konzapata.com

En Rusia tampoco pueden ignorar la crisis de la economía de Maduro

jueves 27 de diciembre de 2018, 15:02h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Sputnik. El portal ruso con apego a Vladímir Putin y a la política oficial rusa, tampoco puede pasar por alto la situación venezolana. No lo ha hecho el propio Putin que en la reciente entrevista con Nicolás Maduro en Moscú reconoció la problemática por la que atraviesa la economía y el gobierno de su aliado en América Latina.
Maduro comienza otro año con la economía en los pies / Foto: Psuv.org
Ampliar
Maduro comienza otro año con la economía en los pies / Foto: Psuv.org

De modo que Sputnik trae este reportaje que titula: “Venezuela cierra 2018 entre la recuperación económica y la dolarización”. Los economistas ya lo han dicho. En Venezuela hay una dolarización de facto. Los agentes económicos fijan precio siguiendo lo que marque el dólar paralelo. Hasta el dólar oficial sigue la tendencia. ¿Pero la recuperación? Lo que se avizora es más inflación.

Pero veamos lo que señala Sputnik: “Venezuela cierra 2018 con hiperinflación y buena parte de su población recurriendo al dólar como divisa de ahorro e intercambio ante la inestabilidad de la moneda local, lo que genera lecturas disímiles de opositores y oficialistas sobre la efectividad del programa de recuperación económica del Gobierno”.

El resumen es preciso. Y en tal sentido consulta y encuentra una respuesta del lado del chavismo: "Lo que ocurre es parte de la confrontación con el modelo especulativo y el desgaste que ha habido y la devaluación inducida por la presencia de acciones externas a Venezuela contra la moneda; lo importante de toda esta batalla contra el modelo capitalista es que el poder adquisitivo del pueblo venezolano ha venido tomando fuerza con el programa de recuperación". Palabras del constituyente Darío Vivas. Con la argumentación de siempre que se resume en guerra económica contra el gobierno de Nicolás Maduro. Maduro lanzó en agosto el Programa de Recuperación Económica, Crecimiento y Prosperidad y según Vivas y según Sputnik, “con este plan como bandera, Maduro comenzará el 10 de enero su nuevo mandato hasta 2025”. Nada nuevo en el horizonte.

El diario comenta que “un trabajador venezolano percibe como salario mínimo 4.950 bolívares que equivalen a 6,6 dólares, según la tasa de cambio paralela por la cual se rigen la mayoría de los comerciantes. En el sureste de la capital venezolana un cartón de huevos puede costar la mitad del salario mínimo, 2.500 bolívares, pues los precios varían entre una tienda y otra. Mientras, un kilo de queso fresco equivale a unos 1.900 bolívares y su precio puede subir incluso cada dos días. La población venezolana comenzó el año 2018 con un incremento que llevó el salario mínimo a un valor de 6,6 dólares según la tasa del mercado negro, indican los archivos periodísticos de Sputnik”. Y recalca: “Esto muestra que el valor del salario mínimo se mantuvo a lo largo del año, con algunas caídas entre un aumento y otro”.

Señala el diario que “El plan incluye el uso del petro, una pieza de intercambio virtual cuyo valor es resultado de una ecuación entre los principales recursos naturales locales y que actualmente se cotiza a 60 dólares por unidad, para eludir las sanciones de EEUU que limitan la capacidad de Venezuela de obtener financiación. Además, se propone aumentar la exportación de crudo y reactivar sectores productivos”.

Apunta el diario ruso que en cambio para la oposición este programa carece de credibilidad. "Aquí no hay un plan de recuperación económica, aquí hay un plan de destrucción económica, que ha sido eficiente para el Gobierno en términos de acabar con una nación petrolera". Eso dijo dijo a Sputnik, Jorge Millán, diputado de la Asamblea Nacional y miembro del partido Primero Justicia. Según Millán,el Gobierno "ha dilapidado esa riqueza robándosela y ahora mantiene políticas que tienen el único objetivo de seguir manteniéndose en el poder y seguir beneficiando a esta cúpula que ha gobernado en los últimos tiempos".

