konzapata.com

Dónde está el punto débil de la banca en Venezuela

viernes 04 de enero de 2019, 15:01h
Por José Manuel Rotondaro.- En un ambiente normal, las instituciones financieras y los supervisores tendrían preparados las medidas para mitigar el efecto de los riesgos que pueda enfrentar el sector: ajuste cambiario, ajuste de tasas de interés y específicamente el colchón que provee el capital.
La banca pequeña es un eslabón débil / Flickr: hiddendaemian
Ampliar
La banca pequeña es un eslabón débil / Flickr: hiddendaemian

Mientras en el resto del mundo los supervisores han incrementado las exigencias sobre los accionistas y directivos para que el patrimonio bancario pueda cubrir efectivamente cualquier deterioro del activo, en Venezuela la Sudeban ha venido actuando de manera displicente, particularmente con la banca estatal.

Lo segundo es que, al igual que otros sectores económicos, el valor económico en divisas de la banca es microscópico. El patrimonio en noviembre de los 4 bancos privados con mayor activo (incluyendo Banesco) apenas alcanzaba 100 millones de dólares al tipo de cambio no oficial.

Al permitir que la banca cubra los niveles mínimos de capital mediante la mecánica contable, en lugar de reponer con dinero tangible la deficiencia patrimonial ocasionada por pérdidas recurrentes al ser ajustadas por inflación sus utilidades, ha creado cascarones vacíos que al primer temblor pueden quebrar.

Lo segundo es que, al igual que otros sectores económicos, el valor económico en divisas de la banca es microscópico. El patrimonio en noviembre de los 4 bancos privados con mayor activo (incluyendo Banesco) apenas alcanzaba 100 millones de dólares al tipo de cambio no oficial. Esto convierte a los bancos medianos y pequeños en eventuales presas en cuanto se vislumbre un cambio en el timón económico del país.

Comienzan a producirse ciertas versiones en círculos cerrados...

Leer más

De ocurrir el escenario de ajuste de las tasas de interés, con las consecuencias patrimoniales negativas para la banca, es muy probable que haya más de una institución financiera que no pueda cumplir con sus depositantes, y con dueños sin voluntad o capacidad para reflotarla.

Esto es sin considerar que la experiencia de controlar o intervenir a Banesco se repita con otros bancos privados de capital nacional.

En conclusión, de mantener el manejo económico su curso actual, será cada vez más difícil que la banca siga siendo un espejismo de estabilidad, por más que la Sudeban insista en el maquillaje.

Hay otros que están saliendo es ahora. No se atrevían...

Leer más