konzapata.com

Dónde poner el foco en las inversiones de 2019

miércoles 26 de diciembre de 2018, 15:00h
Por José Miguel Farías (@Rendivalores).- La Reserva Federal elevó los tipos de interés tal cual se esperaba. Y, además, ha dado ciertas indicaciones macroeconómicas de cara a 2019. En base a esto, vale destacar los puntos a considerar por los inversores de cara a posicionarse de mejor manera en 2019.
Los inversores deben concentrarse en activos fundamentales / Foto: torange.biz
Ampliar
Los inversores deben concentrarse en activos fundamentales / Foto: torange.biz

La FED de los Estados Unidos ha subido los tipos de interés. Y no solo como se esperaba, sino que además, ha dado ciertas indicaciones macroeconómicas de cara a 2019. Estas indicaciones van desde una disminución en las expectativas de crecimiento, hasta unas rebajas con respecto a la tasa de inflación.

¿Y qué es lo que ha ocurrido? En pocas palabras, el mercado no se lo ha tomado de manera muy positiva. ¿Por qué? Porque la gran mayoría de los agentes del mercado, ha estado apostando a lo que en principio iba a ser la posición de la Reserva Federal. Y al final ha resultado un plan distinto a lo que se había proyectado para estos últimos dos años.

En base a esto, ¿qué puntos deberíamos tomar en cuenta? Primero, hay que tener claro que la política monetaria que están llevando a cabo la Reserva Federal y el resto de los banco centrales a nivel global, sigue siendo totalmente acomodaticia.

Por otro lado, hay moderación en las estimaciones de crecimiento y en los beneficios empresariales, pero no podemos pensar que si los bancos centrales no hacen más nada que solo inyectar liquidez en el sistema, no va a haber oportunidades para el inversor metódico, como bien diría Warren Buffett.

El balance de la Reserva Federal por ejemplo, sigue estando 20% por encima del Producto Interno Bruto, y los tipos de interés -que acaba de subir- siguen siendo negativos a nivel real. Por lo tanto, sería importante destacar que el mercado, viéndolo honestamente, no debería acostumbrarse a que lo único que va a ver, son bajadas de tipos y aumento de liquidez.

Por otro lado, hay moderación en las estimaciones de crecimiento y en los beneficios empresariales, pero no podemos pensar que si los bancos centrales no hacen más nada que solo inyectar liquidez en el sistema, no va a haber oportunidades para el inversor metódico, como bien diría Warren Buffett. Y es ese el gran error que se está apreciando en este momento. Los inversores están saliendo de activos, como por ejemplo acciones de las empresas más sólidas del mercado, por una percepción relacionada con que si los bancos centrales no siguen inyectando liquidez, no van a ver rentabilidades positivas. Y es posiblemente ahí donde estén las mejores oportunidades de inversión.

Es por eso que en estos momentos, lo más recomendable para los inversores es concentrarse en los activos fundamentales. Hemos vivido 10 años de un mercado alcista donde los activos de crecimiento y valoraciones superlativas han sido los más beneficiados, y pensar que tendremos por delante 10 años extras para exprimirle más beneficios a la economía y a las empresas no parece lo más sensato.

Es difícil saber qué nos deparará la situación macroeconómica en el futuro y muy pocas personas poseen un conocimiento privilegiado sobre estos temas que les otorgue una ventaja competitiva a la hora de predecir y luego invertir de forma consistente.

No obstante hay dos salvedades: Cuanto más nos concentremos en aspectos precisos, más probable es obtener una ventaja competitiva a través de tener un mejor discernimiento que los demás. Con trabajo duro y una cierta destreza, podemos saber más que los demás de forma prolongada sobre una compañía concreta o un título determinado, pero esto es mucho más difícil de conseguir sobre los mercados y las economías.

Por último, y como bien sugeriría Howard Marks, los inversores deben centrarse en intentar “conocer lo que se puede conocer”. Hay una anomalía a esta sugerencia, y es que los inversores deberían hacer un esfuerzo para saber dónde se encuentran, en términos de etapas de los ciclos y de los movimientos pendulares. Esto no les permitirá saber en qué momento se producirán cambios en el ciclo, pero les puede ayudar a prepararse para posibles eventos futuros.