konzapata.com

La comida que Rusia enviará a Maduro serán raciones de guerra

jueves 23 de mayo de 2019, 21:30h
Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Rusia quiere ayudar al régimen de Nicolás Maduro con raciones de combate. O sea, comida de guerra. Comida de batalla. No es mentira. No es Fake News. En Wikipedia se lee: “Una ración de combate o ración de previsión es una comida empacada para ser fácilmente preparada y consumida por las tropas en el campo de batalla”. Pues Rusia acaba de anunciarlo. Llamó a licitación. Los proveedores se preparan. El plazo vence en menos de una semana.
Esta comida es para ser “consumida por las tropas en el campo de batalla” / Foto: FANB
Esta comida es para ser “consumida por las tropas en el campo de batalla” / Foto: FANB

Justo cuando en el PSUV, el partido de gobierno de Nicolás Maduro, se critican las fallas en que incurre el programa social CLAP, que consiste en la distribución de bolsas de comida, aparece la solución rusa. Lo refleja el sitio Sputnik: “La agencia estatal rusa para exportación e importación de productos de defensa Rosoboronexport anunció la búsqueda de proveedor de raciones de previsión para Venezuela por unos 225.000 dólares”.

Se supone que toda esta mercancía muy particular irá a reforzar la “ayuda humanitaria” que Rusia le brinda al régimen de Maduro. Venezuela sufre una devastadora crisis humanitaria, según ha dicho en un reciente informe la alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, quien todavía no ha logrado garantías para visitar Caracas.

Justo cuando en el PSUV, el partido de gobierno de Nicolás Maduro, se critican las fallas en que incurre el programa social CLAP, que consiste en la distribución de bolsas de comida, aparece la solución rusa. Lo refleja el sitio Sputnik: “La agencia estatal rusa para exportación e importación de productos de defensa Rosoboronexport anunció la búsqueda de proveedor de raciones de previsión para Venezuela por unos 225.000 dólares”.

Llama la atención la cantidad. 225.000 dólares. Maduro, crítico de que, por ejemplo, Estados Unidos aporta pocos recursos a países como Colombia para atender al éxodo venezolano –hay 1,3 millones de venezolanos en Colombia- puede verse en este espejo ruso. Porque la crisis, que ya es emergencia humanitaria, que ya es catástrofe humanitaria, requiere mucho más de lo que Rusia acaba de anunciar. Ni siquiera el apoyo reciente de la Cruz Roja Internacional ha sido suficiente. Esta ayuda llegó y se diluyó en el maremágnum de la gran tragedia.

Rusia es aliado de Maduro. Lo apoya con armas. Lo respalda en el discurso político internacional. Lo apoya denunciando los planes injerencistas de Donald Trump en Venezuela. Lo respalda oponiéndose a un cambio de régimen por vía de fuerza. La posición de Rusia ha hecho que Venezuela sea prioridad en la agenda de ambas potencias. Dicen los expertos que Rusia le ha enredado el escenario a Washington, y que no le facilitará sus planes en Venezuela. Rusia mantiene inversiones petroleras en Venezuela, y ayuda técnica militar. La semana pasada se reunieron en Sochi, Mike Pompeo, secretario de Estado, y Vladimir Putin. Caracas también le debe a Moscú.

Señala Sputnik que la ración de combate “debe incluir galletas o pan tostado, carne y verduras enlatadas, paté, mermelada, chocolate, café instantáneo, té, sal, pimienta, utensilios, etc”. Bueno, quizá el menú no refleja lo que aspira un habitante de los barrios pobres de Caracas, sobre todo el paté, el té y la pimienta. Tampoco es lo que comerían Maduro y Diosdado Cabello, presidente de la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente. La humanidad de ambos delata lo que comen. Pero a lo mejor sí puede estar en línea con el componente militar que también sufre la penuria de la escasez provocada por años de pésima gestión económica de Maduro. Los militares también reciben bolsas CLAP.

El PIB de Venezuela ha caído en casi 50% desde 2013. Venezuela sufre la mayor inflación del mundo. Las sanciones de los Estados Unidos han agravado el panorama, y se agravará todavía más.

En medio de críticas del PSUV al programa CLAP aparece la solución rusa / Foto: Amazon

Señala Wikipedia que “este tipo de alimento suele ser muy útil en las operaciones de ayuda en caso de desastres, porque pueden ser transportadas en grandes cantidades y ser distribuidas fácilmente. Cubren las necesidades nutricionales básicas a los damnificados hasta que se puedan instalar cocinas más permanentes”. Lo de las cocinas más permanentes es una aspiración muy remota en la Venezuela de Maduro.

Siga leyendo esta información en ALnavío.com