konzapata.com

Rafael Ramírez no deja hueso sano en el poder de Maduro

lunes 31 de diciembre de 2018, 14:12h
Por Juan Carlos Zapata.-Se despide Rafael Ramírez de 2018 con un ataque envolvente a la estructura de poder. No deja hueso sano cuando sale en defensa de los perseguidos, presos y del fallecido expresidente de PDVSA, Nelson Martínez. Ramírez apunta hacia la cúpula del poder de manera directa, y hacia los magistrados del TSJ, los rectores del CNE, los militares, e inclusive los bolichicos.
Rafael Ramírez aplica un ataque envolvente contra Maduro / Foto: MPPCI
Ampliar
Rafael Ramírez aplica un ataque envolvente contra Maduro / Foto: MPPCI

Escribe Rafael Ramírez. Nuevo artículo. Ultimo del año. Rafael Ramírez habla otra vez de la destrucción de PDVSA. “Todo el proceder en materia petrolera ha sido negligente, irregular, ilegal, desde la sentencia 156 del TSJ, pasando por el Decreto 3368, la creación de “CAMIMPEG”, hasta la supuesta lucha contra la corrupción”. Aquí de entrada el ataque incluye magistrados del TSJ, a los militares que manejan la Caminmepg, al fiscal General madurista, Tarek William Saab, que dirige la presunta lucha contra la corrupción.

Señala que Del Pino “podría explicar cómo Maduro le impidió manejar el presupuesto de la empresa, para evitar el colapso de las operaciones a partir de 2014. Que estaba de manos atadas por los sucesivos vicepresidentes de finanzas colocados por maduro, que le impidieron el manejo de la deuda, el pago a contratistas y promovieron el desvío de recursos de la empresa, como el caso que está siendo investigado actualmente de un desfalco de 1.200 millones de dólares de la Empresa, donde están señalados el mismo maduro y su entorno”. Se refiere al caso en el que aparecen involucrados o mencionados el banquero Matthias Krull, uno de los bolichicos, Francisco Convit, el bolibugués Raúl Gorrín, y los hijos e hijastros de Cilia Flores y Maduro, respectivamente.

Ramírez denuncia que “los trabajadores petroleros secuestrados y encerrados en prisiones militares y para presos comunes, son maltratados, vejados y vilipendiados. El fallecimiento de Nelson Martínez, estando en cautiverio, es exclusiva responsabilidad de las altas autoridades del gobierno, como lo denunciaron sus propios familiares”.

Aquí señala Ramírez “que existe otra cantidad de trabajadores presos en delicadas condiciones de salud, o secuestrados en cárceles para presos comunes, como es el caso de Eulogio Delpino, Pedro León, Orlando Chacín, Gladys Parada, Diannaly Muñoz y Jesús Luongo, entre otros”. Apunta: “Yo espero el momento en que se puedan dar las condiciones de seguridad para volver al país, y explicarle a todo el pueblo la mentira y la trampa de Maduro y su Fiscal”.

Porque hay mucho que decir. Por ejemplo, señala Rafael Ramírez lo que Nelson Martínez no pudo decir. “Explicar cómo Maduro autorizó la firma de un poder a favor una entidad privada, de su entorno empresarial de “traiders” para demandar a nombre de PDVSA a otros empresarios”. Léase bien. De “su entorno empresarial”. Nelson Martínez tampoco pudo “explicar que el financiamiento obtenido a través de CITGO, poniendo como garantía sus acciones, a favor de tenedores de bonos y de Rosneft, no sólo fue autorizado por el gobierno de maduro, sino que allí estuvieron presentes y eran parte de esa Junta Directiva de PDVSA su hoy vicepresidenta, su ex Ministro de Finanzas y su Ministro de Planificación”. Ahí van los nombres. Los de Delcy Rodríguez, Simón Zerpa, Ricardo Menéndez.

Cómo se explica que era Rafael Ramírez y no Diosdado Cabello el segundo en el pacto con Chávez

El orden parece difícil de creer. Y sin embargo, puede haber explicaciones.

Leer más

Señala que Del Pino “podría explicar cómo Maduro le impidió manejar el presupuesto de la empresa, para evitar el colapso de las operaciones a partir de 2014. Que estaba de manos atadas por los sucesivos vicepresidentes de finanzas colocados por maduro, que le impidieron el manejo de la deuda, el pago a contratistas y promovieron el desvío de recursos de la empresa, como el caso que está siendo investigado actualmente de un desfalco de 1.200 millones de dólares de la Empresa, donde están señalados el mismo maduro y su entorno”. Se refiere al caso en el que aparecen involucrados o mencionados el banquero Matthias Krull, uno de los bolichicos, Francisco Convit, el bolibugués Raúl Gorrín, y los hijos e hijastros de Cilia Flores y Maduro, respectivamente.

