konzapata.com

Esta es la historia real del fracaso y despilfarro del control de cambio

viernes 10 de mayo de 2019, 20:35h
Por Orlando Zamora.- Bajo la justificación de la caída de la oferta de divisas, debido al paro petrolero de 2002-2003, Hugo Chávez instaura un control de cambio que se supone iba a ser “transitorio”, pero en verdad se prolongará por 15 años, hasta agosto de 2018. Esta es la historia. Así se cometió el mayor fraude. Así se concretó el mayor despilfarro. Así fue el saqueo. Año tras año.
Hugo Chávez autor de la gran corrupción / Foto: Sputnik
Ampliar
Hugo Chávez autor de la gran corrupción / Foto: Sputnik

En 2003 nace Cadivi que se supone “cesaría” sus funciones hasta recuperar el nivel adecuado de las reservas internacionales, afectadas por el paro petrolero. A pesar de la subida del precio del petróleo, luego se hará evidente el claro control de los flujos cambiarios. Cadivi durará 10 años.

En 2004 se inicia el cuestionado y corrupto mecanismo del cupo (nacen los raspa-cupo) con tarjetas de crédito. 2.000 dólares y 200 en efectivo. Los cupos se duplican luego. Más tarde se reducen y finalmente se eliminan en 2015. También se crean operaciones electrónicas hasta 2.500 dólares. Eliminadas en 2016. En febrero se produce la primera devaluación de 1,6 a 1,92 bolívares por dólar.

En 2005 entra en vigencia, se mantiene durante 13 años, la Ley de Ilícitos Cambiarios, derogada en 2018. Este año al modificar (se extiende su vigencia también por 13 años) el artículo 113 de la Ley del BCV, se legitima el quiebre de la centralización de las divisas en el BCV para crear el Fonden (que despilfarra 144.000 millones de dólares) y posibilita que PDVSA se reserve el 60% de los dólares (dilapida más de 600.000 millones, incluyendo traspasos al Fonden). Al incluir el artículo 114 en la Ley del BCV se crea la figura del nivel “adecuado” de reservas internacionales que contribuye con la destrucción del mecanismo de reinversión del BCV. Que pierde así cada año en intereses no obtenidos 3.000 millones de dólares. En marzo de 2005 llega la segunda devaluación de 1,92 a 2,15 bolívares por dólar.

En 2005 entra en vigencia, se mantiene durante 13 años, la Ley de Ilícitos Cambiarios, derogada en 2018. Este año al modificar (se extiende su vigencia también por 13 años) el artículo 113 de la Ley del BCV, se legitima el quiebre de la centralización de las divisas en el BCV para crear el Fonden(que despilfarra 144.000 millones de dólares) y posibilita que PDVSA se reserve el 60% de los dólares (dilapida más de 600.000 millones, incluyendo traspasos al Fonden).

En 2007, el cupo de viajero sube a 5.000 dólares, el efectivo a 500 dólares y consumos electrónicos a 3.000 dólares. Cadivi cita a 31.000 usuarios para verificar el correcto uso de las divisas. Son sancionadas 5.028 personas que no acudieron al llamado.

En 2009 se reduce el cupo de viajero a 2.500 dólares. Nace el mercado del dólar permuta operado por las casas de bolsas. Así interviene el mercado de capitales en el ámbito cambiario.

En 2010 el ministro de Finanzas Jorge Giordani cierra el mercado de permuta porque el dólar llega a 7 bolívares. Son cerradas 32 casas de bolsas por estar, dijo Hugo Chávez: “involucradas en un plan para inflar el valor del dólar permuta y causar artificialmente un aumento del costo de la vida de los venezolanos”. En enero aparece la tercera devaluación de 2,15 a 4,30 bolívares por dólar. En junio se activa el Sitme a 5,30 bolívares por dólar. En el mercado permuta se negociaban hasta 80 millones diarios de dólares a un tipo de cambio que superaba en 48% la tasa oficial de 4,30 bolívares por dólar. El Sitme intenta cubrir la ausencia del dólar permuta. El Ejecutivo pretende incidir en la formación del precio. Fija precios por debajo de las expectativas del mercado. Favorece a la banca pública para que ésta le venda de nuevo al Sitme cuando requiera liquidez.

En 2011 se sacan cuentas. Entre los años 1999 y 2011 se han fugado, según el experto Miguel Ángel Santos, 131.538 millones de dólares. El capitán Manuel Barroso, presidente de Cadivi, denunció que el fraude con los cupos superaba los 200 millones de dólares y que se expulsaron más de 50 funcionarios de ese organismo.

En 2012 se modifica la providencia (una de 116 providencias de control cambiario) para estudios en el exterior eliminando la asignación de divisas para primaria y secundaria. El presidente de Cadivi, Manuel Barroso lo justificó así: “El Gobierno está atado al Plan Socialista 2007-2013”.

En 2013 se elimina el Sitme. Aparece Sicad I con subastas de divisas y topes predeterminados. Se procede con la cuarta devaluación de 4,30 a 6,30 bolívares por dólar. La fugaz presidenta del BCV Edmée Betancourt dijo que en 2012 (año de mayor ingreso petrolero) se estimó en 20.000 millones de dólares una “demanda artificial” no asociada a las actividades de producción.

En 2014 con menos subastas es lanzado el Sicad II. Cadivi ahora es Cencoex. Este año el Sicad realiza 26 subastas por un total de 4.916 millones de dólares a un tipo de cambio promedio de 10,84 bolívares por dólar.

En 2015, en febrero, se crea por sugerencia del presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, el Simadi, sujeto a libre fluctuación. Cencoex mantiene alimentos y medicinas a 6,30 bolívares por dólar. Sicad establece 12 bolíbvares por dólar al unificarse Sicad I y II. El Simadi los reemplaza. Es eliminado el cupo en efectivo para los viajeros. El cupo electrónico se ubica en 300 dólares por año.

En 2016 el Dicom sustituyó al Simadi. A partir de este año se profundiza la pérdida de valor del bolívar y el distanciamiento del valor de las monedas extranjeras, incluyendo el peso colombiano. Se inicia un activo mercado en la frontera con Colombia.

Cuando el Gobierno dice que vende oro en realidad...

Leer más

En 2017 se ofrece un nuevo sistema de subastas. A partir de noviembre, Venezuela se convierte en el primer país petrolero del mundo presa de una hiperinflación derivada de la monetización de un gigantesco y persistente déficit fiscal con la edición inorgánica de billones de bolívares, que dispara sin precedentes el tipo de cambio.

En 2018 es cancelada la tasa preferencial Dipro. Regresa la denominación Dicom. En el mes de agosto se trata de corregir varios entuertos a saber: Se elimina la Ley de Ilícitos Cambiarios. El BCV “retoma” la centralización de las divisas. PDVSA dispone de 72 horas para vender toda posición en moneda extranjera. Aunque no reconocen los graves errores de 2005. Pero ya es muy tarde. Se dolarizan algunos sectores de la economía y las importaciones se reducen año tras año.

En 2019, en mayo, se habilitan, después de 16 años las mesas de cambio de los bancos sin la presencia del BCV por la pulverización de su mecanismo de acumulación de reservas y las sanciones impuestas por EE.UU., que le cierran el acceso al sistema bancario de transferencias internacionales Swift.