konzapata.com

Maduro no negocia y desafía al mundo democrático

viernes 22 de marzo de 2019, 14:44h
Pedro Benítez (ALN).- La comunidad democrática internacional comienza a conocer la lógica con la que opera el régimen de Nicolás Maduro. Mentir y engañar invariablemente. Mostrar debilidad cuando más fuerte se siente y fuerza cuando sabe que está más débil. El arte de la guerra. Actuar de la manera más despiadada. Llevar a situaciones límite. Amenazar y secuestrar para desde esa posición aparentar que negocia. Es lo que Maduro se dispone a hacer dando un golpe de fuerza y desafiando abiertamente a las democracias del mundo.
La detención de Roberto Marrero fue una decisión de Maduro / Foto: @Nicolas Maduro
La detención de Roberto Marrero fue una decisión de Maduro / Foto: @Nicolas Maduro

La detención arbitraria de Roberto Marrero, director del despacho y mano derecha del presidente Juan Guaidó, no ha sido la decisión aislada de un sector radical dentro del régimen de Nicolás Maduro. No es parte de las disputas internas de poder. Es una decisión del propio Maduro ejecutada por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), con la colaboración de una juez y un fiscal, y comunicada oficialmente por su ministro del Interior, general Néstor Reverol. Es decir, no es una improvisación.

Pero además, es un desafío abierto (otro más) a la comunidad democrática internacional a pocas horas del informe de la expresidenta chilena y alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos Michelle Bachelet, que terminó por demoler ante la opinión pública mundial lo que quedaba de la imagen de la revolución chavista.

Siga leyendo esta información en ALnavio.com

Pedro Benítez