Señala Ramírez que Del Pino “podría explicar el interés del gobierno en favorecer a los socios privados de PetroZamora en el occidente del país, y cuál de los intocables, “bolichicos” y nuevos empresarios dueños del país, están detrás de esa y otras Empresas Mixtas, representando y participando de manera ilegal en estos y otros millonarios negocios. Que haberse opuesto a esta actuación desencadenó la persecución en su contra, así como por la que se llevaron presos a los gerentes de la División Occidente acusados de “sabotear” a los socios privados”. Es la primera vez que el exZar de PDVSA carga de manera directa contra los “bolichicos”. Ahora precisa que son intocables.

De cómo Diosdado Cabello se burló de Rafael Ramírez

¿Esperaba acaso democracia de Cabello? ¿De Maduro? ¿De algunos de los allí presentes?.

Leer más

Sigue Ramírez refiriendo que “Pedro León podría contar la cantidad de dinero de PDVSA que, producto de la extorsión política, le hacía desembolsar el hoy flamante Fiscal cuando era Gobernador de Anzoátegui, así como los empresarios que este personaje enviaba a la División Faja, a los “mejoradores de crudo”, a PDVSA GAS, a la Refinería de Puerto La Cruz para obtener contratos petroleros aprovechando y abusando del poder político, podría contar sobre la actuación y negocios del entorno de maduro en el Estado y su relación con los negocios petroleros. También podría explicar “el trato” que le ofreció el madurismo para volver al país y tener “al menos” un juicio justo. “Trato” que, por supuesto, incumplieron, pero que lo utilizaron para sus maniobras políticas”. Directa la mención contra Tarek William Saab, al hombre que Hugo Chávez y Diosdado Cabello quisieron fuera de la gobernación. Y lo sacaron. Pero fue rescatado por Maduro para ocupar, primero, el cargo de defensor del Pueblo y después el de fiscal General, designado por la Asamblea Nacional Constituyente.

Señala Ramírez que “Gladys Parada podría explicar la verdad sobre el contrabando de combustible hacia Colombia y el Caribe, que involucra a militares y a los que la acusaron de un delito que no cometió, nada más y nada menos que los responsables durante diez años de Comercio y Suministro, en especial, el Vicepresidente de Comercio y Suministro de PDVSA, el presidente de Deltaven y el Jefe de seguridad de PDVSA en la frontera, funcionario del Sebin, que actuó de manera cobarde y con saña contra esta funcionaria, incluso robándole su casa”. Directo contra los militares. Y por ello sería que aquella investigación ordenada por Maduro en la Dirección de Mercadeo de PDVSA no terminó de prosperar. No se volvió a hablar de ella.

Apunta Ramírez que “si el Dr. Mommer tuviese alguna oportunidad de defenderse de las falsas imputaciones que ha hecho el Fiscal, se haría evidente, que éstas sólo tenían como propósito acabar con la fiscalización que hacía el Ministerio del Petróleo, de los precios de venta a los cuales la Dirección de Comercio y suministro de PDVSA, (otra vez, el mismo Vicepresidente de Comercio y Suministro de PDVSA), vendía el petróleo. Al cerrar la Oficina de Viena, el madurismo eliminó la posibilidad de identificar y registrar los enormes descuentos que se están dando ahora en la venta de nuestro petróleo, con los cuales siguen haciendo enormes fortunas en detrimento de los intereses de la Nación”. Ramírez ha denunciado que se vende petróleo con descuentos de entre el 30% y el 40%.

Señala Ramírez que “Jesús Luongo, héroe en la derrota del sabotaje petrolero y pieza clave en la recuperación y las operaciones del Complejo Refinador de Paraguaná, hoy secuestrado en una cárcel para presos comunes, podría contar porqué se negó a firmar el escandaloso contrato que Maduro ordenó darle en el norte del Estado Anzoátegui, para el manejo y comercialización del coque al empresario que paga la defensa de los sobrinos Flores en Nueva York”. Y esto va contra Maduro y el boliburgués Wilmer Ruperti. Ruperti se ha quejado de que Ramírez era su enemigo en PDVSA. Y Ruperti ha admitido que, en efecto, fue él quien estaba a cargo del pago de las facturas de los abogados, para tranquilidad de la familia presidencial.