konzapata.com

La crisis económica es el azote del régimen de Maduro. (Se derrumba el PIB otra vez)

jueves 23 de mayo de 2019, 19:00h
Por Caleb Zuleta @CalebZuleta.- La contracción de la economía se profundizó en el primer trimestre de 2019. Lo señala el más reciente informe de Econométrica apunta que “el comienzo de 2019 estuvo marcado por incertidumbre política, sanciones económicas y la profundización de la contracción de la actividad económica. Las políticas implementadas durante el primer trimestre del año han sido insuficientes para la estabilización de la economía”. “La caída acumulada de la actividad económica desde 2013 es de 49,2%”.
Foto: VTV
Ampliar
Foto: VTV

La caída del PIB se ubicó 19,9% en el primer trimestre de 2019. Esto supera el -15,7% del primer trimestre de 2018. “Sin embargo, la mayor caída registrada sigue siendo en el tercer trimestre de 2016, cuando el producto se contrajo 21,5%”.

¿Qué explica la caída de este año? El descenso de la producción petrolera que se traduce en “un menor número de taladros activos y la contracción de las ventas gravadas. Además, la caída de las importaciones y la cesación de pagos de deuda externa han contribuido con este resultado”.

La situación puede agravarse. ¿Por qué? Porque las sanciones contra PDVSA por parte de Estados Unidos “entraron en vigencia el 28 de abril, lo cual limita de forma significativa tanto los ingresos en divisas del Gobierno, como el suministro de gasolina, insumos y diluyentes al país”. Porque “el 17 de abril se anunciaron nuevas sanciones al Banco Central de Venezuela (BCV). Esto complica el pago de ciertas transacciones y la liquidación de compras de petróleo”.

Agrega Econométrica que “el colapso de la producción petrolera en Venezuela durante marzo de 2019 se acentuó como consecuencia de los dos apagones eléctricos registrados entre el 7 y 12 de marzo y del 25 al 31 de marzo. En este sentido, la producción en marzo ha caído en 33%, respecto al mes anterior. Todo parece indicar que el declive en la producción continuará en los próximos meses. El país no cuenta con los recursos para poder reactivar la industria, ni el marco legal e institucional son conducentes a atraer capital trasnacional”.

La firma señala que “la caída acumulada de la actividad económica desde 2013 es de 49,2%”. Y apunta: “Actualmente la economía cuenta con un menor producto del que tenía durante el paro petrolero de 2002-2003”. Advierte que “este declive económico también podría ser explicado por la dolarización de Facto que atraviesa la economía, ya que el cálculo del PIB no contempla las transacciones que se realizan en divisas. Si se tomaran en cuenta para la medición, la caída del producto podría ser mucho menor”.

La situación puede agravarse. ¿Por qué?

Porque las sanciones contra PDVSA por parte de Estados Unidos “entraron en vigencia el 28 de abril, lo cual limita de forma significativa tanto los ingresos en divisas del Gobierno, como el suministro de gasolina, insumos y diluyentes al país”.

Porque “el 17 de abril se anunciaron nuevas sanciones al Banco Central de Venezuela (BCV). Esto complica el pago de ciertas transacciones y la liquidación de compras de petróleo”.

En este primer trimestre de 2019, registra Econométrica, “la creación de empleo mostró un deterioro significativo respecto a su cierre del año anterior. Este resultado puede deberse a la contracción de la actividad económica”. El índice de la firma, IOE, de enero, “se ubicó en 96 puntos, lo que implica una caída de 34% respecto al mes anterior. En febrero disminuyó de manera significativa al ubicarse en 63 puntos. En marzo, el índice mejoró al ubicarse en 80 puntos. Esto implica un aumento de 26% respecto al mes anterior. Sin embargo, esta recuperación podría deberse a reemplazos de puestos de trabajo, producto de la migración, y no a la creación de nuevas vacantes. Al comparar el IOE de marzo respecto al de diciembre de 2018, se observa que todos los sectores presentaron un deterioro importante en su creación de empleo. Las categorías más afectadas fueron: construcción y arquitectura; tecnologías, sistemas y comunicaciones; recursos humanos y personal de oficina, y almacenamiento, logística y transporte. El IOE se mantuvo en 80 puntos en abril. Esperamos que el índice de empleo disminuya debido al deterioro de la actividad económica. Además, el aumento de salario podría repercutir en la oferta de empleo de los próximos meses”.

Más de 100 años de nuestras asociaciones de industriales...

Leer más

En este primer trimestre de 2019 “el consumo privado se contrajo en 17% en términos interanuales. Esta caída es mayor a la registrada en el último trimestre de 2018. La caída del poder de compra del salario es el principal factor detrás de esta cifra. Además, en enero se anunciaron nuevos aumentos del salario y de transferencias directas”.

Econométrica opina que “en reiteradas ocasiones hemos aclarado que constantes aumentos de salario son medidas que intensifican la dinámica hiperinflacionaria. Es necesario un cambio en el rumbo de la economía venezolana, uno donde se contemple un programa de estabilización que apunte a revertir rápidamente la inflación y recuperar el poder de compra del salario. De lo contrario, este componente continuará en terreno negativo durante los próximos trimestres y se afianzarán los patrones de consumo de subsistencia”.

Señala que “el consumo público fue de nuevo el componente de menor descenso con 10,7%, cifra similar a la alcanzada el trimestre anterior. La capacidad de las autoridades de expandir su gasto en términos reales se ve más restringida por la aceleración inflacionaria”.

Sin acuerdo político no se puede recuperar la economía...

Leer más

Dice que “las importaciones descendieron 31,8% durante el primer trimestre. Actualmente se han visto más afectadas porque el Gobierno percibe pocos ingresos de las exportaciones petroleras y por la imposibilidad de contraer nuevo endeudamiento. Las importaciones son tan solo un 13% de lo que eran en 2013. Comentábamos en el informe anterior que la recuperación de este componente depende de la reestructuración de la deuda y la obtención de ayudas internacionales y donaciones”.

Por otra parte, “las exportaciones aceleraron su caída al contraerse en 17,2% en el primer trimestre del año. La producción petrolera ha colapsado en los últimos periodos, lo que ha pesado de manera importante en este resultado. En el corto plazo es difícil pensar que el país consiga el capital para acometer las inversiones que se necesitan para detener la caída en la producción de crudo, inclusive con un cambio político. Es posible que este continuo colapso de la producción petrolera impulse una mayor caída del producto agregado en los próximos trimestres”.