konzapata.com

Hasta dónde puede llegar Maduro en el escenario más complejo del Gobierno

viernes 14 de diciembre de 2018, 21:30h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Esto ya es una cadena confirmativa. ¿Qué dice el canciller Jorge Arreaza? Que “los venezolanos daríamos la madre de las batallas" en caso de que una fuerza militar “osara” violar el suelo patrio. Sigue el gobierno de Nicolás Maduro con el discurso militar. El mismo del que señala la fuente de la Cancillería que se diluye, que no tiene eco internacional, y que no sustituye con eficacia al otro, al plan político, este que es el que no posee Maduro en estos momentos.
Twitter: @jcajias
Ampliar
Twitter: @jcajias

La fuente insiste. A Maduro lo alcanzó el 10 de enero de 2019 sin la propuesta de un plan político. Es más, Arreaza apela a una frase de ingrata recordación: Que la Fuerza Armada, que la milicia, que el pueblo, que la dirigencia chavista, incluyendo al propio Arreaza, “daríamos la madre de todas las batallas”. Saddam Hussein.

El escenario es complejo. La fuente de Cancillería no descarta que algunos factores estén impulsando operaciones de parte de los Estados Unidos, Colombia y Brasil como las que denuncia Maduro: complot, magnicidio, golpe de Estado, intervención militar. También recuerda que la comunidad latinoamericana no comparte las soluciones violentas. Tampoco Europa. El mismo presidente de Colombia, Iván Duque, le declaró en exclusiva al diario ALnavío de Madrid que no promueve soluciones militares. Pero por otro lado, hay que recordar que sobre la mesa del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump la propuesta militar es una realidad, lo cual no es lo que apoya el partido Demócrata que ahora domina la Cámara de Representantes. Apunta que Europa va jugar a la presión contra Maduro y al mismo tiempo a la negociación, a las sanciones, y al mismo tiempo a la conformación de un grupo de países que acompañen una iniciativa de diálogo o negociación. La resolución de Europa está por producirse.

Lo dice una fuente de Cancillería. Todo va lento. A...

Leer más

Luego, está la posición de Rusia. A Vladímir Putin le gusta desafiar a Occidente. Y apoyando a Maduro, al menos en el discurso, o con el envío de aviones en plan de prueba y entrenamiento, envía una señal, sino de guerra, al menos sí de juego geopolítico. Putin disfruta con estos juegos. Maduro es un peón. Putin comparte el sentimiento del chavismo hacia Estados Unidos y Europa. Putin ha dicho cosas como estas: ¿Saben cuándo dejarán de criticarnos sin ninguna razón? “Cuando disolvamos nuestro ejército, cuando les cedamos nuestros recursos naturales a modo de concesión y cuando les vendamos toda nuestra tierra a los inversores de Occidente: Entonces será cuando dejarán de criticarnos”. (Cita tomada del libro El Nuevo Zar de Steven Lee Myers).

Luego, está la posición de Rusia. A Vladímir Putin le gusta desafiar a Occidente. Y apoyando a Maduro, al menos en el discurso, o con el envío de aviones en plan de prueba y entrenamiento, envía una señal, sino de guerra, al menos sí de juego geopolítico. Putin disfruta con estos juegos. Maduro es un peón. Putin comparte el sentimiento del chavismo hacia Estados Unidos y Europa. Putin ha dicho cosas como estas: ¿Saben cuándo dejarán de criticarnos sin ninguna razón? “Cuando disolvamos nuestro ejército, cuando les cedamos nuestros recursos naturales a modo de concesión y cuando les vendamos toda nuestra tierra a los inversores de Occidente: Entonces será cuando dejarán de criticarnos”. (Cita tomada del libro El Nuevo Zar de Steven Lee Myers).

La realidad, compleja, obliga con más apremio a Maduro a sostener un plan. A presentar un plan. Y todo parece indicar que no lo tiene. Se limita al discurso militar. Y a planificar algunas iniciativas que están en marcha. El hostigamiento a embajadas de países que el chavismo considera hostiles, y a manifestaciones en las calles de Caracas de partidarios del chavismo. Pero el plan grande, de la línea política, sigue sin aparecer. Y el hecho cierto, el del 10 de enero, está a la vuelta de la esquina. Lo decíamos este jueves, que la fuente de Cancillería “explica que hay un hecho cierto. Y se llama el 10 de enero. Es un hecho político interno. Y es un hecho político internacional. Por lo que Maduro desde ya debería estar hablando de una propuesta”. “No hay plan porque todo va lento. Los contactos van lentos. Y la lentitud se debe a que se cierran las puertas. Como la del Papa. No consigue amigos”.

Esta situación pone al Gobierno en la posición de elaborar un libreto que ya es conocido en círculos políticos internos e internacionales, y es lo que ha ratificado Arreaza hablando de la madre de todas las batallas. El libreto conocido es el siguiente:

Que la Fuerza Armada tiene todas las condiciones para dar respuesta a cualquier agresión.

Que se cuenta con el respaldo del pueblo.

Que se cuenta con el apoyo de potencias como Rusia y China.

Que se cuenta con el respaldo de Cuba.

Que se cuenta con el apoyo de fuerzas guerrilleras (Terroristas) de Colombia.

El presidente electo de Colombia no quiere valorar las...

Leer más

Dicho esto, la conclusión de otra fuente de rango internacional, que conoce al chavismo por dentro, dice a KonZapata, que el cuadro es que el chavismo es ideológico y es desafiante, y no va a cesar en el desafío. De allí que el chavismo señale, que es lo que intenta decir Arreaza, y es lo que intentan decir Maduro, Diosdado Cabello y el ministro de la Defensa Vladimir Padrino López: que si el plan intervencionista procede, el derrocamiento y el cambio de régimen, no van a ser un paso fácil para los agresores. Que ello tendrá costos. Altos costos. Lo escribí en una nota de ALnavío (Ver más en:https://konzapata.com/noticia/70776/kolumnistas/que-es-lo-que-busca-zapatero-con-el-dialogo-en-venezuela.html)

en estos términos: “Y hay quienes creen que el desalojo del poder del chavismo mediante una intervención militar no acarreará costos. O en todo caso que se les puede arrojar con poco costo. Lo cual es falso. El propio Diego Arria, expresidente del Consejo de Seguridad de la ONU, reconoció en entrevista con ALnavío que ninguna intervención militar está completamente exenta de riesgo de desborde. Pueden surgir hechos inesperados, como la guerra con Colombia. Y con el chavismo, hay un diagnóstico equivocado. Ya se ve cómo desde el ELN de Colombia se anuncia que estarán del lado del gobierno de Maduro si llegara a producirse una solución violenta. Y es la misma posición la que mantienen los disidentes de las FARC, y aún dirigentes de las FARC acogidos al proceso de paz. Y si cualquier analista está convencido de que el chavismo es un proyecto político debe considerar que es ideológico”.

¿Puede ser Venezuela la Siria del Caribe con apoyo ruso?...

Leer más