konzapata.com

Maduro aplica el terrorismo de Estado para mantener el control de la Fuerza Armada

viernes 05 de julio de 2019, 16:00h
Pedro Benítez (ALnavío).- La “unión cívico-militar” de la que por años se ufanó el chavismo como parte de su estrategia de hacer de la Fuerza Armada Nacional (FAN) el brazo armado del partido oficial, ha terminado en la represión sin límites de esa misma FAN. Tal como en el caso de las dictaduras comunistas, el auténtico enemigo es el descontento militar que Nicolás Maduro pretende aplacar por medio del terrorismo de Estado.
La DGCIM siembra miedo y controla por medio del terror / Foto: Provea
La DGCIM siembra miedo y controla por medio del terror / Foto: Provea

El fallecimiento del capitán de corbeta de la Fuerza Armada Nacional venezolana (FAN) Rafael Ramón Acosta Arévalo, luego de haber sido víctima de brutales torturas en los calabozos de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), no ha sido un hecho casual. Es consecuencia de la estructura de terrorismo de Estado de la que se vale Nicolás Maduro para intentar mantener a la FAN bajo control.

La tortura, los tratos crueles y degradantes son un mensaje que los organismos represivos envían al resto de la sociedad y en este caso concreto a la institución militar. La idea es sembrar medio. Controlar por medio del terror. Por eso no se busca ocultar el hecho de que en la DGCIM se tortura; por el contrario, los que están en la cúpula de la dictadura madurista necesitan que se sepa.

Maduro y el círculo que lo rodea están dispuestos a pagar el costo político resultante. Actuar despiadadamente es lo que ellos consideran que los sostiene aún en el poder, aunque esa conducta muy probablemente termine siendo contraproducente para sus propósitos.

Siga leyendo esta información en ALnavío.com

Pedro Benítez