konzapata.com

El madurismo delira con el fantasma de una guerra popular sin pueblo

lunes 11 de febrero de 2019, 19:00h
Por Orlando Zamora.- Cuanto más grande es el clamor por un nuevo gobierno, el sector más radicalizado y obcecado, que aún sujeta a un pésimo régimen perdido sin brújula, intenta en su desespero tocar tambores de una “guerra popular” sin el acompañamiento del pueblo.
Maduro hizo ejercicio militares, ¿para qué? / Twitter: @NicolásMaduro
Ampliar
Maduro hizo ejercicio militares, ¿para qué? / Twitter: @NicolásMaduro

La usurpación del poder es rechazada por multitudes a lo largo y ancho del país, bajo las más creativas formas de expresión y siempre con aliento de paz.

Se observa en las calles, mercados, redes sociales, las sentidas y originales manifestaciones del hartazgo mayoritario.

Las fuerzas que impulsan el rescate democrático del país no enarbolan la violencia ni mecanismos distintos a los previstos en la Constitución, no obstante, los que van perdiendo irremediablemente la dirección de la sociedad ejecutan variados ejercicios con unas entristecidas milicias y acciones políticas del precario reducto militar que controla aun los mandos de la Fuerza Armada.

Nadie, a excepción del régimen trabaja para una guerra abierta, indeseada.

Las fuerzas que impulsan el rescate democrático del país no enarbolan la violencia ni mecanismos distintos a los previstos en la Constitución, no obstante, los que van perdiendo irremediablemente la dirección de la sociedad ejecutan variados ejercicios con unas entristecidas milicias y acciones políticas del precario reducto militar que controla aun los mandos de la Fuerza Armada.

Esos sectores insisten en el rearme de medios represivos, antimotines, por ello piden el levantamiento de la sanción que prohíbe a los Estados de la Comunidad Europea la venta de pertrechos tanto de guerra como de instrumentos de combate de luchas colectivas.

Alientan al odio a los múltiples cuerpos y sub cuerpos represivos creados y fortalecidos de medios y recursos como jamás se produjo antes ni en las etapas más negras de la historia republicana.

Lucen extraviados políticamente, y esas no serán las peleas que se darán en los próximos tiempos dado que, las hoy unidas y crecientes fuerzas que exigen el retorno de la democracia, el respeto a los derechos humanos y a la división de poderes, pelean con un ingenio propio de vencedores curtidos al fin, por peleas adversas que enseñaron a hacerlo mejor.

Ocho altos oficiales mantienen una posición reñida con la Constitución que preserva la libre alternancia del poder mediante elecciones transparentes, justo la base democrática del funcionamiento de una nación. Nadie les exige acciones de manos o golpes de Estado, sino preservar el celo nacional para que predomine la legalidad constitucional.

La exitosísima lucha iniciada y catapultada el 23 de enero, fecha gloriosa, también ahora en 2019, debe enfocarse en la lucha complementaria por aislar al militarismo usurpador de sus funciones, que está al lado del Psuv o sus escasos 7 líderes que insisten en destruir la democracia y colocar a su servicio personal las instituciones de todos los venezolanos.

La pelea es dura, tal como se pronosticó. Pero los avances...

Leer más

El desalojo del poder del grupo que lo usurpa será con la fuerza de las leyes nuestras, con la más alta presión democrática ejercida por una demostrada mayoría sobre un grupo de seudo líderes y de pocos militares, para que se evite una confrontación mayor o una eventual intervención extranjera si se siguen irrespetando los derechos humanos en toda su vasta dimensión e interpretación previstas claramente en la Constitución.

El proceso iniciado este 23 de enero es irreversible en su profundo contenido político-social, maduró desde el año 2002 y se perfeccionó en 2018, buscando causes de comprensión colectiva y de la oportunidad de un momento histórico determinado, con razones de justicia irrebatibles. Al fin llegó, luego de tanto ensayo y error. Así funciona la ciencia política.

Alargar o acortar el ascenso al poder de un gobierno de transición que conduzca a elecciones justas para todas las fuerzas sociales, no está en las manos de los grupos minoritarios antes referidos, lo que sí está en esas manos es el ahorro necesario de mayores sufrimientos al pueblo venezolano.

Alegría, fe, seguridad en el cambio político de Venezuela...

Leer más