konzapata.com

3 noticias y media que ponen en jaque a Maduro

miércoles 30 de enero de 2019, 15:01h
Por Juan Carlos Zapara @periodistajcz.- Los hechos se aceleran. Y todos juegan contra Nicolás Maduro. Dice una fuente que las sanciones contra PDVSA cerró aún más el círculo de apoyo del Alto Mando Militar, el único apoyo que le queda, porque ya Maduro no confía ni siquiera en los magistrados del TSJ, y de Rusia llega un balde de agua fría.
Maduro cada vez más solo. / Foto: Sputnik
Ampliar
Maduro cada vez más solo. / Foto: Sputnik

Horas decisivas. Todo parece indicar que se trata de los días finales. La horas finales. Maduro piensa en la negociación. Y ya nadie lo escucha. Juan Guaidó insiste en pedirle lo que no va a conceder: que se vaya. Algunos países se ubican en la misma línea. Y otros, dándole un margen de tiempo, le solicitan que convoque elecciones libres, algo que tampoco va a ocurrir. Solo dos gobiernos, el de Uruguay y el de México, se colocan en la línea de la negociación. Demasiado tarde. Porque los hechos juegan en contra de Maduro. ¿Qué ocurrió este martes?

Rusia quiere cobrar. Esto cayó como balde de agua fría. La información provino del propio gobierno ruso, del gobierno del aliado ruso. Moscú quiere cobrar la deuda. Una deuda que ya pasó por los canales del refinanciamiento. Una deuda que había entrado en mora. Una deuda que ya ha generado problemas y reclamos por parte de Moscú. Una deuda que supera los 3.000 millones de dólares. Y en marzo vence el plazo y en marzo Maduro debe pagarle al aliado ruso la cuota correspondiente, debe pagarle a Vladímir Putin. ¿Cómo hará? Porque la situación cambió, y le cambia minuto a minuto a Maduro. Las sanciones sobre PDVSA lo cambian todo. A principios de diciembre corrió la información –lo analizó KonZapata entonces- de que el todopoderoso amigo de Putin y hombre fuerte de Rosneft, Igor Sechin, le había reclamado a Maduro sobre los pagos. Maduro corrió a Moscú y logró apoyo de Putin, y hasta 5.000 millones de dólares, pero con el fin de recuperar la producción petrolera, algo que no ha logrado. Ahora vino el debate en el Consejo de Seguridad de la ONU. Rusia defendió a Maduro. Y Donald Trump movió rápido sus piezas, o tal vez ya todo estaba acordado en las alturas del poder. Trump Jugó a la política levantándole a Rusia algunas de las sanciones. Entonces, quedó demostrado que la geopolítica juega y Maduro es una pieza, un peón. Así la respuesta inmediata de Moscú fue cobrarle a Maduro. Negocios son negocios, dijeron en Moscú. Pagas y pagas, porque lo deuda está allí y el contrato sigue vigente. Ahora lo estará pensando Vladimir Padrino López, un visitante asiduo de Moscú; estará pensando que el aliado militar no sea tan aliado. Porque en el fondo, Moscú lo que está diciendo es que no hay armas, no hay municiones sino pagas, y que te olvides de aquella vez cuando Moscú rompió la norma de vender armas de contado, extendiéndole un crédito a Hugo Chávez. Ya eso no ocurrirá jamás. Eso es el mensaje de Putin cuando cobra. De paso, dicho esto, hasta estarán analizando la situación en China, que en la última visita de Maduro a Pekín, septiembre de 2018, le ofreció villas y castillos, y le rindió honores como a pocos mandatarios, y a pesar de todo, no se cumplió la oferta más importante: que China lo iba a ayudar a estabilizar la economía. Allí sigue la economía, postrada. Y ahora allí está Maduro. A punto de irse.

El gobierno de Nicolás Maduro tiene uno, dos, tres, varios...

