konzapata.com

Entre Guaidó y Maduro a quién favorece el factor tiempo

jueves 14 de marzo de 2019, 15:01h
Por Zenaida Amador.- A dos meses del cese del período constitucional de Nicolás Maduro son casi inexistentes las señales que apunten a una transición pacífica en Venezuela. Maduro y sus grupos más cercanos se aferran al poder sin importar el deterioro acelerado del país, el colapso económico y el costo humano de la crisis. Desde sus filas se impone la consigna de que el chavismo gobernará hasta “el dos mil siempre” aun con la escalada de la oposición para recuperar la ruta democrática.
Guaidó dice que va paso a paso y Maduro dice que resiste / Foto: Montaje de KonZapata
Ampliar
Guaidó dice que va paso a paso y Maduro dice que resiste / Foto: Montaje de KonZapata

Dada esta coyuntura vale la pena evaluar factores que pueden influir en el desarrollo de los hechos en Venezuela. Por ejemplo:

El factor tiempo

A nivel interno el tiempo es clave para Maduro, ya que cada día que sigue en el poder es un logro. De hecho, estos dos meses le han dado margen para recomponerse a pesar del cerco internacional y del rechazo popular. Sin embargo, con el paso de los días se agudiza el deterioro social y económico, por lo que a Maduro sólo le restan la radicalización, la represión y la violencia para seguir adelante.

A Guaidó le resta seguir presionando para lograr el cese de la usurpación del poder por parte de Maduro en todas las instancias a su alcance, en especial en la comunidad internacional, y tratar de canalizar la energía y el descontento de la población hacia ese objetivo mientras dure el proceso. “Sentimos que vamos tarde, claro que lo sentimos, pero no va a ser la frustración la que guíe nuestros pasos (…) Cuando tengamos amarrado al burro es que lo vamos a arrear”, señaló Guaidó en un acto de calle esta semana precisamente para contener esta sensación que crece en la gente.

En cuanto a Juan Guaidó y la oposición el tiempo le ha permitido consolidar alianzas, reunificar a las distintas fuerzas políticas y construir un liderazgo que era inexistente al cierre de 2018. Pero a Guaidó le toca lidiar con las expectativas de una población que está desesperada por la crisis y, en consecuencia, urgida de soluciones, ante lo cual no tiene capacidad de respuesta porque no tiene ni el control territorial ni el institucional. Le resta seguir presionando para lograr el cese de la usurpación del poder por parte de Maduro en todas las instancias a su alcance, en especial en la comunidad internacional, y tratar de canalizar la energía y el descontento de la población hacia ese objetivo mientras dure el proceso.

“Sentimos que vamos tarde, claro que lo sentimos, pero no va a ser la frustración la que guíe nuestros pasos (…) Cuando tengamos amarrado al burro es que lo vamos a arrear”, señaló Guaidó en un acto de calle esta semana precisamente para contener esta sensación que crece en la gente.

Sin embargo, las consecuencias de la asfixia de la crisis en la población son impredecibles. El “efecto Guaidó”, que llevó a muchos a pensar en la opción de quedarse en Venezuela a la espera de un cambio que lleve a la recuperación comienza a pasar, especialmente tras el mega apagón de la última semana. El deterioro de la infraestructura y la imposibilidad de garantizar servicios mínimos vitales, como el agua potable, han reactivado el ánimo de muchos por emigrar.

Organismos internacionales calculan que desde 2015 salieron del país 3,4 millones de venezolanos y que la cifra puede llegar a 8,2 millones a finales de 2020. El agravante de este fenómeno es que el deterioro del país hace que, entre otras cosas, no se cuidan los principios sanitarios básicos. Por eso ya no se trata sólo de emigrantes desesperados, depauperados económicamente, sino además de personas sin cuidados de salud, como vacunas, entre otros.

¿Se llevará a Maduro la mega crisis del mega apagón?

La crisis eléctrica lleva años. Y el país escuchaba mentiras...

Leer más

Si bien la frase de que los países no quiebran resuena una y otra vez para poner en duda la tesis de que el deterioro económico es factor crítico para la sostenibilidad del régimen de Nicolás Maduro, está el hecho de que la prolongación de la crisis venezolana puede tener consecuencias mayúsculas que trasciendan las fronteras venezolanas, obligando a otras naciones a realmente reaccionar para impedir el contagio hemisférico de esta crisis.