konzapata.com

En los 120 años del Ritz de París solo falta Diego Salazar

jueves 06 de diciembre de 2018, 18:00h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- El Ritz de París arriba a 120 años. Un aniversario que celebra como nuevo. Por la remodelación de que fue objeto este gran hotel de la Ciudad Luz. Pero falta un huésped. Aquel que hace una década sorprendía por su generosidad.
Diego Salazar lo podía pagar todo / Foto: Name List
Ampliar
Diego Salazar lo podía pagar todo / Foto: Name List

Por allí solía cruzar Diego Salazar. Una propina “milenaria” –ya es leyenda también- lo delató. El Ritz es el hotel preferido de Diego Salazar, el primo del ex Zar de PDVSA, Rafael Ramírez. Y el Ritz que arriba a 120 años, tal vez no lo extrañe a él, aunque Salazar en cambio debe extrañar el lujo, el buen vino, la comida de La Table de L’Espadon, los jardines, la Galería du Ritz, el lugar de compras, de los regalos, al alcance de alguien con cuentas en Suiza, en Andorra, en Luxemburgo. La visita al Ritz comenzaba en el aeropuerto, cuyo traslado en autos Mercedes Benz está incluido en la tarifa.

Remodelado. Reluciente. Quienes lo han visitado se percatan de la estampa del nuevo lujo. Aunque la historia es la misma. La leyenda sigue intacta. La suite Coco Chanel, el rincón del bar, la piscina del Ritz Club París, la terraza del bar Vendóme, los jardines, el Spa Chanel. Por supuesto, el Bar Hemingway, con la barra, la esquina de la izquierda según se entra, donde solía sentarse el escritor que le dio el nombre al lugar.

Por allí solía cruzar Diego Salazar. Una propina “milenaria” –ya es leyenda también- lo delató. El Ritz es el hotel preferido de Diego Salazar, el primo del ex Zar de PDVSA, Rafael Ramírez. Y el Ritz que arriba a 120 años, tal vez no lo extrañe a él, aunque Salazar en cambio debe extrañar el lujo, el buen vino, la comida de La Table de L’Espadon, los jardines, la Galería du Ritz, el lugar de compras, de los regalos, al alcance de alguien con cuentas en Suiza, en Andorra, en Luxemburgo. La visita al Ritz comenzaba en el aeropuerto, cuyo traslado en autos Mercedes Benz está incluido en la tarifa.

Diego Salazar, el que grabó un disco de boleros. El que hizo fortunas –varias fortunas- con los seguros de PDVSA e intermediando negocios con empresas chinas, al que el fiscal de Nicolás Maduro lo vincula a un grupo –la mafia andorrana- que movió más de 4.000 millones de dólares. Salazar, ficha clave de la boliburguesía petrolera, pasará esta Navidad –todo parece que sea así- recluido en una cárcel del régimen de Maduro. Mientras, el Ritz se prepara para mostrar sus mejores galas, a pesar de que París no sea en estos momentos un lugar de fiestas, porque a París también llegó la protesta.

¿Cómo decía Hemingway? Que la única limitante para no quedarse en el Ritz era no contar con dinero para no pagarlo. No era este el problema de Salazar. De modo que allí sigue el estilista de cabellos de los 600 euros. La suite Coco Chanel de los 18.000 euros. Y la suite Imperial, también de 18.000 euros. Hay otras. Seguidilla de tarifas hasta llegar a los 1.000 euros. De ahí para abajo, nada. Y allí siguen las griferías de oro. Los tapices. Las lámparas. El ambiente Ritz. Con el que siempre se sueña. Volver.