konzapata.com

Cuánto daño le hace a Maduro la operación del Pollo Carvajal

viernes 22 de febrero de 2019, 14:30h
Por Juan Carlos Zapata.- Este señor era un héroe para Nicolás Maduro. Este general era un héroe para el chavismo. Por este militar se la jugó Maduro aquella vez que la DEA lo detuvo en el aeropuerto de Aruba. Era mediados de 2014. Por este general, al que llaman el Pollo Carvajal, se movilizó todo el poder del Palacio de Miraflores. Y se movilizó Diosdado Cabello, entonces presidente de la Asamblea Nacional, amigo del general, paisano de Monagas del general. Y se movilizó Rafael Ramírez, porque el general viajaba en un avión de un operador de la PDVSA de Ramírez, Roberto Rincón, que ya se sabe, terminó involucrado en escándalo de 1.000 millones de dólares, procesado en los Estados Unidos, donde sigue viviendo, en Houston. Y se movilizó Cilia Flores, que estaba allí, en el grupo de recepción cuando el general llegó a Caracas. Por la operación de “rescate” de Aruba, Maduro ganó puntos ante los militares, ante la casta chavista, ante la boliburguesía y ante el PSUV, que celebraba su III Congreso. Y por esa operación, Maduro obtuvo dividendos políticos en ese Congreso en el que, no hay que olvidarlo, fue aclamado el Pollo Carvajal.
Foto: Montaje KonZapata
Ampliar
Foto: Montaje KonZapata

Este general, Hugo Carvajal, que fue jefe de inteligencia con Hugo Chávez, era una pieza clave en el entramado del poder. Información. Inteligencia. Datos. Expedientes. De todo. Con todo. Con todos. Y de materia diversas en lo político, en los negocios, en narcotráfico. El Pollo Carvajal conectado él mismo con Roberto Rincón y en otro tiempo con Ricardo Fernández Barrueco. El Pollo Carvajal era una conexión de factores. Por ello Maduro se la jugó. Por ello levantaron la bandera del antimperialismo. Y lo defendieron hasta lograr traerlo de vuelta a Caracas, y él llegó al teatro Teresa Carreño en plan de héroe vestido con una franela roja. Con esa operación, Maduro consolidó su posición. Ganó en poder. Avanzó en poder. Y las vueltas que da la vida. Ahora el Pollo Carvajal le dice a Maduro ya basta. Ahora el Pollo Carvajal reconoce a Juan Guaidó como presidente y se le pone a la orden, tal cual soldado.

El general Hugo Carvajal no estaba anoche en el Palacio de...

Leer más

Ya el Pollo Carvajal era un disidente. Había roto con ese poder. Pero entonces el impacto de esa ruptura no se hizo sentir como se hará sentir en esta coyuntura de quiebre militar, en esta coyuntura en que el poder de Maduro ya no es lo que era. Y esta es la ironía. La operación de 2014 a favor del Pollo Carvajal ayuda a Maduro. Maduro cuando ejecutó el sacudón ministerial de ese año, le pasó la factura a Cabello, le pasó la factura a Ramírez. Maduro les dijo: Yo me la jugué por el Pollo, que es tu amigo, Diosdado, y me la jugué por el Pollo, que viajaba en un avión de un amigo tuyo, Rafael. En consecuencia, Maduro movió piezas a favor en el Ejecutivo y disminuyó la posición de Ramírez que después se marchó, después se hizo disidente. Ahora el Pollo Carvajal se montó en su propia operación. Y esta operación Pollo Carvajal afecta a Maduro, lo afecta en el terreno donde Maduro había ganado espacio: en el militar. Y ese es el llamado que hace el Pollo. A los generales. A los oficiales. Les hace un llamado a quienes fueron o siguen siendo amigos. A quienes conoce, y muy a fondo. A quienes se supone no vendió, y por quienes guardó silencio ante la DEA en Aruba, tal como lo decía Aristóbulo Istúriz. Y por ello estaba allí en el altar de los héroes de la revolución.

Pero un héroe extraño al que comenzaron a sacarle el cuerpo y no lo mostraban en público hasta que él mismo, maniobra de Cabello, logra una curul de diputado por Monagas en las parlamentarias de 2015. Gana en el circuito derrochando recursos. Muchos recursos, y respaldado además por su hermana que era alcaldesa. Y llega a la Asamblea Nacional y de un tirón se aprende el reglamento. Y asiste sin guardaespaldas a la sede del Parlamento, lo que en cambio sí hacía Cilia Flores. Y se sentaba allá lejos, en la última fila. Y llegaba de último y se iba de primero. Y una vez que habló con los corresponsales extranjeros admitió que era amigo de Roberto Rincón, que seguía siendo amigo de Rincón, quien ya estaba metido en problemas en los Estados Unidos. El Pollo Carvajal admitía la amistad con Rincón mientras que otros, en cambio, ya se desmarcaban de este, se alejaban de este. Y el Pollo Carvajal en esa misma ocasión que habló con los corresponsales extranjeros también admitió que seguía manejando mucha información. Guardo información, dijo. Y por ello, señaló, la Operación en Aruba era para captarlo. Los Estados Unidos querían retenerlo sabiendo la información que tenía entre manos. Todavía la tiene. Y en la declaración de ayer desliza ese sentido cuando señala que conoce la situación operativa de la Fuerza Armada, que no está en capacidad de enfrentar a nadie, y él lo sabe porque la vigiló por espacio de 10 años. Diez largos años.

El ministro de la política social es clavo pasado. El general que...

Leer más

El Pollo Carvajal lo sabe. Y dicen que habla por él, y por otros. Y allí es cuando el general, el que fue un héroe de la patria chavista, hace daño. El Pollo Carvajal sabe a quién se dirige. Y ellos lo escuchan. Lo oyen decir: “Ya ha sido más que suficiente Nicolás, asume tu responsabilidad, Chávez la asumió en su momento (…). Has asesinado a cientos de jóvenes en la calles por reclamar los derechos que les robaste, eso sin contar con todo los fallecidos por la falta de medicinas y seguridad. Asume la miseria que has traído sobre nuestra tierra, asume la crisis humanitaria, la económica, la política y la social con la que has plagado a toda Venezuela”. En este párrafo está el todo de la represión y la crisis, y el responsable, Maduro. Y Maduro no le puede cobrar la “afrenta” al Pollo Carvajal, porque el Carvajal sigue manejando los expedientes. Y sabe de extorsiones, de secuestros, de jugadas del narcotráfico, de la corrupción civil y militar. Sabe de los robos de los equipos militares. Y sabe, lo dice él, lo “demacrada” en que se encuentra la Fuerza Armada. Por ello se dirige al Alto Mando Militar. Corrijan el rumbo, les dice. Ya es tiempo. El Pollo sabe. Sabe tanto que en la entrevista con The New York Times señala: "que el narcotráfico y la corrupción son comunes y manejados por figuras de alto nivel como Néstor Reverol, ministro del Interior; Tareck El Aissami, ministro para Industrias y Producción que antes fue vicepresidente, y el mismo Maduro". El propio Maduro.

En conversación informal con algunos corresponsales...

Leer más