konzapata.com

A Padrino López le salen canas en Moscú y ¿qué logra?

viernes 07 de diciembre de 2018, 15:00h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Aquella cifra quedó en el olvido. Los 11.000 millones de dólares que Venezuela compró en armas a Rusia. Ahora la cifra relevante son los casi 20.000 millones de dólares que Caracas le debe a Moscú.
Padrino López insiste con la potencia rusa / Twitter: @PrensaFANB
Ampliar
Padrino López insiste con la potencia rusa / Twitter: @PrensaFANB

El ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, saca canas esperando por acuerdos con Rusia que impliquen venta de armas. Nicolás Maduro ofreció en diciembre de 2015 que ahora sí iba a repotenciar la Fuerza Armada, y no ha cumplido. No ha podido. Los rusos aquí no ceden. Las armas se pagan de contado. Y en esta materia, Venezuela es deudora y con atraso. En 2017, Venezuela debía pagar 2.200 millones de dólares. La deuda entró en impago. Se convinieron acuerdos de pago para 2019 y 2020. Aquí está el problema.

Padrino López ha viajado al menos en 4 oportunidades a Rusia. En abril logró concretar que a finales de 2019 la fábrica Kalashnikov ya esté operativa, produciendo fusiles. Esta fábrica se paralizó al detectarse problemas de corrupción, en este caso del lado ruso, no de los funcionarios venezolanos. La fábrica remite a un acuerdo firmado en 2006 entre Hugo Chávez y Vladímir Putin.

En Rusia ironizan con un “por fin”. Que por fin, en 2019...

Leer más

En el viaje de esta semana, Padrino López se reunió con su homólogo ruso quien, según reportan las agencias, le dio trato de asiduo visitante, en virtud de que los viajes a Moscú ya se hacen regulares.

Para Rusia no puede ir mejor. De hecho, Serguei Shoigú insistió en que los barcos y los aviones militares rusos “puedan” seguir entrando y aterrizando en puertos y aeropuertos de Venezuela. Esto favorece a Rusia. A los militares rusos. Por ejemplo, a los pilotos porque se entrenan en viajes largos. "Obtienen una importante experiencia" y así mantienen "su equipo de combate en buenas condiciones". Eso lo dijo el ministro ruso.

Padrino López volvió a obtener casi lo mismo. Cooperación en mantenimiento de equipos. Cooperación en logística y entrenamiento, estudios, intercambio de delegados. El ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú, señaló que la cooperación “va bastante bien”.

Para Rusia no puede ir mejor. De hecho, Serguei Shoigú insistió en que los barcos y los aviones militares rusos “puedan” seguir entrando y aterrizando en puertos y aeropuertos de Venezuela. Esto favorece a Rusia. A los militares rusos. Por ejemplo, a los pilotos porque se entrenan en viajes largos. "Obtienen una importante experiencia" y así mantienen "su equipo de combate en buenas condiciones". Eso lo dijo el ministro ruso. O sea, Venezuela base de entrenamiento rusa.

Y Padrino López tiene que corresponder a ello, señalando que la Fuerza Armada posee un “apresto operacional” y un “equipamiento”, gracias a Rusia. La Fuerza Armada, dijo, goza de una “alta elevación de prestigio”, gracias al apoyo que “hemos recibido de la Federación Rusa”.

Ningún anuncio de envergadura. Ninguno que tenga que ver con equipos y armas. Que es lo que ha estado esperando en estos tiempos de Maduro. En algún momento de habló de 500 millones de dólares para comprarle a Rusia más aviones caza. Pero los recursos no cuadran. Las cifras no cuadran.

Las cifras son tan escuálidas que en 2017 el comercio de Rusia con Venezuela subió a 68,4 millones de dólares. Y en 2018 a los 79,4 millones de dólares. Y esto se toma como una victoria. Para Venezuela, la cifra es peor. Ya que Rusia exportó el año pasado 67,6 millones de dólares e importó de Venezuela 754.900 dólares. Y entre enero y septiembre, este 2018, las exportaciones rusas significaron 78,7 millones de dólares y 720.000 dólares corresponden a las importaciones desde Venezuela.

¿Puede ser Venezuela la Siria del Caribe con apoyo ruso?...

Leer más