konzapata.com

Se calienta la confrontación de Estados Unidos, China y Rusia por Venezuela

lunes 25 de marzo de 2019, 14:41h
Por Juan Antonio Avellaneda.- Esta semana 3 hechos mundiales relacionados con Venezuela dejan claro que el país es hoy protagonista de un resurgimiento de la llamada Guerra Fría entre las potencias, solo que esta vez no son dos bloques. Son tres bloques. Estados Unidos, Rusia y China.
Donald Trump insiste en su política hacia Venezuela / Foto: @realDonaldTrump
Donald Trump insiste en su política hacia Venezuela / Foto: @realDonaldTrump

Aunque para muchos analistas el termino Guerra Fría no tiene sentido, no se puede negar la tensión permanente que existen entre estas tres potencias desde que Donald Trump llegó al poder, pasando de una diplomacia pasiva a una más agresiva.

El primer hecho en orden cronológico fue la reunión de la OPEP en Bakú, Arzebajian. Allí Manuel Quevedo, presidente de PDVSA y Ministro de Petróleo declaraba que Venezuela dejaba de vender crudo a India concentrándose únicamente en la venta de petróleo a China y Rusia.

El asesor de Seguridad de Donald Trump le confirmo a Riabkov “que todas las opciones están sobre la mesa” , añadió que al menos es positivo que “ambas partes salen con una mejor comprensión de las posiciones recíprocas” y de acuerdo en que se necesita una solución pacífica. En la embajada de Rusia, Riabkov dijo, por su parte, que “la conversación fue difícil, pero franca”. Citado por la agencia TASS agregó que “por nuestra parte tenemos una mejor comprensión de la postura de EEUU al respecto”. Rusia ya ha manifestado que no aceptaría una intervención militar en Venezuela.

India había figurado como un salvavidas ante las sanciones internacionales que pesan sobre el régimen de Nicolás Maduro. Quevedo se adelantó así al anuncio de las refinerías de este país de no comprar máspetróleo venezolano poniéndole punto final a los acuerdos.

Cuando agrega que solo venderán petróleo y derivados a China y Rusia, introduce un reto directo a las sanciones de Estados Unidos.

El segundo evento, y quizá el más importante, fue la reunión entre el representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliot Abrams y el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov en Roma.

En un hotel de la capital italiana ambos diplomáticos se sentaron a discutir y tratar de buscar una soluciónsobre Venezuela. En los comunicados se lee que no se pudo llegar a ningún acuerdo. Pero es interesante repasar varias frases en las cuales se puede leer entrelineas que Venezuela pasa a ser protagonista y quizá ficha de negociación para cualquier otro evento diplomático entre estas dos potencias.

El asesor de Seguridad de Donald Trump le confirmo a Riabkov “que todas las opciones están sobre la mesa” , añadió que al menos es positivo que “ambas partes salen con una mejor comprensión de las posiciones recíprocas” y de acuerdo en que se necesita una solución pacífica. En la embajada de Rusia, Riabkov dijo, por su parte, que “la conversación fue difícil, pero franca”. Citado por la agencia TASS agregó que “por nuestra parte tenemos una mejor comprensión de la postura de EEUU al respecto”. Rusia ya ha manifestado que no aceptaría una intervención militar en Venezuela. Pero hay que apuntar que este fin de semana arribaron a Venezuela dos aviones rusos que transportaban personal y equipo técnico militar.

El tercer hecho de la semana, fue la negativa del gobierno chino de aprobarle la visa a Ricardo Hausmann, representante de Venezuela designado por Juan Guaido ante el Banco Interamericano deDesarrollo. Como se sabe, en China se llevaría a cabo la reunión anual del BID con el fin de acercarse a este gigante asiático.

Trump ha logrado con el tema Venezuela colocar al partido...

Leer más

Esta acción de Pekín tuvo dos consecuencias: La primera es la obvia de responder con una negativa a Juan Guaido. La otra es provocar la suspensión de la reunión, dado que los países miembros del BID se negaron a celebrarla, en apoyo a Hausmann.

Los principales socios en el Banco Interamericano de Desarrollo son Estados Unidos con 30%, Argentina 11%, Brasil, 11%, Unión Europea con 10% , luego le siguen la mayoría de los países latinoamericanos y Canadá con lo que era de esperarse el apoyo incondicional a Ricardo Hausmann.

Estos tres hechos dejan patente con acciones y no declaraciones la existencia de dos grandes bloques mundiales en torno en Venezuela, aquellos que reconocen a Juan Guaido y aquellos que no, entre los cuales están China y Rusia.

No es secreto que la producción petrolera de Venezuela está...

Leer más

Si agregamos que en Estados Unidos existe una gran polémica interna por la supuesta intervención de Rusia en las elecciones del 2016 – así las investigaciones del fiscal no hayan encontrado pruebas de la presunta conspiración- y que luego del fracaso de las reuniones con Corea del Norte y el tema del muro fronterizo con México, Trump arriesga mucho en un acuerdo comercial con China.

Así concluimos que hoy más que nunca Estados Unidos se encuentra metido en una diplomacia de alta tensión con Rusia y China. Cuál es la línea roja para Venezuela, es difícil saberlo, pero no cabe duda que es parte del juego de este poder mundial y de esta nueva geopolítica.

Rusia y China dejaron claro esta semana que hay que tomarlos en cuenta y son básicos para la solución de la crisis de Venezuela.