Leer más

Pedro Sánchez no aguantó más. El presidente del gobierno de España esperó. Aguardó el momento. Y no hubo mejor ocasión que disparar desde República Dominicana con motivo de la reunión de la Internacional Socialista. Lo hizo Sánchez desde Santo Domingo, sede del último esfuerzo de diálogo entre el gobierno de Maduro y la oposición. Sánchez tenía que hacerlo. Y el siguiente paso será el reconocimiento de Juan Guaidó. Sánchez le dijo tirano a Maduro. Pareciera que a Sánchez le costó mucho llegar a esta conclusión. Y sin embargo, hay que recordar que es España la que ha marcado la línea europea contra Maduro. Pues fue el canciller Josep Borrel el primero en señalar que a Maduro se le vencía el periodo el 10 de enero y desde allí en adelante sería un presidente ilegítimo. Ya ahora, después de la juramentación de Maduro ante el TSJ, y después de la insurgencia de Juan Guaidó como presidente interino este 23 de enero, Sánchez vino por más, con aquello de que si Maduro no convoca elecciones –le dio un plazo de 8 días- reconocerá a Guaidó. Con lo de este martes, con la declaración en Dominicana, no hay que ser adivino para anticipar que aquella es una posición tomada. Maduro no va a convocar a elecciones. Y por tanto España reconocerá a Guaidó. La declaración de Pedro Sánchez le ha dado la vuelta al mundo, teniendo en cuenta el escenario en que se produjo: “Somos socialistas porque defendemos la libertad. Quien responde con balas y prisiones a las ansias de libertad y democracia no es un socialista, es un tirano. Los venezolanos tienen que sentir el aliento de la Internacional Socialista”. Así Sánchez dejó sentado lo que es una evidencia. El chavismo de Hugo Chávez ni el chavismo de Maduro es socialista ni mucho menos humanista ni mucho menos democrático. Es una tiranía. Es autoritarismo. Es fascismo puro. Maduro, que ya había atacado a Sánchez por el ultimátum electoral, estará pensándolo esta vez. Presa de la soberbia –la soberbia chavista- rompió los canales de comunicación con Sánchez. Ahora Sánchez también es golpista. Tanto que en Dominicana se reunió con delegados de la oposición. Noticia que adelantó en exclusiva ALnavío este martes.

Magistrados en el foco. Esta noticia es interna. Y la produjo el propio Palacio de Miraflores. Pero el hecho refleja el ambiente que se vive en el poder. El miedo. Y la presión. Ahí va. La lanzó en exclusiva KonZapata. Que a los magistrados del TSJ les habían retenido el pasaporte. A ellos y a sus familias. Y son todos los magistrados los afectados por la decisión de arriba. A los magistrados los fueron llamando uno a uno. Y uno a uno entregaron los pasaportes. Lo curioso es que la operación se dio previo a que el fiscal General solicitara las medidas cautelares contra Juan Guaidó, y es como si el poder del Palacio de Miraflores temía que los magistrados no acataran la diligencia que se les encomendaba. Como se sabe, el TSJ respondió, obediente, a la petición del fiscal General de Maduro, Tarek William Saab. Ahora los magistrados no podrán salir del país. Tampoco las familias. Doble presión para unos funcionarios que habían conservado esa prerrogativa, algo que ni siquiera los oficiales militares gozan. Pero todo ha cambiado. Primero por la huida del magistrado de la Sala Electoral, Christian Zerpa, y segundo, porque por ahí anda un tal Juan Guaidó ofreciendo garantías, ofreciendo amnistía a los funcionarios civiles y militares que se sumen al rescate de la democracia, y como se sabe, el régimen de Maduro no solo es un régimen apoyado por el bastión militar sino también por el bastión del Poder Judicial. Y esto puede acabar. Y aquí viene la media noticia. La que tiene que ver con la jueza de Yaracuy que decidió en contra de unos niños que protestaron contra Maduro. La jueza, se lee en el diario El Universal, vinculado a una facción del Gobierno, “de primera instancia del tribunal de control número uno de la excepción de la responsabilidad penal del adolescente del estado Yaracuy, Ediluh Guedez, denunció a través de sus redes sociales que fue “amenazada” de muerte por presuntamente negarse a privar de libertad a 11 adolescentes que protestaron en contra del mandatario Nicolás Maduro el pasado 23 de enero. En un video difundido en Twitter, Guedez afirmó que el 25 de enero recibió un procedimiento respecto a estos 11 menores y “al revisar las actuaciones, evidencié que no existían elementos de convicción para decretar la detención preventiva y mi decisión final fue darles la libertad plena”, razón por la cual, asegura, fue “coaccionada” por la presidenta del circuito y juez rectora, abogada Darcy Lorena Sánchez Nieto, “quien a su vez siguió lineamientos del gobernador de Yaracuy, Julio León Heredia”. Síntomas de un régimen que se descose.

Una fuente del Tribunal Supremo de Justicia, TSJ, informa...

Leer más

Síntomas de un régimen que se descose. Por ello Maduro solicita lealtad y unión a la Fuerza Armada. Es que la procesión va por dentro. Y aquí no hay duda. Presión y amenazas de muerte. Contra la jueza y la familia. La familia aparece siempre. Es el punto débil de los funcionarios. Por ello le quitan los pasaportes a las familias de los magistrados. Porque de hecho, después de la huida de Zerpa, era imposible que los magistrados viajaran. Pero la familia es otra cosa. Es la carta de presión que se juega la tiranía. Igual que en Cuba. El mismo libreto. Lo cierto es que este ha sido un martes negro para Maduro. Y ya todos los días son negros. ¿Durmió anoche? Y se trata apenas de 3 noticias y media.