konzapata.com

Así fue como Maduro le vendió el alma al poder cubano

lunes 11 de febrero de 2019, 14:37h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- ¿Cómo fue la operación que montó a Maduro en el poder? ¿Quién decidió la sucesión? ¿Qué factores confluyeron para que Chávez se decidiera por él y no por Cabello y Ramírez? Esta historia se va despejando paso a paso. Y hoy cobra vigencia. ¿Por qué?
Fidel y Raúl Castro metidos de llenos en Venezuela. / Foto: Cubanet
Ampliar
Fidel y Raúl Castro metidos de llenos en Venezuela. / Foto: Cubanet

Por lo que dice Rafael Ramírez, Nicolás Maduro le debe la presidencia al poder cubano. El expresidente de PDVSA acaba de declararle a El País de Madrid que Hugo Chávez se decidió por Maduro debido a “la tremenda presión que ejercieron los cubanos”. Los cubanos son Fidel y Raúl Castro, en primer término. Ramírez quiere que le crean esta versión porque él estaba ahí. “Yo fui testigo”. La declaración del ex Zar de PDVSA confirma:

-El control que los Castro mantenían sobre Hugo Chávez.

-El control que siguen manteniendo sobre Nicolás Maduro.

-Que las decisiones políticas fundamentales del Palacio de Miraflores pasan por La Habana.

-Que la solución a la crisis venezolana también pasa por La Habana.

Habría que conjeturar que si los cubanos ejercieron presión a favor de Maduro, ¿por qué no pensar que estuvieron detrás de la trama desde el principio? Eran ellos los que manejaban la información del cuadro clínico de Chávez. Se recordará que a las primeras de cambio, Cabello estaba fuera de juego. La noticia lo cogió de sorpresa. Viajó a La Habana –lo que no había hecho- para obtener detalles. Después, tuvo que montarse en su propia operación para no quedar afuera. Fue cuando presionó con el fin de obtener la presidencia de la Asamblea Nacional, a lo que Chávez accedió, sacrificando a Fernando Soto Rojas. Yo prefería a Soto Rojas pero el PSUV decidió otra cosa, dijo Chávez en su último mensaje a la Nación.

Con esta declaración, Ramírez ha dejado al descubierto el poder de los Castro, al Hugo Chávez entregado a los designios de Fidel y Raúl Castro, y al Maduro obligado a ser consecuente con La Habana que lo protege, que le mantiene a raya el cuerpo militar que lo soporta, que hace lobby internacional, que espía a funcionarios y políticos chavistas y maduristas y espía a políticos de oposición y espía a empresarios y banqueros, y mantiene un contingente de miles de fichas del aparato cubano en Venezuela, camuflados en las misiones, médicos y especialistas.

En el diario ABC de Madrid de este domingo, el secretario General de la OEA, Luis Almagro respondió a la pregunta de “¿Cuántos miembros de las fuerzas de seguridad cubanas se estima en este momento que hay en Venezuela?:

-Hay dos cifras. La primera cifra es de 46.000 cubanos que están en la nómina venezolana y han sido financiados por el lavado de dinero venezolano. Y hay otra cifra que también es muy fuerte, que son los 22.0000 cubanos que votaron en Venezuela en el referéndum constitucional cubano, lo que confirma que hay al menos esa cantidad de cubanos en Venezuela. Son dos cifras muy altas. El ejército de ocupación colonial español creo que tenía 21.000 efectivos. Están ahí en roles de cooperación deportiva, de salud, cooperación o educación y tienen más entrenamiento militar que el propio ejército venezolano. Y las tareas que hemos identificado que están haciendo son tareas de inteligencia, de documentación civil y represivas, como el control de manifestaciones y la tortura”.

Desde 2014 aquí, en KonZapata, intentamos llegar a la versión más cercana de cómo se dio esta operación que tenía como candidatos principales a:

-Nicolás Maduro.

-Diosdado Cabello.

-Rafael Ramírez.

-Y Adán Chávez.

El primer descartado fue el hermano mayor. No cabía en la ecuación política que otro Chávez heredara el poder. ¿Pero por qué no Diosdado Cabello? Ya era presidente de la Asamblea Nacional y le correspondía desde el punto de vista constitucional. Pero se decidió desde el TSJ y la Asamblea Nacional que Maduro en calidad de Vicepresidente terminara el periodo del fallecido expresidente. Cabello no podía ser porque:

-Desde mucho tiempo atrás se había montado toda una operación para cerrarle el paso.

-Esa operación fue diseñada por el poder civil que hoy gobierna en el Palacio de Miraflores.

-En esa operación también participó Ramírez, creyendo que se beneficiaba, y terminó siendo purgado por Maduro.

