konzapata.com

A Maduro se le acaban las opciones de mantenerse en el poder

lunes 28 de enero de 2019, 18:00h
Por Orlando Zamora.- Venezuela es un país que se encuentra en el suelo, funcionando a menos de media máquina, donde abundan las colas de hambre, dirigido por un gobierno enfrentado, por ahora, a 30 países que lo desconocen en todo sentido y que sumarán más de 40 en apenas ocho días. Son las naciones de América y Europa vitales para Venezuela.
Maduro no podrá parar la historia. / Twitter: @NicolásMaduro
Ampliar
Maduro no podrá parar la historia. / Twitter: @NicolásMaduro

Las fuerzas democráticas están dotadas por primera vez de una estrategia inteligente, constitucional, unitaria y pacífica, que recuerda la ideada por Nelson Mandela en Sudáfrica. La de Juan Guaidó escalona el ascenso al poder en tres pasos: No más usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. Estrategia concebida para el corto plazo y con oxígeno suficiente para meses si es necesario. Por ello deriva la fuerza de ánimo que se levanta en cada rincón del país.

La estrategia de Guaidó y la Asamblea Nacional es inteligente e ingeniosa. Le tiende puentes a la Fuerza Armada a través de familiares, amigos o con el trato directo de la población, de forma tal, que permita aislar a los cabecillas corruptos del resto de los militares. Estas acciones y la Ley de Amnistía, corrigen la ausencia en el pasado de una estrategia focalizada hacia el ámbito militar. Esta es pública y transparente. Los militares la escuchan.

La represión no es en este instante la salvación del régimen, aunque no la descarten para luego. Por eso tal vez abortan una supuesta rueda de prensa del fiscal General, Tarek William Saab, quien no acata con velocidad la orden del TSJ y del propio Nicolás Maduro. Presiones todas directas para que el fiscal General tome en sus manos el asunto Guaidó.

La estrategia de Guaidó y la Asamblea Nacional es inteligente e ingeniosa. Le tiende puentes a la Fuerza Armada a través de familiares, amigos o con el trato directo de la población, de forma tal, que permita aislar a los cabecillas corruptos del resto de los militares. Estas acciones y la Ley de Amnistía, corrigen la ausencia en el pasado de una estrategia focalizada hacia el ámbito militar. Esta es pública y transparente. Los militares la escuchan.

El audaz giro de timón de Juan Guaidó lo legitima con la Constitución en sus manos. Al contrario de ello, Maduro representa una larga suma de usurpaciones: Así en el 2013 se abroga la presidencia temporal del país, en el 2017 reemplaza la Asamblea Nacional por una Asamblea Nacional Constituyente. El 20 de mayo de 2018 se hace elegir presidente con el 27% del patrón electoral, segregando por todos los medios a sus mayores oponentes.

El cuadro político y hasta económico actual está ya globalizado en su contra. Europa se le viene encima por sus torpes manejos contra España y la propia Comunidad Económica Europea. Hasta el Reino Unido en pleno proceso del Brexit lo desconoce. El Consejo de Dirección del Banco de Inglaterra, atendiendo a la solicitud de Julio Borges, no le devolverá al gobierno de Maduro las reservas de oro que custodia, valoradas en 1.200 millones de dólares.

Las masas populares que han sumado en esta etapa a importantes sectores de las barriadas, obreros, soldados, se resiste al empleo de la violencia. Por ello, la única responsable de un indeseado baño de sangre será moral y materialmente la cúpula de los 7 que detenta el poder del régimen en esta etapa crucial.

Un destacado analista político radial de los sábados pone en...

Leer más

La táctica de ganar tiempo y presentar los episodios del debate del Consejo de Seguridad de la ONU, nada conclusivos por la condición particular de ese foro y a la breve “pausa” del conflicto diplomático con EE.UU., como “éxitos”, son alegrías sin sustento real.

El Grupo de los 7 del poder ha perdido el empleo de pueblo como sostén. El sostén reposa en el apoyo circunstancial de las unidades clave de la Fuerza Armada.

Incorporar al grueso de la fuerza militar al debate democrático, en pos de nuevas elecciones es una tarea imprescindible hoy, para superar una crisis que nació en el 2002, por imponer con engaño y a la fuerza un esquema totalitario en un país con profundas raíces democráticas. Ese intento fracasó. El costo humano pagado por la tragedia socialista es ya harto suficiente.

El poco tiempo que gane el Grupo de los 7 no le servirá de mucho. Con sobrada razón, Julio Borges en declaraciones al diario El Tiempo de Colombia expresó una sentencia fulminante: “Maduro tiene dos opciones: o se va por las buenas o por las malas del poder”.

Las condiciones de vida de este año 2019 harán imposible la sobrevivencia del actual régimen, aún con la tozudez de la cúpula castrense que cederá al final en tan difíciles circunstancias. Ya le pasó al ejército chileno y al alemán oriental en 1989, al soviético y nicaragüense en 1990, todos tuvieron que admitir la transición democrática al poder.

Las condiciones objetivas y subjetivas del cambio están maduras. Lo ha comprendido así la mayoría de la población. Falta que se exprese el vasto componente democrático de la Fuerza Armada que aliente también la realización de elecciones libres.

Faltan horas para el 10 de Enero. Y los eventos están en...

Leer más