konzapata.com

Qué es lo que busca López Obrador con Nicolás Maduro

miércoles 05 de diciembre de 2018, 21:00h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz .- No es la foto. En este caso no lo era. Con López Obrador es otra cosa. Es otro plan. Es el frente de izquierda que se consolida con el nuevo presidente de México. Sabe Andrés Manuel López Obrador que está en desventaja en el espectro latinoamericano y, por ello, desde ahora, tiene que enviar mensajes. De allí, el trato concedido a Nicolás Maduro, y a otros aliados.
López Obrador quiere ser el líder de la izquierda latinoamericana / Twitter: @NicolasMaduro
Ampliar
López Obrador quiere ser el líder de la izquierda latinoamericana / Twitter: @NicolasMaduro

Se ha venido produciendo en México. En la política interna. López Obrador en campaña contra Carlos Slim, el magnate de los magnates mexicanos. López Obrador, cuestionando la reforma petrolera de Enrique Peña Nieto. López Obrador asumiendo el discurso del chavismo.

Y como ya no está Lula. Como ya no están los Kirchner. Como ya no está Rafael Correa. Como Evo Morales no es un líder continental. Como Díaz-Canel no es un Castro. Como Daniel Ortega pasó del glamour del revolucionario a la marca del dictador. Como Maduro no es atractivo, pues representa la imagen del fracaso y la represión y la tortura. Inclusive, como Lenin Moreno no pretende ser un dirigente de rango regional. Entonces, López Obrador encuentra que puede liderar el espectro de la izquierda en América Latina. Lo quiere hacer. Gobierna México, potencia económica y política latinoamericana. Y por allí va empujar.

La historia se repite. Ya la de Hugo Chávez reventó en tragedia...

Leer más

Dicho esto se explica el trato de López Obrador hacia Maduro, Morales, Moreno y Díaz-Canel en el discurso de toma de posición. Primero invitó a Maduro, que prefirió no llegar al evento magno. Pero lo nombró en el discurso a sabiendas de que estaba ausente. Y nombrarlo significaba un desafío hacia la oposición y los sectores que rechazan al gobernante de Venezuela, y al mismo tiempo era complacer a quienes lo respaldan, que son mayoría en el Parlamento de México.

López obrador necesita de esos aliados. Por muy incómodos que sean Maduro y Ortega, por ejemplo. Los necesita para el desafío interno y externo que se ha planteado. Los necesita para complacer al universo izquierdista que lo llevó al poder. Los necesita para reforzar el plan internacional, frente a un Donald Trump, frente a un Jair Bolsonaro. Los necesita como voz de apoyo para lo que se ha planteado: el cambio de régimen, radical y profundo. Los necesita para que sigan repitiendo lo que señala: el fracaso del neoliberalismo. Todos van a insistir en ello. Todos van unir las voces.

Dicho esto se explica el trato de López Obrador hacia Maduro, Morales, Moreno y Díaz-Canel en el discurso de toma de posición. Primero invitó a Maduro, que prefirió no llegar al evento magno. Pero lo nombró en el discurso a sabiendas de que estaba ausente. Y nombrarlo significaba un desafío hacia la oposición y los sectores que rechazan al gobernante de Venezuela, y al mismo tiempo era complacer a quienes lo respaldan, que son mayoría en el Parlamento de México.

¿Cuál fue el trato a Cuba? Al dar cuenta de la presencia de Díaz-Canel señaló: Hermana República de Cuba. Y desde ese momento ya impone. Ya señala la línea a seguir. Luego dice: El amigo Evo Morales. Con lo cual ratifica hacia dónde va y con quién recorrerá el camino. Y es el mismo trato brindado a Lenin Moreno. Amigo Lenin Moreno, dijo, y aunque el presidente de Ecuador no coincide con Maduro, el plan de López obrador está claro: atraerlo a la órbita, o que no se termine de ir de la órbita, que no se acerque más de lo necesario a los Estados Unidos, o, en todo caso, neutralizar la posición que sostiene hacia Venezuela y Maduro, hacia Ortega en Nicaragua, y, ¿por qué no?, hacia el expresidente Correa.

Esta forma de dirigirse a Maduro, Morales, Moreno y Díaz-Canel contrasta con la que sostuvo hacia los demás invitados. Con la excepción del Rey Felipe VI, que al nombrarlo, señaló los lazos de México con España. Pero en fin. López Obrador ya asoma el mensaje de lo que pretende. Bajo el paraguas de la no intervención y el respeto y las mejores relaciones con todos los pueblos, quiere garantizarse el respaldo de esa izquierda, y ser el líder de ese núcleo. En enero tendrá el desafío de reconocer o desconocer el mandato de Maduro.

A pocas horas del traspaso del Poder Ejecutivo en México...

Leer más