konzapata.com

La verdad es que no pueden con Juan Guaidó

viernes 08 de febrero de 2019, 15:01h
Por Orlando Zamora.- La pelea es dura, tal como se pronosticó. Pero los avances hoy son extraordinarios. Derrotar sin más armas que la Constitución a un régimen dirigido por un puñado de hombres guiados por sus intereses de poder, al cual hay que arrebatarle centímetro a centímetro la institucionalidad confiscada a lo largo de 20 años, es toda una hazaña compleja. Muy compleja.
Guaidó ya manda. / Twitter: @jguaido
Ampliar
Guaidó ya manda. / Twitter: @jguaido

Y se está logrando como Nación. Un gobierno interino, dirigido por un joven de 35 años sonaba como irreal, una fantasía. No obstante, Juan Guaidó manda: sin ministerios ni ejércitos, apoyado en la fuerza de la legalidad, y avalado ya por 50 naciones. El 86% de los países europeos (30 naciones), y el 75% de las naciones americanas.

Ha enviado ya a muchos de esos países representantes diplomáticos, presionó también al Banco Central de Uruguay para impedir la triangulación desde Portugal de 1.200 millones de dólares. Gestionó la suspensión de entrega de oro desde el Reino Unido al gobierno –de periodo vencido- de Nicolás Maduro que suma otros 1.200 millones de dólares. Coordina la más trascendente ayuda humanitaria canalizada hacia Venezuela.

La Fuerza Armada tiene ante sí reconocer su talante democrático, enturbiado por la acción partidista del PSUV en su seno. A partir del 10 de enero, ya no es la misma, está íntimamente sacudida por el debate nacional, cuyo epicentro es la usurpación de la presidencia de la República por parte de Nicolás Maduro. Muchos oficiales sienten presiones como las vividas en la era perezjimenista cuando la Seguridad Nacional controlaba al sector militar.

La impaciencia no permite esperar que los eventos por venir se materialicen. Luego de sesionar en Uruguay, el Comité de Contacto promovido por la Unión Europea no complace a Maduro. A Maduro nuevamente le sale el tiro por la culata. El Grupo exige la restitución de la democracia, elecciones libres y respeto a la Asamblea Nacional.

A Maduro las cuentas no le salen. El Senado español con 184 votos a favor y 18 en contra, congela activos del Estado venezolano depositados en cuentas bancarias de España.

Ahora existe la plena convicción en el 80% de la población o más según algunas consultas, de que si no hay cambio político no se recupera la economía venezolana, eso es una sentencia lapidaria para Nicolás Maduro. La gente lo siente así.

Todo esto obedece a que se ejecuta en forma unitaria la más coherente y racional salida a la crisis política venezolana ensayada después de la muerte de Hugo Chávez. Con tres claros pasos: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.

Tan inteligente es que resulta ya muy tarde para el régimen detenerla en forma represiva, y eso es casi inexplicable. Es obra del poder político que al fin pudo potenciar la legitima Asamblea Nacional.

Ya no hay espacios políticos ni judiciales para la utilización del TSJ, coraza protectora de Nicolás Maduro y su desgobierno. En éste nuevo despertar están simplemente fuera de combate. No pueden con Juan Guaidó.

Las sanciones internacionales arrinconan a la inmensa mayoría de los dirigentes del PSUV, donde quiera que se ubiquen están sancionados como ministros, jefes policiales, constituyentes, militares rojos-rojitos, sometidos muchos de los referidos a investigaciones penales en distintos tribunales del mundo.

Las medidas financieras y económicas seguirán su curso los próximos días, se reduce la utilización de los bancos del sistema internacional, que limita las ventas de petróleo, oro, uso de tarjetas de créditos, pasando por la confiscación y congelamiento de activos.

Un destacado analista político radial de los sábados...

Leer más

Las luchas y medidas internas y externas serán variadas e inéditas, como la acción realizada por el FBI en Puerto Rico, al allanar el Banco San Juan Internacional por operar con agentes y empresas vinculadas al Gobierno nacional. La misma isla que habilitó un galpón gigante de ayuda a Venezuela.

Una estrategia de este tipo, más la más notoria incorporación de millones de personas, que se volcarán a las calles y pueblos cuantas veces sean llamadas o las circunstancias lo ameriten, es un vuelco sensacional que desmiente a los pesimistas.

Tampoco se trata de cansar con marchas continuas al pueblo, que está de guardia permanente, esperando siempre su turno, ahora con un gran apoyo de los sectores más empobrecidos del país, barriadas y pueblos antes manipulados por el chavismo.

Las formas de luchas actuales estremecen al gobierno. Son 15 rounds. Hasta ahora son varios los traspiés del contrincante, colocado contra las cuerdas, aun cuando bien lo disimule.

La Fuerza Armada tiene ante sí reconocer su talante democrático, enturbiado por la acción partidista del PSUV en su seno. A partir del 10 de enero, ya no es la misma, está íntimamente sacudida por el debate nacional, cuyo epicentro es la usurpación de la presidencia de la República por parte de Nicolás Maduro. Muchos oficiales sienten presiones como las vividas en la era perezjimenista cuando la Seguridad Nacional controlaba al sector militar.

Por lo tanto, la pelea tendrá todo el tiempo que sea necesario para consumar su fin. La tarea sigue siendo titánica. Quien alborote con la palabra, ya o tiempo inmediato, no coopera ni entiende la tarea de pelear en cada sitio en forma distinta, contundente, pero imaginativa, sin caer en las trampas gastadas desde el régimen. En su desespero a diario inventa golpes de estado que versiona dependiendo de cualquier nuevo ciudadano apresado.

Venezuela se cansó y las circunstancias son diametralmente distintas a los episodios de cambios de las décadas anteriores. Pasos seguros, sin la impaciencia de la duda en el próximo porvenir que aguarda a Venezuela.

Faltan horas para el 10 de Enero. Y los eventos están en...

Leer más