konzapata.com

Hasta dónde llegará la operación del general Padrino López con Rusia

martes 09 de abril de 2019, 16:01h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- El general Vladimir Padrino López es el hombre de Rusia. Nicolás Maduro es el hombre de Cuba. Hasta en esto el régimen de Maduro está dividido. Padrino López va a Moscú y es recibido como un visitante habitual, estimado por su homólogo, el ministro de la Defensa de Vladímir Putin. Hoy Rusia es actor clave en el sostén de Maduro. Y Padrino López gana en poder dentro del régimen.
Padrino López es la pieza clave de Rusia en Venezuela / Foto: @vladimirpadrinolopez
Padrino López es la pieza clave de Rusia en Venezuela / Foto: @vladimirpadrinolopez

Varios dirigentes de la oposición todavía mantienen la versión de que nunca será tarde para que la Fuerza Armada reaccione y deje de apoyar a Maduro. Esto significa que Padrino López lo haga. O reaccione igual como lo hizo reconociendo las elecciones parlamentarias de 2015 en las que la oposición barrió. Pero no se moverá hasta que Rusia consiga los objetivos que se ha planteado. Expertos rusos señalan que Putin quiere forzar una negociación con los Estados Unidos de acuerdo a los intereses de Rusia. Cuando Moscú lo consiga, entonces tomará una decisión respecto a Maduro.

Por ahora Rusia ha alcanzado el objetivo de enredar la política de la Casa Blanca en Venezuela. Moscú midió el terreno. Observó que América Latina y Europa no favorecían la opción militar en Venezuela, y sobre ella se montó. Con declaraciones en Moscú. Con discursos en el Consejo de Seguridad de la ONU. Anunciando la construcción de una base militar en el Caribe venezolano. Reuniéndose en privado en Roma con Elliott Abrams, y dejando saber hasta dónde podían llegar. Enviando aviones, equipos militares, y un grupo de tropa de élite a Venezuela. Con toda esta actuación, ahora aparece Rusia como si fue la que evitó la intervención militar. Hoy Estados Unidos asume que no están dadas las condiciones para esa opción. Y así la política de la Casa Blanca comienza a mostrar signos de confusión. En cambio, Rusia se afianza en lo que hace, en la línea que sigue, y Maduro obtiene aire, y Padrino López consolida posiciones.

Los expertos apuntan que Putin no pretende caer en una interminable operación geopolítica con los Estados Unidos. Que más bien lo que pretende es obtener garantías para las empresas rusas y un estado de cosas que le permita seguir desarrollando negocios en Venezuela.

Por ahora Rusia ha alcanzado el objetivo de enredar la política de la Casa Blanca en Venezuela. Moscú midió el terreno. Observó que América Latina y Europa no favorecían la opción militar en Venezuela, y sobre ella se montó. Con declaraciones en Moscú. Con discursos en el Consejo de Seguridad de la ONU. Anunciando la construcción de una base militar en el Caribe venezolano. Reuniéndose en privado en Roma con Elliott Abrams, y dejando saber hasta dónde podían llegar. Enviando aviones, equipos militares, y un grupo de tropa de élite a Venezuela. Con toda esta actuación, ahora aparece Rusia como si fue la que evitó la intervención militar. Hoy Estados Unidos asume que no están dadas las condiciones para esa opción. Y así la política de la Casa Blanca comienza a mostrar signos de confusión. En cambio, Rusia se afianza en lo que hace, en la línea que sigue, y Maduro obtiene aire, y Padrino López consolida posiciones.

Por el momento no se sabrá lo que se dijeron en Roma Abrams y el vice canciller ruso, Serguéiv Riabkov. Y aunque se dijo que no se negoció la salida de la crisis de Venezuela, el tema fue Venezuela y, por supuesto, algo debió negociarse, pues de lo contrario no se entiende esta frase de Abrams: “No, no llegamos a un acuerdo, pero creo que las conversaciones fueron positivas en el sentido de que ambas partes salieron con una mejor comprensión de las opiniones de la otra”.

Desde ese encuentro, la posición de Rusia se hizo más evidente. El general Hugo Carvajal escribió en Twitter que el envío de equipo militar y tropas a Caracas era más show y lo concreto era inyectarle aliento a Maduro. “La realidad es que solo vienen a hacer el show de “presencia”. Con el show, los rusos lograron lo que se han propuesto.

Rusia, por su lado, está consciente de la gravedad de la crisis. Tan consciente que entiende que Maduro no tiene capacidad de pago, y Caracas le debe a Moscú. Lo que Caracas le debe a Moscú no va a descarrillar las cuentas rusas. Rusia mira más hacia el futuro, analizando la relación que construyó con Hugo Chávez en el pasado. ¿Cómo perderlo ahora? Venezuela ha sido el principal cliente de Rusia en América Latina en compra de armas. Y Rusia llegó a privilegiar esta relación, violando un principio básico: la venta de armas es de contado, nunca a crédito.

En Rusia ironizan con un “por fin”. Que por fin, en 2019, se...

Leer más

Como Rusia mira ese futuro y ese largo plazo, le conviene una Venezuela recuperada en la que siga siendo un actor de primera línea. Por ejemplo, está el tema de las armas. ¿Qué pasará con todo el arsenal ruso del que dispone la Fuerza Armada de Padrino López? ¿Qué pasará con los convenios militares? ¿Se habló de esto en Roma?

Putin, que vio el derrumbe de la Unión Soviética, que ha visto la crisis rusa, en profundidad y extensión, también entiende que Maduro no es garantía de buen gobierno. Y tal vez entienda que tampoco lo es Padrino López. Sin embargo, el general se alza como el factor ruso, la carta rusa, y el que puede respaldar la transición pactada y negociada. Porque aquí cabe ya esta palabra. Aquí vuelve a aparecer la opción. Toda transición es negociada, ha dicho Juan Guaidó. Y Rusia dice estar dispuesta a hablar con los políticos de oposición “que tengan una actitud constructiva y pongan por delante los intereses de su propio pueblo". El general Carvajal también escribió que “La presencia rusa no es más que para mejorar su poder de negociación con EEUU. Lejos de ser una amenaza, confirma que el fin de la tiranía es inminente”.

El general Vladimir Padrino López no tendría excusas para...

Leer más