konzapata.com

10 de Enero: La advertencia que lanzó Raúl Castro desde Cuba

jueves 03 de enero de 2019, 15:02h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Cuba se prepara. Y es para el peor escenario. No hay guerra. No hay agresión. Pero no la descarta. El discurso de Raúl Castro con motivo del 60 aniversario de la revolución, ofrece señales claras al respecto. Todo en el marco de las expectativas y en respuesta a lo que ocurre en América Latina, y al enfoque de la política de Donald Trump hacia La Habana. Ya terminó el deshielo.
Raúl Castro dijo que hay que prepararse para el peor escenario / Foto: Granma.cu
Ampliar
Raúl Castro dijo que hay que prepararse para el peor escenario / Foto: Granma.cu

Castro recordó al otro Castro, a Fidel, citándolo en un aspecto crucial. En que el país no puede bajar la guardia, y hay que estar preparado para cualquier eventualidad. Ante el lenguaje y el discurso que sobre Cuba mantienen Trump y ahora su aliado, Jair Bolsonaro, Castro responde que “a 60 años del triunfo podemos afirmar que estamos curados de espanto, no nos intimidan el lenguaje de fuerza ni las amenazas, no nos intimidaron cuando el proceso revolucionario no estaba consolidado, no lo lograrán ni remotamente ahora que la unidad del pueblo es una indestructible realidad, pues si ayer éramos unos pocos, hoy somos todo un pueblo defendiendo su Revolución”.

Castro se refirió a cómo se estrecha el “círculo imperial” contra Venezuela, Nicaragua y Cuba. Es una política que ha tomado posiciones en la región. Que comenzó, dijo, con el golpe contra Manuel Zelaya en Honduras y siguió contra los expresidentes Lula Da Silva y Dilma Rousseff en Brasil, contra quienes se fraguaron “golpes parlamentarios-judiciales”. Ya había ocurrido con Fernando Lugo en Paraguay. Dijo que “promovieron procesos judiciales amañados y motivados políticamente, así como campañas de manipulación y descrédito contra dirigentes y organizaciones de izquierda, haciendo uso del control monopólico sobre los medios de difusión masiva”.

“La mayor enseñanza que los revolucionarios y movimientos progresistas podemos extraer de la situación que se ha configurado es la de no descuidar jamás la unidad con el pueblo y no cejar en la lucha en defensa de los intereses de los oprimidos, por difíciles que sean las circunstancias”.

Castro alertó, sin embargo, que “quienes se ilusionan con la restauración del dominio imperialista en nuestra región deberían comprender que América Latina y el Caribe han cambiado y el mundo también”.

Apuntó que Cuba seguirá contribuyendo a los procesos de consenso, integración y diálogo. Mencionó el caso de Colombia y el acuerdo de paz firmado entre el gobierno de Juan Manuel Santos con las FARC.

De tal modo que advirtió que “ninguna amenaza nos hará desistir de nuestra solidaridad con la República Bolivariana de Venezuela”, y exhortó a que cesen todas “las acciones agresivas contra esta hermana nación”.

Advirtió que “las tensiones e incidentes en la zona solo pueden conducir a una grave inestabilidad y a consecuencias impredecibles”. Y aquí fue más allá en la advertencia. Que “la región se asemeja a una gran pradera en tiempos de sequía. Una chispa pudiera generar un incontrolable incendio que dañaría los intereses nacionales de todos”.

También Castro se solidarizó con Nicaragua. “Es igualmente peligroso e inaceptable que el Gobierno de los Estados Unidos sancione unilateralmente y proclame también a la República de Nicaragua como una amenaza a su seguridad nacional”.

Maduro mantiene el respaldo de Cuba / Foto: Wikimedia

Entonces, recordó que “La mayor enseñanza que los revolucionarios y movimientos progresistas podemos extraer de la situación que se ha configurado es la de no descuidar jamás la unidad con el pueblo y no cejar en la lucha en defensa de los intereses de los oprimidos, por difíciles que sean las circunstancias”. Fue en este punto que citó a Fidel Castro, el líder histórico de la revolución cubana: «Mientras exista el imperialismo, el Partido, el Estado y el pueblo, les prestarán a los servicios de la defensa la máxima atención. La guardia revolucionaria no se descuidará jamás. La historia enseña con demasiada elocuencia que los que olvidan este principio no sobreviven al error».

Dijo que “En correspondencia con ello, continuaremos priorizando las tareas de preparación para la defensa, en todos los niveles, en interés de salvaguardar la independencia, la integridad territorial, la soberanía y la paz, partiendo de la concepción estratégica de la Guerra de Todo el Pueblo, como se recoge en la recién aprobada Constitución de la República.

Es nuestro deber prepararnos meticulosamente con anticipación para todos los escenarios, incluyendo los peores, no solo en el plano militar, de modo que no dejemos espacio al desconcierto y la improvisación que florece en los de escasa voluntad a la hora de actuar, sino que con el optimismo y la confianza en la victoria que nos legó Fidel y en estrecho vínculo con el pueblo sepamos encontrar la mejor solución a cualquier desafío que se presente”.