konzapata.com

El régimen se desmorona y ya no hay remedio para la cura

martes 19 de febrero de 2019, 18:00h
Por Orlando Zamora.- Cada tentáculo que armó el chavismo para gobernar por siempre, va desmembrándose. En la medida que ofrezca más resistencia, los daños serán aún mayores y sorpresivos para el régimen, de eso no cabe duda.
Ni Maduro ni el Psuv cuentan con capacidad de respuesta. / Twitter: @teleSURtv
Ampliar
Ni Maduro ni el Psuv cuentan con capacidad de respuesta. / Twitter: @teleSURtv

En lo financiero, hasta el Banco Gasprombank ruso, perteneciente al mayor aliado con peso político de Nicolás Maduro, congela las cuentas de PDVSA, para evadir sanciones y su posible aislamiento del sistema bancario internacional.

El aislamiento cercará aún más las reducidas fuentes de ingresos de la maltrecha PDVSA. Que ya no es la principal oferente de divisas. El régimen ha sobrevivido los últimos meses con audaces ventas de oro, una parte sin certificar, tanto a los Emiratos Árabes como a Turquía, usando al Bandes (única cuenta oficial internacional aún activa) y al BCV como receptores de moneda extranjera.

El gobierno revolucionario ya no es ni desde lejos el poderosísimo totalitarismo que tenía amarrado todos los hilos del poder. El Psuv también se desmorona, incapaz de articular respuestas de masas. Sentidas en barrios y fábricas. Van dejando solo al madurismo, que se debate en entregarse o generar un baño de sangre innecesario.

Y por supuesto, con créditos chinos y rusos por cesión de cuotas de negocios tanto en la Faja del Orinoco, como en el Arco Minero, con un techo de posibilidades muy limitado ahora.

Otra vía usada, es la comercialización del oro sin certificar, con tránsito a través de Aruba y Curazao, que pronto podría ser impedida por el Reino de Holanda, solidarizado con el presidente encargado, Juan Guaidó. Las acciones mundiales van a venir como las liebres de cualquier lugar inesperado.

El cerco diplomático en cuanto a la vigilancia y control de funcionarios de embajadas en EE.UU., y Europa se concreta, por ejemplo, en la consecución de drogas en Alemania, fondos ilegales en Andorra, justo de descendientes directos de antiguos jefes de las guerrillas de los años 60, como testimoniando la degradación moral del gobierno que se deshace.

En lo positivo, las mayores deserciones de funcionarios públicos se han producido en los consulados y embajadas del país. Numerosas sedes diplomáticas están ahora bajo las órdenes del presidente Juan Guaidó. Samuel Moncada no podrá estar más tanto en la OEA como en la ONU.

La denominada Intervención Humanitaria es una acción mundial sin precedentes políticos-materiales, no es la simple entrega de medicinas y alimentos que urgen al país, sino la enorme condena planetaria desde Taiwán, Europa, América, pero adicionalmente la reacción cultural, artística y humana, frente al oprobioso gobierno nacional.

El gobierno revolucionario ya no es ni desde lejos el poderosísimo totalitarismo que tenía amarrado todos los hilos del poder. El Psuv también se desmorona, incapaz de articular respuestas de masas. Sentidas en barrios y fábricas. Van dejando solo al madurismo, que se debate en entregarse o generar un baño de sangre innecesario.

Aunque sus adversarios no dispongan de medios armados y el régimen encabezado por una treintena de civiles y militares disponga toda la fuerza bélica de la Nación, esto no será impedimento, dada la altísima presión internacional, inédita. Y lo seguiremos recordando: Venezuela será la primera experiencia mundial donde se conjugue una tremenda presencia del mundo y países vecinos, para que, conjuntamente con la unidad de los venezolanos, desaloje del poder a un gobierno sin la presencia de fuerzas militares extranjeras.

Donald Trump en un colorido acto con imágenes de Juan...

Leer más

La pelea podría ser más dura de lo esperado, pero ya voceros norteamericanos admiten los acercamientos de generales activos nuestros, con el nuevo gobierno provisional venezolano.

Si se revisan los testimonios del capitán Otto Gebauer en su libro “Yo lo vi llorar”, que narra las vicisitudes del mundo militar en pleno desarrollo de los cruciales eventos del 11 de abril del 2002, se encuentran cosas muy interesantes del universo militar criollo.

Este responde ante la afirmación de la existencia de intereses oportunistas de muchos oficiales de las FAN aprovechándose de Chávez: “Y de hecho sí es cierto que lo han utilizado (A Hugo Chávez) para sus intereses particulares, pero no se puede decir que las FAN están dispuestas a morir por este proceso”.

Gebauer recuerda también: “estos oficiales (el día 11 de abril del 2002) parecían unas panquecas que se volteaban constantemente de uno y otro lado. Y su decisión final no es salvar la república de manos de un presidente acusado de masacrador, sino salvarse a ellos mismos, de posibles represalias, persecuciones o exclusiones”.