konzapata.com

El terror sin pueblo no salvará a Maduro de la derrota

lunes 25 de febrero de 2019, 14:58h
Por Orlando Zamora.- Al contrario de lo pensado por algunos, el terror sin pueblo no resguarda a los tiranos, es la inevitable marca o sello de salida. Se le emplea para contener y confundir a las fuerzas mayoritarias crecientes y esperanzadas en un fin que notan cada vez más cercano.
La represión no es suficiente para sostener a Maduro / Foto: OVCS
Ampliar
La represión no es suficiente para sostener a Maduro / Foto: OVCS

Este 23 de febrero, las gigantescas movilizaciones de Caracas, Maracaibo y otras importantes ciudades se vieron ignoradas por los medios porque el régimen enfatizó en otros sitios la furia del terror que es capaz de infundir y aplicar, centrando su furia y poder policial en las fronteras con Colombia y Brasil y bloqueando el paso a Curazao, Aruba y Bonaire.

Aunque ahora su despiadado terror, no es el mismo de antes porque carece de la movilización importante de masas populares. Se basa en una vanguardia represiva y fanática y el fortalecimiento de las numerosas policías represivas.

Ahora más que nunca los paramilitarizados colectivos son más sanguinarios que nunca.

El balance de la jornada, aunque no se haya logrado aún la entrada de la ayuda humanitaria, es altamente positivo para la oposición democrática, crecen sus fuerzas, la inclusión a la lucha de los Pemones apunta hacia el rescate de sectores antes manipulados, el quiebre del concepto de que los cuarteles son territorios del chavismo, y el mundo internacional cercano es parte sustancial de la heroica y larga lucha del pueblo venezolano.

Las llamas del terror y muerte en las fronteras con Colombia y Brasil le quitaron también algo de protagonismo a los más de 100 oficiales y efectivos militares (cifras de migración colombiana) que suben a más de 130 elementos de tropas y oficiales, que han reconocido valientemente a Juan Guaidó como su Comandante en Jefe.

Esto tiene un extraordinario valor, en medio de la represión y control que al interior de la Fuerza Armada se tiene contra sus integrantes que luchan contra la propaganda, la presión y el control que pretenden justificar que los militares venezolanos estén a disposición del PSUV y no del Estado venezolano.

La Fuerza Armada están más desarticuladas que hace 30 días, y salvo sus mandos partidizados, el colectivo se debate entre rescatar la Patria o colocarse al servicio de un partido o de un mandatario sin legitimidad.

Los argumentos esbozados por ese casi centenar y medio de hombres valientes son elocuentes, se refieren a salvar los valores más sagrados de la República ya en peligro de perderse.

Comprenden aquellos que ahora apoyan Guaidó, más como militares, la complejidad de la emergencia humanitaria. En volantes repartidos a la multitud congregada frente a la base de La Carlota, se definía la crisis humanitaria como “un escenario de vulnerabilidad grave a causa de factores políticos: están en riesgo la vida, salud y mantenimiento de toda una población por factores como la pobreza, desigualdad, crisis alimentaria, éxodo y violación de derechos humanos”.

Además de la brutal represión, militares y venezolanos civiles, todos fueron testigos del cierre de tres señales de televisión por cable, la saña contra periodistas y medios, la quema brutal de dos camiones cargados no de armas, sino de alimentos y medicinas, hechos que desnudan ante el mundo el verdadero talante de Maduro y su gente.

No fue una jornada victoriosa para el agonizante madurismo, ya que abonan un alto costo político de imagen que lo deprecia muchísimo más. Posibilita así y justifica el empleo de “otras alternativas de lucha no descartables”, tal como dijo Guaidó.

Cada tentáculo que armó el chavismo para gobernar por...

Leer más

Sin duda pagarán los desmanes. Esta dura fase final del régimen comienza para Maduro, con la firmeza de sus contendores unificados y con el decidido apoyo del mundo Occidental.

El balance de la jornada, aunque no se haya logrado aún la entrada de la ayuda humanitaria, es altamente positivo para la oposición democrática, crecen sus fuerzas, la inclusión a la lucha de los Pemones apunta hacia el rescate de sectores antes manipulados, el quiebre del concepto de que los cuarteles son territorios del chavismo, y el mundo internacional cercano es parte sustancial de la heroica y larga lucha del pueblo venezolano.

Al igual que como dijo Donald Trump, las fuerzas democráticas venezolanas disponen también de planes A, B, C, D, E, F, G y paremos de contar, la imaginación de todo un pueblo inspirado le arrebatará cada vez más cuotas de soldados, pueblo y policías al moribundo modelo hambreador y represivo que se mantiene con saña en el poder factico no legítimo.

Se agotarán por la obstrucción del Gobierno, los intensos intentos de Paz verdadera del presidente encargado Juan Guaidó, no la paz de Pedro Carreño blandiendo un fusil AK ruso, en un supuesto y diminuto concierto por la paz inspirada en la guerra.

El final será duro, pero, cierto, no se descantan variadas formas de lucha por parte de los sectores que no disponen sino del arma de la justicia, la imaginación y el coraje.

Donald Trump en un colorido acto con imágenes de Juan...

Leer más