konzapata.com

Trump activa el arma petrolera contra Maduro

lunes 22 de abril de 2019, 19:00h
Por Juan Antonio Avellaneda.- Pero la Casa Blanca va en serio. Comienza a presionar a lastransacionales petroleras occidentales. Recordamos que el pasado 28 de enero el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos otorgó la llamada Licencia General # 8 a Chevron Croporation, Schulmberger, Halliburton, Baker Hudges-GE y Weatherford Internacional para que puedan seguir por seis meses operando en Venezuela evitando las sanciones de la OFAC y Departamento del Tesoro sobre negocios con PDVSA.
Elliott Abrams habló claro en Madrid. / Foto: Sputnik
Ampliar
Elliott Abrams habló claro en Madrid. / Foto: Sputnik

Elliot Abrams, representante especial de Estados Unidos para Venezuela, estuvo hace pocos días en Madrid. Desde allí pidió a la Union Europea que aumente la presión contra la administración de Nicolás Maduro.

Todo esto ocurre en Madrid lugar donde radican las oficinas principales de Repsol, la trasnacional energética española. No es coincidencia. Abrams directamente pidió a Repsol que dejase de hacer negocios con Venezuela. Para muchos, el propósito principal de su visita a España.

La presión a Repsol ya produjo sus resultados, Reuters informó el pasado miércoles que la empresa española había suspendido el acuerdo de intercambios de productos refinados con PDVSA. La inmensa deuda de PDVSA con Repsol llevó a que se llegara a un acuerdo mediante la cual PDVSA envía crudo a Repsol como parte de pago de la deuda y como intercambio por combustible; convirtiendo a Repsol en uno de los principales proveedores de combustible a Venezuela conjuntamente con la Rusa Rosfnet.

Al parecer, en el gobierno de Donald Trump palpitaba la opción de que en seis meses sería resuelto el conflicto en Venezuela y otorgó esta licencia para proteger los grandes intereses de Chevron y proteger a las otras cuatro empresas de servicios petroleros debido a las alta deuda que PDVSA mantiene con ellas.

El 19 de abril, dos días después del avance de Reuters, Repsol revela esta nota de prensa “En relación con las informaciones publicadas que indican que Repsol habría suspendido su operativa con Venezuela, la compañía desea manifestar que tal y como viene sucediendo hasta la fecha, mantiene dicha operativa, respetando escrupulosamente tanto la legislación internacional como las distintas legislaciones locales de todos los países en los que opera".

Las dudas sobre el futuro de Repsol en Venezuela son hoy noticia en los mercados petroleros. Para muchos Repsol perdería mucho en un enfrentamiento a la Casa Blanca, sus activos en el Golfo de Mexico, y sus posiciones en la jugosa zona de la Cuenca Permania en Texas, podrían inclinar a que los españoles sigan las ordenes de Abrams. Pero por el otro lado está el factor Venezuela: la alta deuda con PDVSA y los yacimientos de gas en las costas venezolanas.

Pero la Casa Blanca va en serio. Comienza a presionar a las transnacionales petroleras occidentales.Recordamos que el pasado 28 de enero el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos otorgó la llamada Licencia General # 8 a Chevron Croporation, Schulmberger, Halliburton, Baker Hudges-GE y Weatherford Internacional para que puedan seguir por seis meses operando en Venezuela evitando las sanciones de la OFAC y Departamento del Tesoro sobre negocios con PDVSA.

La licencia les permite a estas empresa cualquier operación con PDVSA menos la exportación y re-expotacion de combustibles o diluyentes. El permiso vence el 27 de julio de 2019 a las 12:01 am.

De no renovarse esta Licencia General #8, dichas empresas norteamericanas tendrían que abandonar el país dado que sus negocios con PDVSA caerían dentro de las sanciones generales.

El diputado Américo De Grazia denunció que alrededor...

Leer más

Al parecer, en el gobierno de Donald Trump palpitaba la opción de que en seis meses sería resuelto el conflicto en Venezuela y otorgó esta licencia para proteger los grandes intereses de Chevron y proteger a las otras cuatro empresas de servicios petroleros debido a las alta deuda que PDVSA mantiene con ellas.

Aunque suena lejos, el 27 de julio, en los mercados ya comienzan a especular sobre qué hará la administración Trump y cuál puede ser el trato hacia Repsol para indicar el camino. ¿Presión total?

“Un país sin presencia diplomática de Estados Unidos, sin ninguna línea aérea norteamericana cubriéndolo, es difícil que albergue trasnacionales norteamericanas”, me comentaba un analista.

Esta es la especulación: Que esas licencias generales no se renovarán. Así como le sucede a Repsol, las pocas trasnacionales petroleras no rusas que operan en Venezuela parecen comenzar a sentir la presión de la Casa Blanca, aunque falten casi 3 meses para el 27 de julio.