konzapata.com

El asesinato del militar le saldrá caro a Maduro en 3 frentes políticos

lunes 01 de julio de 2019, 20:30h
Juan Carlos Zapata (ALnavío).- A Nicolás Maduro le va a salir caro el asesinato del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo. Le saldrá caro en todos los planos. En el político interno. En lo internacional. Y en lo militar.
Maduro ahora espera por el informe de Bachelet / Foto: Presidencia
Maduro ahora espera por el informe de Bachelet / Foto: Presidencia

No se le fue la mano al régimen de Nicolás Maduro. Las dictaduras son así. Los fascismos son así. Los comunismos son así. El régimen lo viene haciendo. Desde 2013. Reprime, tortura y mata. Con toda impunidad. En esta ocasión, las pruebas a plena luz del día. El capitán de corbeta, Rafael Acosta Arévalo, es el muerto, y es a quien llevan al tribunal con evidencias irrefutables de haber sido torturado. Luego muere. Se les muere.

Maduro, que se reunió con la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet; el fiscal general de Maduro, Tarek William Saab, que también se reunió con Bachelet y entregó un informe; el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, que se reunió con Bachelet, y se exhibió con todas sus condecoraciones, no es que hayan olvidado los compromisos adquiridos, ni hayan olvidado que la Alta Comisionada dejó un grupo de trabajo en Caracas, es que el régimen tiene su dinámica, su mecánica de muerte, y ya no puede detenerla. Y esa mecánica incluye la tortura y el asesinato.

La evidencia hace el escándalo. Y el régimen no puede ocultarlo. Por más que denuncie conspiraciones, intentos de golpe de Estado. Hugo Chávezconspiró, Hugo Chávez dio un golpe de Estado, Hugo Chávez fue derrotado, y no se le tocó ni siquiera un pelo de la cabeza. Obtuvo garantías. Y más tarde fue presidente de la República. Más luego nació el chavismo. Más luego apareció Nicolás Maduro.

Maduro, que se reunió con la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet; el fiscal general de Maduro, Tarek William Saab, que también se reunió con Bachelet y entregó un informe; el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, que se reunió con Bachelet, y se exhibió con todas sus condecoraciones, no es que hayan olvidado los compromisos adquiridos, ni hayan olvidado que la Alta Comisionada dejó un grupo de trabajo en Caracas, es que el régimen tiene su dinámica, su mecánica de muerte, y ya no puede detenerla. Y esa mecánica incluye la tortura y el asesinato.

Pero este asesinato afectará a Maduro. No será un caso más. El impacto ya es global. Y ocurre en un momento en que parecía que Maduro ganaba algo de terreno luego de la aparición de Juan Guaidó en escena. A Maduro lo afecta en tres frentes:

El asesinato de Rafael Acosta Arévalo le saldrá caro a Maduro / Foto: Provea

En la política interna. Ya Guaidó reaccionó. No irán sus representantes a la nueva ronda de negociación. La convocada por la mediación de Noruega. Y justo cuando la negociación se anotaba una victoria mundial, el apoyo de los factores clave de la escena internacional. Así Guaidó encuentra un arma de presión contra el régimen, en un aspecto sensible para Maduro, quien se vende como hombre de paz y diálogo. El asesinato favorece el discurso de Guaidó hacia la Fuerza Armada. Y nuclea a la oposición, que saldrá de nuevo a la calle este viernes, con lo cual obtiene un elemento de protesta que le da fuerza, que la alimenta. Lo ocurrido refuerza al chavismo disidente, que también tiene sus presos en las cárceles del régimen. Por lo demás, queda en evidencia el tema de la tortura. Que el régimen de Maduro tortura y mata.

Siga leyendo esta información en ALnavío.com