konzapata.com

Por qué Isaías Rodríguez ataca a Cabello y a Maduro

jueves 20 de diciembre de 2018, 15:00h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Quería ser presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, y Nicolás Maduro prefirió a Delcy Rodríguez. Se conformaba con la Vicepresidencia, y Maduro llamó a Aristóbulo Istúriz. Cuando la fiscal Luisa Ortega Díaz rompió con Maduro y el régimen, vio en el Ministerio Público una nueva oportunidad. Pero no. Maduro tenía su elemento de confianza: Tarek William Saab. ¿Entonces?
Isaías Rodríguez mete el dedo en la llaga de Maduro y Cabello / Foto: Alba Ciudad
Ampliar
Isaías Rodríguez mete el dedo en la llaga de Maduro y Cabello / Foto: Alba Ciudad

Entonces el desencanto. La decepción del exFiscal General, del exVicepresidente de la República, del exVicepresidente de la Constituyente de Hugo Chávez. En toda aquella seguidilla de hechos y nombramientos, encuentran los chavistas mejor informados, las causas por las que ahora Isaías Rodríguez ataca por igual a Diosdado Cabello y a Nicolás Maduro.

Dicen esto los chavistas. Pero quizá Rodríguez lo hace de corazón. Y los chavistas no se lo creen, olvidando lo que el mismo Isaías Rodríguez les ha recordado en otras oportunidades: que mientras Cabello y Maduro huían el 11 y el 12 de abril de 2002, él se quedó en Caracas y daba la cara por Chávez. Tal vez sea sincero en la medida de Héctor Navarro, de Jorge Giordani, de Analisa Osorio. Rafael Ramírez es otra cosa, no entra en este combo.

Por ello es que no es la primera vez que el embajador asume una posición crítica. Lo que pasa es que estos juicios críticos meten el dedo en la llaga en un momento de alta tensión en el que Maduro requiere del apoyo de todos aquellos que todavía ocupan cargos en la estructura del poder, y más de un diplomático, de un embajador en un país importante como Italia, corazón de Europa, la Europa que está a punto de decir cuál camino tomar respecto al 10 de enero de 2019. Para Maduro y Cabello será difícil perdonarle la crítica ahora, teniendo el frente exterior tan deteriorado, con la amenaza de que más países retirarán embajadores de Caracas.

En la historia reciente ¿qué pasó? Que Isaías Rodríguez llegó en 2017 con el ánimo del radical. Con el antojo del poder. Llegó a Caracas a defender el Gobierno. A montarse en la constituyente que proponía Maduro como “solución de paz”, como solución, más bien, de arrasar con los poderes, con la Asamblea Nacional. Se montó en discursos hasta el extremo de que había que arrasar con la oposición. A desaparecerla. Se montó en actos públicos. Sí, es el mismo Isaías Rodríguez, el fiscal General de Hugo Chávez. El que antes había apelado a testigos extraños en casos amañados para defender la causa chavista. Y Maduro vio que lo podía aprovechar. Maduro no lo quería desde antes, señalan las fuentes chavistas. Pero en vista de todos los cargos que había ocupado, era una figura “explotable” y necesaria para darle credibilidad al proyecto constituyente que proponía.

Otra fuente chavista dice:

-Se usaron ambos, Nicolás e Isaías. Se untaron jabón. Después vino el aterrizaje a la realidad. Delcy era la persona de confianza a ocupar el cargo. Ni siquiera Cabello en esa primera etapa.

En consecuencia aparece el crítico Isaías Rodríguez, que ya había dicho que el chavismo disidente existía porque no se había manejado la situación con prudencia y política.

Por ello es que no es la primera vez que el embajador asume una posición crítica. Lo que pasa es que estos juicios críticos meten el dedo en la llaga en un momento de alta tensión en el que Maduro requiere del apoyo de todos aquellos que todavía ocupan cargos en la estructura del poder, y más de un diplomático, de un embajador en un país importante como Italia, corazón de Europa, la Europa que está a punto de decir cuál camino tomar respecto al 10 de enero de 2019. Para Maduro y Cabello será difícil perdonarle la crítica ahora, teniendo el frente exterior tan deteriorado, con la amenaza de que más países retirarán embajadores de Caracas.

¿Y cuál es la fortaleza de Isaías Rodríguez? Lo explica una de las fuentes: Que Maduro no lo puede remover de Roma porque si lo hace, Italia no le reconocerá otro embajador, estando la situación como se encuentra hoy: que no hay placet para embajadores sino trámite para encargados de negocios. A Maduro esto debe producirle una rabia tremenda. Pero Isaías Rodríguez, que es poeta, como poeta es el fiscal Tarek William Saab, la rabia de Maduro la transforma en versos de la memoria política. En una palabra: No respeta a Maduro, y Maduro no lo respeta a él.

Isaías Rodríguez se los advirtió hace un año. Que la prioridad era la economía. ¿Cuál es el balance? Que transcurrió 2018 y la economía empeoró. Y se asoma 2019, y la economía empeorará. Hasta Elías Jaua dice lo mismo. Hasta José Vicente Rangel dice lo mismo. No hay quien no pueda estar de acuerdo con lo que señala Rangel: que el venezolano está contra la pared. Y es lo que afirma el embajador en Roma en la entrevista con Clodovaldo Hernández publicada en Aporrea: “La situación económica estrangula los sectores de menores recursos y, también, amplios sectores de las capas medias bajas”. Esto compete directamente a Maduro, quien dijo que se ponía al frente de la política económica, y compete directamente a Cabello, que es presidente de la ANC, de donde, se supone, aparecerían las soluciones económicas.

Las divisiones no sólo son en el campo de la oposición...

Leer más

Ahora, el juicio de Isaías Rodríguez es demoledor en este ambiente. Dice:

Subestima el triunfo electoral de Maduro. “Hay que verlos entre comillas”.

Critica la arrogancia, el triunfalismo, el discurso agresivo, las amenazas.

Los arrogantes se parecen a Donald Trump. No a los mandatarios de China y Rusia.

No ve soluciones para la crisis.

Maduro y el Gobierno han decepcionado al pueblo que votó por ellos. “No por la oposición”.

La ANC también ha decepcionado al pueblo.

Que la derrota de la violencia se logró gracias al voto del pueblo y no por la ANC.

Que de la ANC ese pueblo esperaba soluciones a los problemas diarios, por ejemplo, el alto costo de la vida.

Que los problemas tienden a agravarse. No a solucionarse.

Que la ANC fue un respuesta coyuntural que se ha convertido en permanente.

Que la ANC se ha “usado para todo” y se ha “desgastado”.

Que la ANC es un “poder centralizado” dirigido por el Ejecutivo, por Maduro.

Que lo menos prioritario para el país es una nueva constitución. “Lo menos importante”, dice.

Y cierra así, un mensaje para Gobierno y Oposición:

“La gente de la República Bolivariana de Venezuela necesita sobrevivir a los odios, a su exasperación, a su desesperación, a su inestabilidad, a la necesidad de tener paz, a vivir con dignidad y a confiar en sus instituciones y en una economía transparente”.