konzapata.com

Qué trajeron los aviones rusos a Venezuela

miércoles 12 de diciembre de 2018, 21:30h

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- La guerra ya llegó. Ya está aquí. Por ahora es verbal. De modo que Nicolás Maduro y Vladímir Putin lo han logrado. Han puesto el asunto en los titulares de la prensa mundial. Hay un foco de atención.

El Cisne Blanco hace ruido mundial / Twitter: @leal_achavez
Ampliar
El Cisne Blanco hace ruido mundial / Twitter: @leal_achavez

A Rusia le interesa. Al gobierno de Nicolás Maduro también. Lo decíamos. Venezuela pasa a ser una especie de base de entrenamiento para los pilotos rusos. Para los pilotos de guerra. Por esos viajes de larga distancia. Y de paso, como han dicho en el gobierno ruso, así se prueban los equipos, esos cazas llamados el Cisne Blanco. Un avión al que, según los analistas, EEUU les teme. Un caza que viene desde los tiempos de la Unión Soviética.

Habían pasado apenas horas desde la reunión en Moscú entre Maduro y Vladímir Putin y ya los aviones tenían plan de vuelo. Porque aterrizaron en Maiquetía tan pronto llegaron Maduro y el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López. Todo una operación condicionada a la ayuda de Rusia. Se ve que no hacía falta firmar los nuevos acuerdos pues todo estaba acordado. El ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigu, lo decía: que esperaba que los cazas y los buques rusos siguieran tocando aeropuertos y puertos de Venezuela.

Maduro y su grupo valen 5.000 millones de dólares

China, 5.000 millones de dólares, y una declaración de amor....

Leer más

Y aterrizaron los aviones. Y Estados Unidos reaccionó. El secretario de Estado apuntó que dos gobiernos corruptos estaban malgastando el dinero de sus respectivos pueblos. Reacciona el canciller Jorge Arreaza. Y reaccionan en Moscú. El portal pro Putin, Rusia Today, señala: “Desde Rusia califican de "inapropiadas" y "poco diplomáticas" las declaraciones del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, sobre el envío de los aviones estratégicos rusos Tu-160 a Venezuela. Así lo ha afirmado este martes el secretario de prensa del presidente ruso, Dmitri Peskov. "Por supuesto, esto es poco diplomático", afirmó el secretario. "Consideramos esto como una declaración absolutamente inapropiada", agregó. "En cuanto al derroche de fondos, no estamos de acuerdo con esto. Además, no resulta muy apropiado que un país que podría alimentar a toda África con la mitad de su presupuesto de Defensa haga este tipo de declaraciones", señaló el secretario de prensa de Putin. La portavoz del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, María Zajárova, también contestó a las críticas de Pompeo. "Tan solo fueron dos aviones y el Departamento de Estado ya está histérico" escribió en Facebook la vocera rusa, que instó a "sus colegas" del país norteamericano a "no ponerse tan nerviosos" y a "hacerse 'grandes de nuevo' de una vez".

Habían pasado apenas horas desde la reunión en Moscú entre Maduro y Vladímir Putin y ya los aviones tenían plan de vuelo. Porque aterrizaron en Maiquetía tan pronto llegaron Maduro y el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López. Todo una operación condicionada a la ayuda de Rusia. Se ve que no hacía falta firmar los nuevos acuerdos pues todo estaba acordado. El ministro de Defensa de Rusia lo decía: que esperaba que los cazas y los buques rusos siguieran tocando aeropuertos y puertos de Venezuela.

Putin había declarado en Moscú que apoyaría Maduro. Y se mostró en contra de cualquier solución, rechazando la injerencia extranjera. Porque de intervención e injerencia se viene hablando en los últimos tiempos como fórmula de solución para Venezuela. Ahora que se acerca el 10 de enero –fin del periodo presidencial de Maduro- vuelven a sonar los tambores en tal sentido. Y esa declaración de Putin fue lo más resaltante que logró Maduro en la vista que hizo a Moscú la semana pasada. De modo que el envío de los aviones, en este contexto, puede apreciarse como un espaldarazo a Maduro, pero también como una provocación de Rusia, y una jugada en el tablero de la geopolítica global, justo cuando el gobierno de Donald Trump no pasa por los mejores momentos con China y Rusia.

El avión “Tupolev Tu-160 «Cisne blanco» (en ruso: Туполев Ту-160 «Белый лебедь», designación OTAN: Blackjack​) es un bombardero pesado supersónico de geometría variable desarrollado por Túpolev en la Unión Soviética. Fue el último diseño soviético de bombardero estratégico, siendo el avión de combate más pesado y el mayor avión supersónico construido del mundo. Entró en servicio en 1987. Es el avión más potente en el mundo, superando a su análogo de los Estados Unidos, el B-1 Lancer. Tiene varios récords mundiales, como el haber volado 1.000 kilómetros con 30 toneladas de carga útil a una velocidad promedio de 1.720 km/h, y 2000 kilómetros con 275 toneladas de peso a una velocidad media de 1.678 km/h a 11.250 metros de altura. Los rusos lo llaman "Cisne blanco" por su color y suavidad de líneas. Tiene potencial para ser usado hasta el año 2040”.

La anterior cita está tomada de Wikipedia. Y hay que señalar que “las aeronaves rusas cubrieron una distancia de más de 10.000 kilómetros sobre las aguas del océano Atlántico, los mares de Barents, Noruega y el Caribe”, tal como informa Rusia Today. "Que nadie en el mundo tema por la presencia de estos aviones logísticos, bombarderos y caza bombarderos estratégicos que han pisado territorio venezolano”, dijo Padrino López este lunes, pero ya la operación ha generado polémica mundial. De hecho, el ministro agregó: “Queremos decir al pueblo de Venezuela y al mundo entero que así como estamos cooperando en diversas áreas de desarrollo para ambos pueblos también nos estamos preparando para defender a Venezuela hasta el último palmo”.

Igual que EEUU, Colombia ha reaccionado por vía del ministro de Defensa, Guillermo Botero: Colombia "no se deja amedrentar, pero tampoco se deja provocar ni sale a provocar a los vecinos, a ninguno de nuestros vecinos".

Aquella cifra quedó en el olvido. Los 11.000 millones de...

Leer más

El canciller Jorge Arreaza, en la línea del ministro de la Defensa, rechazó la posición de Pompeo, recordando que Trump "nos amenazó públicamente con una intervención militar". "Si quieren cooperar, levanten sus sanciones contra Venezuela", dijo. Por lo pronto, este es el músculo que saca Maduro. El músculo ruso. Rusia no va a provocar una guerra regional. Pero a Putin le gusta jugar a la guerra.

Esto trajeron los aviones rusos. Por ahora la polémica. Por ahora la provocación. Por ahora titulares. Por ahora las fotos de las naves aterrizando en el aeropuerto de Maiquetía. Por ahora los himnos de Rusia y Venezuela sonando en conjunto. Por ahora los pilotos vestidos de naranja recibidos como héroes. Por ahora la expectativa. Por ahora el ruido. El diario El Nacional reporta que “el internacionalista Félix Arellano instó a organismos internacionales hemisféricos a realizar reuniones de emergencia para abordar la situación porque, a su juicio, se está violentando los compromisos de paz en América Latina”.