Aquellos eran los tiempos que aún había problemas entre Cabello y Chávez. Había perdido la gobernación de Miranda en 2008. Se decía que en 2007 el referendo de la reforma constitucional se había perdido en Miranda. El expediente de corrupción y gestión en Miranda era voluminoso. Todo un escándalo. Chávez lo mantenía alejado y solo después de que Cabello se enfrentó a Julio Borges en la Asamblea Nacional, por allá en 2011, es que lo recibe de nuevo en el anillo más próximo, diciendo que era “tremendo diputado”. Con la confrontación, dura y sin tregua contra Primero Justicia, Cabello gana espacio y margen de maniobra. Vuelve a ser Cabello. Y eso explica que a la hora de que Chávez se vaya para siempre, él está allí, con Maduro y Chávez, en el último mensaje. Se supone que es el segundo en la línea de sucesión, aunque debía ser el primero.

Ahora Ramírez dice que Chávez se equivocó. “Sin lugar a dudas”, le señala a El País. Pero se equivocó Ramírez también que abogó por Maduro. Según la versión del ex ministro y gobernador Rafael Isea –amigo de Cabello y militar como este- todo ese grupo civil, Elías Jaua, Cilia Flores, Tareck El Aissami, Jorge Giordani y el propio Ramírez, resaltaban los méritos de Maduro para contraponerlo a la imagen negativa de la corrupción y los negocios de Cabello, el jefe de la derecha endógena, como se decía, ahora ya menos. Según Isea, era El Aissami uno de los más intrigantes desde su posición de ministro de Interior. Ahora se explica tanta consecuencia de Maduro con aquel.

¿Y por qué el grupo civil operaba de esa manera? La primera explicación la suministró un amigo de Maduro desde la adolescencia. Todavía son cercanos, y Maduro lo reconoce en público como la persona que lo introdujo en política. Dijo:

-Que el grupo civil antes que nadie se enteró de la enfermedad de Chávez.

-Que no solo sabía de la enfermedad sino de la gravedad.

-Que desde entonces se montaron en la operación.

Ahora comienzan a circular las versiones del pacto...

Leer más

Habría que conjeturar que si los cubanos ejercieron presión a favor de Maduro, ¿por qué no pensar que estuvieron detrás de la trama desde el principio? Eran ellos los que manejaban la información del cuadro clínico de Chávez. Se recordará que a las primeras de cambio, Cabello estaba fuera de juego. La noticia lo cogió de sorpresa. Viajó a La Habana –lo que no había hecho- para obtener detalles. Después, tuvo que montarse en su propia operación para no quedar afuera. Fue cuando presionó con el fin de obtener la presidencia de la Asamblea Nacional, a lo que Chávez accedió, sacrificando a Fernando Soto Rojas. Yo prefería a Soto Rojas pero el PSUV decidió otra cosa, dijo Chávez en su último mensaje a la Nación.

Esta operación del ahora grupo de Maduro de cercar a Chávez y de vender a Maduro como el factor de la sucesión, es corroborada por el mismo Ramírez y también por Giordani, que escribieron el año pasado lo siguiente:

-Que él, Ramírez, no estaba preparado para la muerte de Chávez. “Hoy, estoy seguro, de que otros sí lo estaban pensando e incluso, se estaban preparando para ello”…“En el campo del Chavismo, mientras la mayoría estábamos preocupados en trabajar muy duro y porque él salvara su vida, otros ya estaban pensando en su ausencia”…“Lo cooptaron, rodearon, se cerró un círculo difícil en torno a él, era difícil aproximarse”.

-Giordani corrobora que “Lamentablemente, con el agravamiento de sus condiciones de salud, y la necesidad de su tratamiento fuera de Venezuela, en diferentes oportunidades como se hizo público y notorio a principios del año 2011, comenzaron a operar algunos mecanismos de cooptación de las relaciones por parte de quienes tuvieron más acceso directo a su persona. La misma enfermedad que luego debilitó sus energías, produjo dificultades en los vínculos directos que pudimos tener algunos de sus colaboradores inmediatos a lo largo de tantos años de ejercicio común”.

Ambos se refieren a Maduro. A Jaua. A Cilia Flores. A El Aissami. A ese grupo se van incorporando los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez a quienes Chávez mantenía a distancia, pero incapacitado como estaba, nada podía ya hacer. Por supuesto, hay que inferir que nada de esto era posible sin la complicidad cubana a favor de Maduro. Curioso pues por allá en 2008, una fuente de la Cancillería de Cuba me decía que en el gobierno de Chávez solo tres personas funcionaban, eran eficientes y operativas. Rafael Ramírez, Diosdado Cabello y Jesse Chacón. ¿Qué pasó entonces? ¿Por qué los cubanos no se decantaron por Ramírez o Cabello? Es posible pensar que:

-Maduro era el más convencido del proyecto cubano.

