konzapata.com

El momento político lo marca la movilización convocada por Guaidó

martes 30 de abril de 2019, 22:25h
Por Orlando Zamora.- El momento político actual es como una última curva que, siendo la final y encabezando la carrera quienes tienen todo a su favor, se angustian porque aún no se divisa la meta por la forma rectangular del espacio en que se corre.
Llegó la hora de la movilización / Foto: @jguaido
Ampliar
Llegó la hora de la movilización / Foto: @jguaido

Los perdedores a gran distancia tienen una capacidad y concha de morrocoy para actuar como si triunfaran, hasta estarían preparando una cárcel secreta, encriptada, en la ilegalidad de un cuartel, porque las actuales no son suficientes.

Desaparece un diputado en funciones y no ocurre nada para ellos. Quieren hacer mirar el color del cristal que cambia en pleno derrumbe. Pero no engañan ni desaniman a nadie.

Sobreviven los perdedores con finanzas arrabaleras e informales. Venden la idea de que con una foto de Nicolás Maduro rotulada con los números 2019-2025, estabilizan “su gobierno”, sin ni siquiera gritar ¡Oh ah Maduro no se va! porque saben que es una realidad ilusa y sin lógica probabilística. Ni ellos se atreven a gritar esa descolorida consigna. Algo pasa entonces.

Pretenden los perdedores tapar las fotos de dolor y miseria publicadas por el diario ABC de España, que más que gráficas son rostros con físico real con números de identidad o cedulas de carne y hueso. Quieren taparlas con centenares de paraguas chinos colocados en una calle en pleno corazón de una Caracas gris y triste que semifunciona.

Sobreviven los perdedores con finanzas arrabaleras e informales. Venden la idea de que con una foto de Nicolás Maduro rotulada con los números 2019-2025, estabilizan “su gobierno”, sin ni siquiera gritar ¡Oh ah Maduro no se va! porque saben que es una realidad ilusa y sin lógica probabilística. Ni ellos se atreven a gritar esa descolorida consigna. Algo pasa entonces.

Se moviliza tanta gente en Barquisimeto, sin la presencia momentánea del líder de todos los colores, Juan Guaidó, y entonces el régimen se asusta. Hay que decirlo: Cómo causan pavor la gente y Guaidó en la calle. Y eso es lo que ocurrirá este Primero de Mayo.

Millones de rostros alegres, combativos, llenos de dignidad de justicia y democracia este Primero de Mayo si pueden cambiar la cosa, aunque no se divise la última curva por lo escarpado del terreno.

Para el régimen es imposible sobrevivir sino regresa con urgencia al capitalismo productivo que incorpora a toda la población. Es imposible construir, restablecer los servicios y rescatar el ahorro productivo. No lo hará un gobierno encabezado por Nicolás Maduro y las escasas ideas de quienes le segundan.

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones, Conatel, fue...

Leer más

Día a día será peor, el sacrificio será mayor, los precios y el dólar escalarán sin medida predecible. La subutilización de los medios de producción se profundiza.

El salario mínimo podrá aumentar cada 12 horas y jamás podrá remontar el avance demencial de la hiperinflación instalada como un tumor perverso.

Marchar y mostrar millones de rostros alegres y desafiantes es ganar una nueva elección sin votos aún, pero estos vendrán a desalojar al usurpador a fuerza de coraje y constancia y de pronto sin lugar a dudas aparecerá la última curva, hasta ahora invisible, pero aguardando a los caminantes persistentes obsesionados por la libertad y la justicia.