konzapata.com

Por qué Donald Trump habla y habla del fracaso socialista en Venezuela

lunes 04 de marzo de 2019, 18:00h
Por Juan Antonio Avellaneda.- Trump ha logrado con el tema Venezuela colocar al partido Demócrata en dilemas filosóficos. El partido progresista de los Estados Unidos no ha establecido una posición con respecto a Venezuela. Aunque su ala más de centro encabezada por el ex presidente Bill Clinton, la congresista ypresidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el Senador Bob Menéndez, han reconocido a Juan Guaidó como Presidente Encargado, las principales figuras en popularidad de la organización, han mantenido posiciones ambiguas.
Trump sabe que le tema Venezuela ya se discute en todos los EEUU / Foto: Wikipedia
Ampliar
Trump sabe que le tema Venezuela ya se discute en todos los EEUU / Foto: Wikipedia

En mayo del año pasado escribí que Donald Trump asusta a los electores con el fantasma del socialismo en Venezuela.

Hoy podemos decir que el tema es noticia a diario en los Estados Unidos y un tema de impacto en la política interna.

El Senador de Vermont, Bernie Sanders, que encabeza las encuestas primarias para la candidatura, no ha expresado una posición sobre Venezuela. La joven diputada Alexandra Ocasio-Cortez, la sensación demócrata que logró que Amazon no instalara su segunda sede en Nueva York por considerar que explotaba a los trabajadores, dijo en video por Twitter que el problema de Venezuela es el autoritarismo y no el socialismo. Joe Biden, otro potencial candidato democrata y ex Vicepresidente de Barack Obama,tampoco se ha pronunciado.

Los acontecimientos en 2019, la lucha de Juan Guaidó, la ayuda humanitaria que no ha podido entrar, y la represión por parte de Nicolás Maduro, más el compromiso total del gobierno de Trump con el regreso de la democracia en Venezuela, ha traído como consecuencia que en todas las cadenas de noticias tantonacionales como locales de los Estados Unidos el tema de Venezuela y el socialismo es noticia.

Es importante resaltar que las dos palabras siempre van juntas, Venezuela y socialismo, cuando se presenta la información. Lo que está a la vista es que va a ser un punto clave en las próximas elecciones presidenciales de 2020.

Donald Trump ya ha dado por descontado que el candidato demócrata será del ala más izquierdista del partido, y astutamente ha puesto sobre la mesa el debate sobre si los Estados Unidos debe seguir el camino socialista o el que él propone de economía de mercado. Así, el caso Venezuela y su colapso económico, social e humanitario es usado como ejemplo habitualmente por Trump.

De hecho en su discurso anual al Congreso del pasado 5 de febrero conocido como State of the Union en el que repasa la gestión del año concluido, Trump se refirió a Venezuela explicando cómo el socialismo arruinó al país, y al concluir dijo: “Yo no permitiré que Estados Unidos sea socialista” . Dicho esto, las cámaras de televisión enfocaron al senador demócrata, Bernie Sanders, posible contrincante de Trump en en 2020 y socialista declarado.

Trump ha logrado con el tema Venezuela colocar al partido Demócrata en dilemas filosóficos. El partido progresista de los Estados Unidos no ha establecido una posición con respecto a Venezuela. Aunque su ala más de centro encabezada por el ex presidente Bill Clinton, la congresista y presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el Senador Bob Menéndez, han reconocido a Juan Guaidó como Presidente Encargado, las principales figuras en popularidad de la organización, han mantenido posiciones ambiguas.

El Senador de Vermont, Bernie Sanders, que encabeza las encuestas primarias para la candidatura, no ha expresado una posición sobre Venezuela. La joven diputada Alexandra Ocasio-Cortez, la sensación demócrata que logró que Amazon no instalara su segunda sede en Nueva York por considerar que explotaba a los trabajadores, dijo en video por Twitter que el problema de Venezuela es el autoritarismo y no el socialismo. Joe Biden, otro potencial candidato democrata y ex Vicepresidente de Barack Obama,tampoco se ha pronunciado.

Las imágenes de la brutal represión policial por parte de Nicolás Maduro, de la población comiendo basura entre otras, están constantemente expuestas en los informativos de los Estados Unidos, unido esto a un creciente apoyo de la llamada generación milenio al discurso de contenido social de Sanders, Elizabeth Warren y Ocasio-Cortez, ha provocado que el debate se extienda a los programas de contenido político y a la población.

Luego del fracaso de las conversaciones entre Corea del Norte y Estados Unidos y el escándalo del abogado y mano derecha, Michael Cohen, por 15 años de Donald Trump, coloca a Venezuela como prioridad de la Casa Blanca, y prioridad es la salida del gobierno de Maduro y el regreso de la democracia a Venezuela. Es que además de ser una victoria necesaria para la administración Trump, coloca en bandeja de plata su postura sobre la discusión del socialismo que parece ser el tema de la elección 2020.

Según el portal político www.realclearpolitics.com de llevarse una elección presidencial hoy entre Donald Trump y Bernie Sanders , el republicano ganaría por un escaso margen del 1% al 2%.