenes de petróleo para cancelar las deudas, acuerdo que sí cumple con China. Y aquí está otro problema. Puesto que China avanza en la región. Es socio principal en el comercio con Chile, con Argentina, con Colombia, con Brasil. Ecuador y Uruguay también se han montado en la apuesta China. Y Panamá. Y Costa Rica y Honduras, entre otros países.

De modo que Rusia observa que el problema de Maduro será gigante en 2019. Crisis política. Crisis económica. Crisis petrolera. Crisis geopolítica. Crisis de deuda. Crisis social.

El gobierno de Nicolás Maduro tiene uno, dos, tres,...

Leer más

Lo sabe Sechin. Y lo sabe Putin. Que juntos pujaron por la recuperación de Rusia. Que Putin conoce los detalles de esta crisis. Del saqueo. Del papel de civiles y militares en el robo a gran escala. Que Putin tiene entre manos el inventario de su propia gestión en Rusia. Que cuando en 2008 la crisis financiera mundial tocó con fuerza las puertas de Rusia, Putin pudo resistir por los ahorros en el fondo de estabilización y en las reservas internacionales. En Venezuela, Chávez desestimó el fondo de estabilización y le puso un tope a las reservas internacionales para gastar a manos llenas lo que ingresaba por concepto de petróleo. Las reservas en Rusia alcanzaron entonces 600.000 millones de dólares.

Si Igor Sechin regañó a Maduro, ya se podrá imaginar lo que puede ocurrir en la cita que este sostenga con Putin, un hombre que no se come las palabras, un hombre de acción, un hombre de reclamos, de mano fuerte, sin escrúpulos. Un hombre que sabe el papel que juega Rusia en la geopolítica mundial y en la geopolítica regional.