konzapata.com

El apagón de Maduro terminó de apagar al bolívar

martes 12 de marzo de 2019, 18:00h
Por José Manuel Rotondaro.- El mega apagón está causando terribles consecuencias para los residentes en el país, colocándolos en un entorno similar al que vivían los venezolanos a mediados del siglo XIX, sin electricidad, agua, gas o telecomunicaciones. En esa época tampoco había una moneda nacional y las transacciones comerciales se cerraban con la entrega de monedas metálicas acuñadas en otros países.
El dólar se queda en Venezuela como moneda de pago / Foto: Pixabay
Ampliar
El dólar se queda en Venezuela como moneda de pago / Foto: Pixabay

Destaca el uso de billetes de dólares de los Estados Unidos como el único medio de pago que están aceptando los escasos comercios que venden productos. Al no tener acceso al sistema de pagos moderno (cajeros automáticos, puntos de venta, aplicaciones en dispositivos móviles) tanto compradores como vendedores, es natural que el efectivo ocupe su lugar.

Aún con una restauración del acceso al sistema de pagos nacional, este episodio acentuará el incentivo de la población para obtener billetes en dólares, acelerando la dolarización desde abajo. Pero este proceso chocará eventualmente con un obstáculo que no existió en ninguno de los casos de dolarización en otros países: el bloqueo financiero que ha impuesto los Estados Unidos. Importar billetes está descartado.

Pero en el caso venezolano, incluso antes del colapso eléctrico, ya era difícil hacer uso de los billetes nacionales. Por una parte hay una escasez notoria de piezas, agravada por la indolencia del Banco Central de Venezuela en adecuar las denominaciones al alza de precios incesante. Por la otra, los comerciantes han venido exigiendo el pago en dólares por ciertos bienes y servicios, tanto en efectivo como a través del uso de transferencias entre cuentas en los Estados Unidos mediante aplicaciones como Venmo o Zelle.

Aún con una restauración del acceso al sistema de pagos nacional, este episodio acentuará el incentivo de la población para obtener billetes en dólares, acelerando la dolarización desde abajo. Pero este proceso chocará eventualmente con un obstáculo que no existió en ninguno de los casos de dolarización en otros países: el bloqueo financiero que ha impuesto los Estados Unidos. Importar billetes está descartado, así como exportar las piezas deterioradas. Esto requiere la participación de instituciones financieras nacionales y de las empresas de transporte de valores, y ninguna va a arriesgar la confiscación de la carga en aduanas del extranjero.

Este obstáculo además posiblemente se extienda al euro, en la medida que las sanciones estadounidenses han adquirido un carácter extraterritorial, sin que sea posible descartar medidas similares en la Unión Europea.

Los fanáticos de la dolarización como salida fácil y mágica para...

Leer más

Estos problemas están creando un riesgo adicional para la golpeada sociedad venezolana: la proliferación de billetes falsificados. En la medida que pese a un mayor uso de los billetes extranjeros, este se realice sin contacto con la banca, la oportunidad de inundar el país con billetes falsos ha aumentado considerablemente. De esto hay claros antecedentes en la región andina.

Sin duda, habrá que considerar al bolívar como una víctima más del mega apagón.