konzapata.com

Diego Arria: La boliburguesía no puede ser la bisagra del cambio

martes 18 de junio de 2019, 16:02h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Diego Arria condena de manera rotunda que la boliburguesía sea la bisagra del cambio en Venezuela. El ex embajador de Venezuela ante la ONU no logra entender cómo es que Raúl Gorrín, el dueño de Globivisión, haya estado negociando el acuerdo con Mikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia.
Foto: ALN
Foto: ALN

Es un hecho grave, dice Arria. Más que el escándalo de los recursos mal manejados en Cúcuta. Más que el caso del diputado drogado el día en que iba a entrar la ayuda humanitaria. Es grave, señala, que la boliburguesía y los bolichicos financien dirigentes políticos de la oposición. Y financien parlamentarios. Es como si, admite, la Asamblea Nacional estuviera privatizada, y penetrada, y en tal sentido, el riesgo de que el propio entorno del Presidente Juan Guaidó, esté penetrado.

Arria prefiere pensar que Juan Guaidó no conocía los detalles. Y tampoco lo convenció lo dicho por Leopoldo López. Quedaron esos hechos como “si se hubiera adelantado la vaina”. ¿Eso es todo? ¿La instrucción era adelantar la vaina?, se pregunta.

-Que este boliburgués haya actuado como bisagra para esa operación del 30 de abril, tiene que ser aclarado.

Arria prefiere pensar que Juan Guaidó no conocía los detalles. Y tampoco lo convenció lo dicho por Leopoldo López. Quedaron esos hechos como “si se hubiera adelantado la vaina”. ¿Eso es todo? ¿La instrucción era adelantar la vaina?, se pregunta.

Apunta que antes del 30 de abril, Guaidó contaba con un respaldo indiscutible. Después de ese fracaso, de esa puesta en escena, la opción se ubica igual que la del régimen. “Fue patético lo que ocurrió”.

Las últimas encuestas revelan que baja la popularidad de Guaidó aunque eso no significa que Nicolás Maduro esté ganando respaldo.

En un escenario así, Guaidó puede correr el riesgo de ser percibido más como un candidato en campaña que el Presidente Encargado.

Han salido tantas cifras. Y tantos grupos. Y tantos nombres...

Leer más