-Maduro era el más manejable para los propósitos de La Habana.

-Cabello era operativo y resolvía pero jamás había ido a La Habana y su entorno se declaraba anticomunista.

-Ramírez, más cerca de la izquierda, tampoco era confiable, y las críticas vertidas ahora confirman la impresión que pudieron tener los Castro de él.

-Necesitaban un hombre de total confianza, y ese era y es Maduro.

Giordani escribió: “¿Sobre cuáles fueron las motivaciones que lo llevaron a tomar esa decisión, (la designación de Maduro) se pueden formular muchas hipótesis? Cada quién que las verifique dada la gravedad de las mismas y las consecuencias posteriores que ha tenido que soportar y sigue soportando, en cuanto a la incrustación en el aparato del Estado rentista venezolano, de una camarilla que pretende mantenerse en el poder, con una ansias ilimitadas, cueste lo que le cueste al país”. En ese mismo artículo publicado en Aporrea el 27 de julio de 2018, Giordani acusa a Chávez de haberse equivocado. “Hemos dejado claramente nuestra posición ante dicha situación, en los múltiples escritos realizados con posterioridad a ese hecho tan lamentable y erróneo en la decisión del Comandante Chávez, lo cual quisiéramos ilustrar con una cita extraída de una carta del Mariscal Antonio José de Sucre al General O´Leary, que reza así: ¨En mi humilde sentir, el Libertador ha errado su marcha desde que obtuvo el mando supremo; y lisonjeado a facciosos y aspiradores, ha relajado más la moral pública y especialmente la del ejército. Yo sé lo he dicho así y bien claramente’”. Giordani señala que Maduro y su gobierno son “una maldición” producto de una errada decisión”, de Chávez, y ahora confirmado, del poder cubano.

Elías Jaua, que también participó en la operación a favor de Maduro, en reciente entrevista con la BBC de Londres, responde al periodista:

“-Esa forma de elegir un líder, en la que el anterior designa a dedo a su sucesor, ¿le parece la más saludable?

-Chávez no tenía tiempo y en aquellas circunstancias era lo único que garantizaba la unidad del chavismo. Pero en el futuro un nuevo liderazgo tendría que surgir de las bases.

¿Eligió a Maduro porque se estaba quedando sin tiempo?

-Tomó la decisión de escoger a su sucesor porque, frente a una operación limite en el quirófano, tenía que dejar un mensaje claro a la fuerza política revolucionaria que había construido. Yo no sé las razones por las que escogió a Maduro. Puedo imaginármelas. Como había sido canciller era quien tenía mayor proyección internacional y uno de los fundadores del movimiento que tenía buenas relaciones con toda la dirección política. Pero es mi interpretación, nunca el comandante nos dijo por qué lo eligió”.

Jaua alega dos de los argumentos que se le vendieron a Hugo Chávez, de parte del grupo civil y de parte, seguro de los cubanos:

-Maduro tenía proyección internacional.

-Maduro garantizaba la unidad.

Y la verdad es que Maduro se había ubicado por años, por su posición de canciller, al margen de la inquina y la diatriba interna del PSUV y del chavismo, e inclusive de la confrontación directa contra las fuerzas opositoras. De hecho, en la oposición casi que aplaudieron cuando se conoció que era él y no Cabello el sucesor. También no se le involucraba a los grandes negocios, a la gran corruptela, al saqueo. En ello pensó el grupo de amigos de Maduro que ya anulado Cabello, tenían que anular también a Ramírez puesto que:

-Jaua era enemigo de Ramírez.

-Jaua desde la Vicepresidencia con Chávez intentaba restarle competencias a PDVSA.

-El escándalo Pudreval fue aprovechado por los amigos de Jaua para cargar contra Ramírez.

-El desastre de la refinería de Amuay dejó al descubierto los negocios de los seguros y reaseguros.

-Ramírez los trataba con prepotencia, sabiendo el poder que era controlar PDVSA.

De modo que Ramírez dice que los cubanos ejercieron presión, pero también el grupo de amigos de Maduro. Y lo hicieron contra Cabello y contra Ramírez. La purga ya con Maduro en la Presidencia, sería cuestión de tiempo. Porque, se supone, había un pacto con Chávez de que primero sería Maduro, después sería Ramírez y de tercero, Cabello. Eso sí, el pacto suponía que Maduro no iría a la reelección y dejaría paso a Ramírez. Pero apartado Ramírez y dominado Cabello, Maduro pasó a ser el jefe del proceso, y el único aspirante, tal como ocurrió. Siempre con ayuda del poder cubano. Ahora los cubanos no van a dejar solo a Maduro. Es hechura de ellos. Lo pusieron allí, aplicando la fórmula del faustismo: La venta del alma a cambio del poder.