konzapata.com

La protesta popular pone en jaque a Maduro

martes 22 de enero de 2019, 16:00h
Por César Morillo.- La noche de este lunes resultó bastante larga en la desvencijada Caracas. Ayer Nicolás Maduro no durmió como un bebé. El oeste caraqueño, muy cerca del Palacio de Miraflores, fue sacudido por caóticas protestas en las barriadas populares. Esta vez no fue el este de clase media el que salió a protestar, sino el barrio.
La gente de los barrios ya no tiene miedo. / Twitter: @Troyagaa
Ampliar
La gente de los barrios ya no tiene miedo. / Twitter: @Troyagaa

La movilización de los cuerpos de seguridad tuvo que intensificarse ante las múltiples protestas. La cuantía de las barricadas hizo colapsar a las policías represivas que tuvieron que ser auxiliados por las temibles brigadas de choque, los llamados colectivos. Pero una cosa es amedrentar en las urbanizaciones de clase media y otra muy distinta entrar en un barrio. Aquí la cosa cambia. Los motorizados y pistoleros, asalariados por el régimen saben que en el barrio no asustan, que un arma es repelida por otra. Aquí no se juega.

Una movilización masiva puede amenazar la precaria estabilidad de régimen. Diosdado Cabello, el díscolo segundo a bordo en el poder, ha propuesto sacar al Ejército, no se sabe si con afán de ayudarle o enlodarle más el panorama a Maduro. Si el Ejercito sale es porque se suspenderían las garantías. No hay cosa mas peligrosa que soldados con armas de guerra intenten poner orden a una multitud enardecida.

La calle se calienta a escasas horas de la icónica fecha del 23 de Enero, cuando se conmemora un nuevo aniversario de la caída del dictador Marcos Pérez Jiménez y fecha para la cual la Asamblea Nacional está convocando a una movilización que se presagia impactante.

Maduro, mientras tanto, medita qué hacer para impedirla. El TSJ del régimen desconoció a la junta directiva de la Asamblea Nacional, pero el presidente del Parlamento, Juan Guaidó, apenas se dio por enterado. La fragilidad institucional es notoria. Maduro, mientras tanto le lanzó un SOS al mismísimo Donald Trump invitándolo a dialogar y éste respondió con una contundente declaración del Jefe de Seguridad reiterando el apoyo a la Asamblea Nacional y a su presidente. La jugada no le salió bien.

Una movilización masiva puede amenazar la precaria estabilidad de régimen. Diosdado Cabello, el díscolo segundo a bordo en el poder, ha propuesto sacar al Ejército, no se sabe si con afán de ayudarle o enlodarle más el panorama a Maduro. Si el Ejercito sale es porque se suspenderían las garantías. No hay cosa mas peligrosa que soldados con armas de guerra intenten poner orden a una multitud enardecida.

Lo cierto es que en 20 años de chavismo-madurismo, no se recuerda una protesta masiva del pueblo del oeste. Ese pueblo era chavista, vivió por casi dos décadas esperanzado de que le llegara un poquito de revolución. Parece estar cansado de no comer mientras observa al voluptuoso presidente hablar por enésima vez de un nuevo aumento salarial que a las días es pulverizado por la hiperinflación.

Si algo ha caracterizado a la oposición venezolana es esa...

Leer más

No, Maduro no durmió bien anoche. Su sueño está siendo perturbado por el ruido ensordecedor de unas cacerolas que se hacen acompañar con el grito de ¡Maduro vete ya! ¡Maduro vete ya!