En un aspecto en el que la crisis se siente con mayor crudeza es en el poder adquisitivo. En las calles también existe un debate entre quienes apoyan y rechazan las políticas de Maduro”. Para algunos, el plan ha funcionado. Un plan que incluyó la reconversión monetaria de quitarle 5 ceros al bolívar. Pero hasta militantes del PSUV reconocen que eso funcionó al principio. Luego la moneda se ha devaluado otra vez. Y aunque se consiguen alimentos, los precios lucen inalcanzables. “El precio está por encima [alto], pero se consigue; en 2017 no conseguías nada", indicó un militante del PSUV, identificado como Félix Sanoja. El diario recuerda que la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, “estimó la inflación de agosto en 223%, la de septiembre en 233%, la de octubre en 148,2% y la de noviembre en 144,2%”, y apunta, que “los economistas Juan Carlos Valdez (tendencia oficialista) y Henkel García (tendencia opositora), coincidieron en entrevista en que la desaceleración mensual de la inflación se debe en gran medida a una caída del poder adquisitivo”.

Pero la inflación sigue ahí. La hiperinflación venezolana representa la más alta del mundo. Un fenómeno mundial que impacta hasta en el dólar, disminuyendo el poder de la divisa.

Sputnik hace otra consulta. “El profesor Rodolfo Peña, de 43 años, considera insuficiente el aumento del salario mínimo seis veces en un año para paliar la inflación. "Ninguna de las medidas que ha aplicado el Gobierno para tratar de paliar la inflación y aumentar el poder adquisitivo del pueblo ha funcionado, ya que no se cumplen… "Los más afectados seguimos siendo los más humildes, los que no tenemos con qué; la guerra económica que estamos sufriendo en la actualidad nos está desangrando y matando lentamente".

El diario comenta que “un trabajador venezolano percibe como salario mínimo 4.950 bolívares que equivalen a 6,6 dólares, según la tasa de cambio paralela por la cual se rigen la mayoría de los comerciantes. En el sureste de la capital venezolana un cartón de huevos puede costar la mitad del salario mínimo, 2.500 bolívares, pues los precios varían entre una tienda y otra. Mientras, un kilo de queso fresco equivale a unos 1.900 bolívares y su precio puede subir incluso cada dos días. La población venezolana comenzó el año 2018 con un incremento que llevó el salario mínimo a un valor de 6,6 dólares según la tasa del mercado negro, indican los archivos periodísticos de Sputnik”. Y recalca: “Esto muestra que el valor del salario mínimo se mantuvo a lo largo del año, con algunas caídas entre un aumento y otro”.

En contraste, precisa, que “la tasa de cambio, pasó de 11,9 bolívares por dólar, el 1 de enero, a 740 bolívares, el 18 de diciembre. Además, en los últimos meses los precios de los productos registraron subas incluso mayores que la registrada por el dólar”.

China, 5.000 millones de dólares, y una declaración de...

Leer más

Hay otro testimonio: "En enero de 2018 un cuñete [barril] de cloro me costaba 1 dólar, y para finales de 2018 me cuesta 14 dólares; mientras el jabón en polvo valía 30 dólares y ahora cuesta 52". Palabras del comerciante Alberto Gómez, quien agregó que "los distribuidores venden en dólares y, aun así, no garantizan el precio de los productos por más de 72 horas; incluso en dólares pueden aumentar".

Lo anterior conduce de manera directa al tema de la dolarización.El diputado opositor Ángel Alvarado explicó que esto da cuenta de la dolarización de la economía, un fenómeno que tiende a ocurrir en situaciones de hiperinflación”. El parlamentario agregó que"La dolarización es el típico caso de una hiperinflación, la gente no quiere tener saldos en bolívares; si tienes esa moneda tratas de gastarla lo más rápido posible o transformarla en una moneda convertible".

Por su parte, el constituyente chavista, Jesús Farías “coincidió en parte con este diagnóstico”. Y señala: "La economía está fuertemente influenciada por el precio del dólar y se han puesto en práctica las transacciones en dólares; eso obedece a la situación hiperinflacionaria que ocurre hoy en nuestra economía y por ello tenemos la obligación de frenar el incremento de los precios para que el bolívar recobre la confianza y pueda ser utilizado como medio de pago". Agrega Sputnik que “para él la devaluación no está relacionada con la ineficiencia del Gobierno, como opina Alvarado, sino con sectores económicos poderosos que intentan desestabilizar la economía”.

​En ese sentido se pronuncia el constituyente chavista Fernando Soto Rojas. “La dolarización es uno de los objetivos de la oposición”. Dice que "ese es el intento de ellos, hay mucha gente que evidentemente está negociando con el dólar".

Comenta el diario que “Venezuela cerrará este año con una inflación de 1.370.000% y una contracción del Producto Interno Bruto de 18%, según el Fondo Monetario Internacional”.

Los 5.000 millones de dólares son en esencia acuerdos...

Leer más